Política

Jóvenes en Chile acudieron a las urnas por ‘un cambio’ con su futuro ‘en juego’

Muchachos abogan por transformaciones al modelo neoliberal heredado de la dictadura de Augusto Pinochet

Santiago. “Es nuestro futuro el que está en juego”, afirmó la publicista Constanza Vargas mientras hacía una larga fila en un local de votación en Santiago en el marco de las elecciones generales. Su argumento es el de miles de jóvenes: “un cambio” en Chile tras dos años de turbulencias políticas.

A sus 32 años, Vargas reconoce que acostumbra a votar pero llamó a la juventud a acudir a las urnas en busca de “un cambio” al modelo neoliberal heredado de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), que si bien entregó estabilidad económica y política al país en los últimos 31 años agudizó la desigualdad social.

Ella forma parte de la primera generación de jóvenes que vivió íntegramente en democracia y junto a cientos de miles de personas impulsaron en octubre del 2019 las mayores protestas sociales desde el regreso a la institucionalidad plena. “Somos el futuro”, remarca Vargas, una de los 15 millones de ciudadanos—sobre una población de 19 millones— que fueron convocados a las urnas este domingo para elegir al sucesor del actual presidente, el conservador Sebastián Piñera.

Siete los candidatos se disputaron la Presidencia, entre ellos dos favoritos según las cuestionadas encuestas —que por ley no se publican desde hace 15 días—: el diputado izquierdista y exlíder estudiantil Gabriel Boric (35 años), que de alianza Apruebo Dignidad, y el ultraderechista José Antonio Kast (55), por el Partido Republicano.

Votar para cambiar

En las interminables filas y aguantando el calor a la espera de sufragar en un barrio populoso de la capital, Felipe Rojas, estudiante de 24 años, declaró rotundamente: “Hay que votar”. Chile estableció en el 2012 el voto voluntario, lo que hizo bajar la participación electoral a menos del 50%.

“El país necesita cambios; estamos aburridos de los mismos políticos”, dijo enojado por la demora y la desorganización. Carla Fuenzalida, estudiante de 19 años, se quejó de lo mismo metros más allá en las pobladas filas de ese local, donde abundaban los gorros, sombreros, paraguas y sombrillas para evadir el sol. “Estamos haciendo fila por más de una hora, esto no está bien, queremos votar, basta de este Chile”, señaló.

De la calle a las urnas

En un barrio residencial de Santiago, el director de arte Pedro Tórtora (35 años), explicó que la juventud que participó de las protestas sociales desde octubre del 2019 debe ahora revalidar esa revolución social con su voto.

“Los cambios no solamente se hacen en la calle sino también en las urnas. Por eso es muy importante, no solo que los jóvenes voten, sino que toda la población vote para poder hacer el cambio verdadero”, alegó Tórtora.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.