Por: Sofía Chinchilla C..   16 mayo
La fracción de Liberación Nacional espera que la ministra de Hacienda diga si está de acuerdo con todo lo que propone el plan fiscal, si promoverá algún cambio y cómo usaría el gobierno los recursos que generaría la reforma tributaria. Foto: Rafael Pacheco.
La fracción de Liberación Nacional espera que la ministra de Hacienda diga si está de acuerdo con todo lo que propone el plan fiscal, si promoverá algún cambio y cómo usaría el gobierno los recursos que generaría la reforma tributaria. Foto: Rafael Pacheco.

Los diputados de oposición reactivarán el trámite de la reforma fiscal hasta después de que la ministra de Hacienda les detalle qué estrategia implementará el Poder Ejecutivo para contener el aumento en el gasto público.

Las fracciones de Liberación Nacional, Restauración Nacional y Unidad Social Cristiana ya iniciaron conversaciones sobre la forma y los plazos que quieren introducir en la modificación a la vía rápida con la que se tramita el proyecto de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, pero tienen consenso en proceder hasta que la ministra Rocío Aguilar visite el Congreso.

"No queremos comenzar la discusión en comisión hasta que no haya venido la ministra a explicarnos cuál va a ser el plan de contención del gasto, que nos explique cuáles son los impuestos que el gobierno quiere impulsar y cuáles son las medidas que puede contener ese proyecto para contribuir con el gobierno para desempeñarse más eficientemente. Todas esas circunstancias están en medio de las negociaciones", aseguró Carlos Ricardo Benavides, jefe de la bancada liberacionista.

De acuerdo con Erwen Masís, jefe de los socialcristianos, se trata de tener el panorama completo antes de tomar decisiones.

"Se le hizo una invitación a la señora ministra y me parece que ver el tema de la contención del gasto y los mensajes del gobierno es importante", dijo Masís.

Aguilar comparecerá ante el plenario legislativo luego de que los diputados aprobaran una moción para interpelar a la jerarca. Los legisladores esperan que ella asista en las próximas semanas para explicar la inversión de los ingresos que generará esta reforma fiscal.

El gobierno anterior previó que será un 2,4% del producto interno bruto (PIB), unos ¢840.000 millones por año. Sin embargo, solo para este año, la previsión oficial es que el déficit fiscal (faltante entre los ingresos y gastos del Gobierno central) llegue a 6,2% del PIB.

"Que venga la ministra"

"Nos gustaría que venga la ministra antes de aprobar esa solicitud y reactivar esa comisión, y que nos presente el plan de contención del gasto que ya tienen depurado con tareas específicas y medibles, para nosotros establecer las consultas que necesitamos para saber cómo van a implementar el dinero que les va a llegar por concepto del plan fiscal", manifestó Jonathan Prendas, subjefe de bancada de Restauración.

De acuerdo con Prendas, mientras tanto, se dedicarán a sondear cuántas mociones se podrían presentar, para empezar a definir los tiempos que se requerirán en la segunda versión de la vía rápida.

Los diputados del periodo anterior dejaron incompleto el trámite en la comisión especial, debido a que hubo mociones que se quedaron sin votar y que ahora deben ser aprobadas o rechazadas por los nuevos legisladores.

Los congresistas, además, están empeñados en hacerle enmiendas al proyecto de ley, por lo que deben modificar la vía rápida y fijar los plazos para la presentación, discusión y votación de las nuevas mociones.

Parte de las consideraciones que están haciendo los socialcristianos son relativas al orden que se usará para el trámite de las mociones en la comisión especial: si se verán primero las de los diputados que las presenten antes, o si el presidente del foro definirá el método.

Prendas señaló que a su partido le interesa que se habiliten dos días hábiles para la presentación de mociones, y al menos seis para conocerlas y votarlas en el foro especial.

Masís y Benavides coincidieron en que ese es el plazo aproximado que se ha conversado hasta ahora.

También está por verse qué tratamiento se les dará a las mociones que pudieran quedar sin votar cuando venza el plazo que se fije: podrían desecharse automáticamente, o podría determinarse un mecanismo para que se voten con un trámite más rápido.

"Esa guillotina, al ser algo tan delicado, es lo que queremos ver con letra menuda, para saber exactamente si está redactado adecuadamente y si no se lesiona el derecho de un legislador a la enmienda", dijo Prendas.

Los tres diputados aseguraron que no se ha definido el detalle sobre la conformación de la comisión especial, e insistieron en que su interés es que se respete la proporcionalidad, a partir del tamaño de cada fracción.