Política

Ultraderecha e izquierda se disputarán la segunda vuelta en Chile

El candidato ultraconservador José Antonio Kast lidera la elección y le sigue el aspirante Gabriel Boric. El balotaje se efectuará el 19 de diciembre

Santiago. El ultraderechista José Antonio Kast y el izquierdista Gabriel Boric, con programas y conceptos antagónicos del futuro de Chile, pasaron este domingo a una segunda vuelta que se definirá el próximo 19 de diciembre. Kast lideraba la elección presidencial con un 28,15% de los votos, seguido por Boric, con un 25,32% tras escrutarse un 80% de los votos, informó el Servicio Electoral.

Tal como ocurre en Chile desde 1999, la elección se definirá en segunda vuelta ya que ninguno superó el 50% de las preferencias para suceder al actual mandatario, el conservador Sebastián Piñera.

Tras conocer el resultado de los comicios, Kast, de 55 años, afirmó que va a “recuperar la paz, el orden, el progreso y la libertad” del país. “Hemos interpretado a una mayoría de chilenos que quieren un país tranquilo y seguro”, destacó Kast ante cientos de seguidores.

Por su parte, el populista Franco Parisi (derecha liberal), un economista que vive en Alabama, en el sur de Estados Unidos y no ha pisado el país en toda la campaña electoral, figura tercero con el 13,19% de las preferencias tras concentrar su proselitismo en las redes sociales. Muy cerca la senadora demócrata-cristiana, Yasna Provoste, con el 12,39% y del oficialista Sebastián Sichel con 11,93%.

“Nos vamos con la frente alto, ya le mandé las felicitaciones a Kast”, afirmó Sichel, al reconocer tempranamente su derrota. En segunda vuelta, afirmó que no votaría por Gabriel Boric pero tampoco llamó abiertamente a votar por Kast.

“Ese espíritu totalitario y fascista es lo que representa la candidatura de José Antonio Kast. Nosotros jamás podríamos tener una posición neutra respecto de lo que esto significa para el país. No queremos que se repitan esos dolores y esos horrores (ocurridos durante la dictadura de Augusto Pinochet)”, comentó Provoste, también al reconocer su derrota.

Sobre su apoyo a Boric, aliado a los comunistas, mencionó que no se va a mantener neutral pero no le entregó un apoyo explícito.

Las elecciones de este domingo fueron las más inciertas desde la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), con la idea previa de cambiar el modelo neoliberal que permitió crecimiento económico y estabilidad política en las tres últimos décadas pero es señalado como el origen de la desigualdad que propició las protestas desde octubre del 2019.

Sin embargo, también de restaurar el orden y la estabilidad perdida tras las masivas protestas sociales que se iniciaron el 19 de octubre del 2019. Boric, de 35 años, la edad mínima para postular a la presidencia de Chile, propone un cambio al modelo económico neoliberal, mientras que Kast promete restaurar el orden y seguridad tras dos años turbulentos.

Las mesas cerraron a las 6 p.m. (hora local), con largas filas de votantes esperando sufragar en las cuartas elecciones realizadas desde octubre del 2020, cuando se llevó a cabo el plebiscito para definir el cambio a la Constitución heredada de Pinochet.

En Chile el voto es voluntario desde el 2012 y pueden votar extranjeros con más de cinco años de residencia en el país. Suele haber una baja participación electoral, sobre todo entre los jóvenes.

“Hay que venir a votar para pasar esta página de división y lío en las calles”, manifestó Cristina Arellano, una contadora de 42 años en un colegio de Ñuñoa, comuna de clase media de la capital.

“Representamos el proceso de cambio y transformación que viene, (pero) con certezas, con la gradualidad que sea necesaria”, dijo Boric al votar en Punta Arenas, su ciudad natal, en el extremo sur.

Por su parte Kast, que después de 20 años de militancia en el ultraconservador partido Unión Demócrata Independiente (UDI) es uno de los fundadores del Partido Republicano, intenta mantener el modelo neoliberal heredado de la dictadura y promete imponer “orden, seguridad y libertad”.

“Lo principal (hoy es que) pueda concurrir mucha gente a votar y que cada uno se pueda pronunciar en libertad” y “votar informado”, afirmó el abogado, quien sostiene que Boric y su alianza con el Partido Comunista traerán “caos” a Chile.

Competían también el profesor de extrema izquierda Eduardo Artes, el cineasta y político progresista Marco Enríquez-Ominami.

Varios analistas consultados por la AFP consideran que estas elecciones cerrarán el viejo ciclo político del país, pues los dos candidatos que pasaron a segunda vuelta son ajenos a las coaliciones de partidos tradicionales que han gobernado Chile en las últimas décadas.

“Se puede sostener que son las últimas elecciones del viejo ciclo, ya que pueden terminar con un resultado diferente a los (políticos) que ha habido”, manifestó Raúl Elgueta, politólogo de la Universidad de Santiago.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.