Daniela Cerdas E.. Hace 2 días
Desde el martes, el sindicato estaba consultando a las bases si deponían el movimiento luego de que el lunes se aprobara en segundo debate la reforma fiscal. En la foto el Consejo Nacional Apse
Desde el martes, el sindicato estaba consultando a las bases si deponían el movimiento luego de que el lunes se aprobara en segundo debate la reforma fiscal. En la foto el Consejo Nacional Apse

Este viernes, la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE) anunció su decisión de levantar el movimiento de huelga que hoy cumple 89 días de iniciado.

También comunicó que sus asociados volverán a clases el próximo lunes 10 de setiembre, a cuatro días del cierre del curso lectivo 2018 y del comienzo de las vacaciones de los educadores.

Desde el pasado martes, el sindicato estaba consultando a las bases si deponían el movimiento, luego de que el lunes se aprobara en segundo debate el proyecto de ley de reforma fiscal. Ese proyecto fue el que motivó la huelga.

La dirigencia de APSE quería saber si sus agremiados aceptaban o no el acuerdo que el Sindicato de Educadores Costarricenses (SEC) firmó con el ministro de Educación, Édgar Mora, el viernes pasado, para deponer el movimiento.

Un 7% de los afiliados aceptó el documento del ministro; un 58% apoyó levantar, unilateralmente, la huelga y un 35% quiso mantener el movimiento, a pesar de que no se puede estar en huelga y en vacaciones al mismo tiempo.

“Respetando la voluntad de las bases, APSE procede a levantar el movimiento de huelga histórica que durante 90 días hemos mantenido", explicó el sindicato mediante un comunicado.

"Nos reincorporaremos a nuestros trabajos a partir del día lunes 10 de diciembre de 2018, con la frente en alto, con el pleno convencimiento que hicimos hasta lo imposible para defender los supremos intereses de la Patria y el máximo bienestar del pueblo costarricense”, indicó.

Dicha organización alegó que levantaron el movimiento de huelga para "replantear la estrategia de lucha contra esta nefasta ley 9.635, llamada por nosotros combo fiscal, y por los nuevos proyectos que se están gestando en contra del pueblo trabajador y de los sectores más vulnerables de la sociedad costarricense”.

Con la decisión de APSE, la huelga de educadores se acabó en su totalidad. Este jueves, la Asociación Nacional de Educadores (ANDE) depuso el movimiento y el SEC lo hizo la semana pasada.

La ANDE manifestó que su decisión de levantar la huelga pretende garantizar el disfrute del periodo de vacaciones, “que por Ley corresponde para todas las personas funcionarias del MEP”.

“Todas las personas afiliadas a ANDE, sometidas a fuertes presiones, movilizaciones, ataques de diferentes sectores; merecen y necesitan un periodo de recuperación”, manifestó el sindicato en el comunicado.

Tanto ANDE como APSE acordaron no aprobar el acuerdo con el ministro que establecía que los docentes volverían a las aulas para colaborar en la preparación del curso lectivo del 2019.

Además, el acuerdo garantizaba que no habría represalias para los funcionarios por el solo hecho de irse a huelga, pero señalaba que se mantenían los procedimientos disciplinarios contra los que se fueron de viaje y los directores que no se presentaron el lunes 26 de noviembre para entregar notas.

Asimismo, se estableció que el rebajo de salarios quedaría sujeto a las decisiones judiciales.

El ministro de Educación, Édgar Mora, comentó el martes que, como condición para deponer la huelga, la APSE y la ANDE pretendían que él se comprometiera a no rebajarles los salarios a los huelguistas en caso de que una resolución judicial lo ordenara.

La solicitud de los gremios fue rechazada por el jerarca, quien les dijo que “no iba a aceptar ningún acuerdo distinto” al que firmó con el Sindicato de Educadores Costarricenses (SEC), en el que se establece que el rebajo de salarios dependerá de la decisión de los jueces de Trabajo.

Los impactos

El cese de labores de los maestros provocó que más de 79.000 alumnos se quedaran sin recibir alimentación, porque más del 50% de los centros educativos estaban cerrados.

Además, hubo atrasos en la entrega de notas y los estudiantes de último año de colegio no tuvieron preparación para las pruebas de bachillerato, lo cual impactó en los resultados negativamente.

También se complicó la tramitación de nuevas becas para 22.000 estudiantes pobres.

Actualmente, el MEP investiga a directores que no se presentaron a entregar las notas de trimestres pendientes y 232 docentes que salieron del país durante la huelga, sin tener permiso, por lo cual se les abrieron expedientes disciplinarios.

A ocho docentes interinas ya las despidieron por esa causa.