Marvin Barquero. 10 julio, 2019
El puerto de Caldera abrió en los años ochenta con una proyección para atender 45.000 TEUS (contenedores de 20 pies) y 1.000.000 de toneladas de carga a granel, en 20 años. Hoy recibe 300.000 TEUS, 3.000.000 de toneladas de carga a granel y 1.000.000 de toneladas de carga suelta. Foto: Alonso Tenorio
El puerto de Caldera abrió en los años ochenta con una proyección para atender 45.000 TEUS (contenedores de 20 pies) y 1.000.000 de toneladas de carga a granel, en 20 años. Hoy recibe 300.000 TEUS, 3.000.000 de toneladas de carga a granel y 1.000.000 de toneladas de carga suelta. Foto: Alonso Tenorio

La inversión en infraestructura portuaria tiene muy alto potencial de generación de desarrollo económico y de empleo en las áreas de influencia de las terminales, e incluso en Costa Rica, en general, concluyó un estudio realizado por especialistas del Instituto de Investigaciones Económicas (IICE) de la Universidad de Costa Rica.

El estudio Desarrollo portuario y transformación productiva de Costa Rica: los casos de Puerto Moín y Puerto Caldera afirma también que el mejor impacto se logra solo con una estrategia de desarrollo articulada, pues la industria marítimo-portuaria genera una notable cantidad de encadenamientos en diversos servicios.

Los investigadores concluyen, por ejemplo, que con una inversión en el Pacífico semejante a la de APM Terminals en Moín (Limón), se podría elevar hasta en 12,65% el volumen exportado.

Además, con solo 1% en el aumento de la demanda de servicios alrededor de la zona portuaria, el empleo crecería en unos 550 puestos directos, de acuerdo con un análisis con los siete sectores o industrias más involucrados con la actividad portuaria. Si la demanda subiera 10%, la generación de nuevos puestos alcanzaría 5.498, concluyen los investigadores.

Entre los sectores más involucrados están el transporte de carga, los servicios vinculados a ese tipo de transporte, servicios de almacenamiento y depósito, y la descarga de productos.

Dicho análisis fue realizado por los especialistas del IICE Rafael Arias y Luis Vargas, con Alejandro Madrigal como asistente. Se realizó durante dos años, con cierre a finales del 2018, y el documento fue liberado en este mes de julio.

Arias explicó que este análisis se presenta en un contexto donde Costa Rica es un país abierto con alta inserción a la economía internacional, tanto en comercio como en participación en cadenas globales de valor y en atracción de inversión extranjera directa. Por lo tanto, requiere de puertos con infraestructura adecuada y con alta eficiencia.

También, agregó, el estudio responde al contexto de un desarrollo centrado en la Gran Área Metropolitana y con mucho menores opciones fuera de ella, y en particular en las zonas costeras. Por algo, declaró, las propuestas de desarrollo en las zonas fuera de la GAM generalmente están adscritas a las zonas portuarias.

El investigador recordó que los especialistas del IICE realizan trabajos acerca de las zonas de desarrollo en el país fuera de la GAM. Eso motivó que, por ejemplo, tuvieran un contacto muy cercano con los representantes del Banco de Desarrollo de China y con un comité técnico de la Universidad de Pekín, que vinieron a hacer una propuesta técnica para instalar una Zona Económica Especial (ZEE).

En aquella ocasión, con un informe en abril del 2014, la misión china propuso a Puntarenas como el centro de la ZEE que se pretendía desarrollar con ese país, en gran parte por la cercanía del puerto de Caldera y el proyecto de construir un aeropuerto en Orotina.

“Los miembros de aquella delegación china se sorprendieron de cómo Costa Rica, siendo una economía enlazada al mundo y con las ventajas de dos costas, mantenía un desarrollo centrado en la GAM”, recordó Arias.

El estudio del IICE concluye, además, que la ubicación geográfica de Costa Rica y los puertos en los dos océanos (ventanas hacia Estados Unidos, Europa y Asia) ofrecen un gran potencial para el desarrollo de la industria marítimo-portuaria.

Revela también que la actividad centrada en los puertos genera trabajo, no solo para los habitantes de la ciudad donde está ubicado el complejo, sino también para cantones vecinos.

Integral

A pesar del potencial de los puertos, el buen resultado económico y el empleo que generan se logra mediante una estrategia bien definida del país en la materia, en la cual se incluya infraestructura adscrita como la ampliación de la Ruta 32 a Limón y la ruta 27 a Caldera, así como la preparación de personal idóneo para los servicios directos de las terminales y los asociados fuera de ella, destacó Arias.

En ese sentido, consideró relevante reactivar proyectos como un aeropuerto en Matina y desde ahí una vía férrea hasta Moín o el aeropuerto en Orotina, aparte de las ampliaciones en carreteras.

Consultado acerca del impacto de la Terminal de Contenedores de Moín (TCM) sobre las propuestas relacionadas con Limón, el investigador del IICE consideró que se mantienen vigentes los planes de utilizar los muelles de Limón centro y de Moín para otras tareas, entre ellas, el turismo de cruceros.

En lo relacionado al Pacífico, los investigadores creen que más allá de la ampliación de Caldera el país debería ir pensando en otro puerto en esa costa, en sitios ya propuestos como Punta Morales o bahía Salinas, al extremo norte.

En consulta enviada en mayo pasado al Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (Incop), esa entidad reconoció la urgencia de hacer ajustes en el servicio de Puerto Caldera. Reveló que esa terminal se abrió en los años 80 con la previsión de que pasados 20 años, movilizaría aproximadamente 45.000 TEUS (contenedores de 20 pies) y 1.000.000 de toneladas de carga a granel. Actualmente, ese muelle atiende 300.000 TEUS, 3.000.000 de toneladas de carga a granel y 1.000.000 de toneladas de carga suelta.

Por esa razón, manifestó el Incop, en una respuesta por escrito, resulta más que evidente que el puerto debe renovar sus instalaciones para atender eficientemente los cambios de la industria marítima. La entidad prepara un plan maestro para las necesidades no solo de Caldera sino también de Quepos, Golfito y el conocido como “muelle viejo” de Puntarenas.