Interés Humano

Asamblea universitaria termina con cuatro muertos y 70 heridos en Bolivia

Los incidentes ocurrieron en medio de un acalorado debate en el coliseo deportivo de la Universidad cuando un estudiante detonó una granada de gas lacrimógeno que provocó una estampida

La Paz. Una asamblea universitaria terminó este lunes con cuatro estudiantes muertos y más de 70 heridos en Bolivia, luego de que uno de los asistentes detonó una granada de gas lacrimógeno causando una estampida.

“Hemos confirmado cuatro personas fallecidas, nos han referido que hay 70 heridos y cinco en terapia intensiva”, informó la fiscal de la región andina de Potosí, Roxana Choque. Inicialmente el balance era de tres fallecidos y 40 heridos. Cientos de estudiantes estaban reunidos en el coliseo de la estatal Universidad Tomás Frías para definir la elección de sus nuevos dirigentes, señaló su rector, Pedro López, quien indicó que el instituto “se encuentra de luto”.

Los incidentes ocurrieron en medio de un acalorado debate en el coliseo deportivo de la Universidad cuando un estudiante activó “una granada de gas que produce una avalancha”, explicó el jefe departamental de la policía, coronel Bernardo Isnado. La fiscal Choque precisó que “a raíz de la avalancha” hay policontusos, personas con fracturas, y que “los fallecimientos son por asfixia”. Los primeros reportes indican que en el lugar había unos 400 a 500 estudiantes.

En medio de divergencias entre dos bandos, alguien lanzó la granada de gas lacrimógeno, causando pánico y la desesperación de los centenares de estudiantes para abandonar el lugar cerrado, explicó el rector en una rueda de prensa conjunta con el coronel Isnado.

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, aseguró que de inmediato comenzó una investigación y que se tiene la versión de que “sujetos lanzan gases lacrimógenos y agentes químicos al interior de la asamblea” estudiantil. En una conferencia de prensa en La Paz, acotó que se logró identificar a uno de los estudiantes involucrados en el lanzamiento de la granada de gas, pero evitó dar mas detalles “para evitar que fugue”.

El hospital público de Potosí, una ciudad minera de 270.000 habitantes, colapsó ante la cantidad de heridos y la llegada de familiares, desesperados por saber sobre la situación de los estudiantes. Una madre quechua llegó al centro de salud desesperada por saber sobre su hija, según imágenes de la televisora privada Unitel.

“Ahorita me dicen que está en terapia intensiva, ¿me van a entregar viva a mi hija, quiero saber cómo está mi hija, me van a entregar sana a mi hija?”, inquirió la mujer en medio de llanto. Imágenes difundidas en redes sociales mostraban a decenas de personas en las afueras del hospital, esperando informes médicos sobre los estudiantes ingresados.

“Por favor tengan paciencia, el hospital está colapsado, no hay campo (lugar), no hay campo”, afirmó un médico del hospital a los familiares. Otros estudiantes también exigían saber sobre la situación de sus compañeros. “Aquí han traído a mi compañera herida, pero no dicen nada, nada”, señaló uno de ellos a Unitel.

Algunas veces los estudiantes en Bolivia han llegado a los golpes para resolver sus problemas e incluso al uso de granadas de gas lacrimógeno. En marzo del 2021 se produjo otro accidente mortal en la Universidad Pública de El Alto, ciudad vecina de La Paz, donde se desplomó una baranda en medio de forcejeos durante una asamblea estudiantil. En ese hecho fallecieron 12 universitarios.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.