Negocios

‘Apps’ de mensajería se ganan la preferencia de los comercios ticos para hacer negocios

WhatsApp, Telegram y Facebook Messenger se han posicionado como las favoritas por su fácil uso, por la comunicación en el proceso de ventas digitales y por una promoción ágil y simplificada de los productos

Las aplicaciones de mensajería Whatsapp y Telegram se han posicionado a través de este tiempo de pandemia y por lo menos durante el mes de enero, como las favoritas de los costarricenses para hacer negocios.

Según la licencia de visualización del ranking de descargas en Costa Rica de CAC Porter Novelli —de las últimas dos semanas— estas aplicaciones tienen un volumen de descarga tanto en Android como en iOS Top 1 y Top 2, respectivamente.

Adicionalmente, Facebook Messenger tiene una constante descarga y se ha posicionado en el Top 10 de aplicaciones más descargadas en el país, ya que está sumada a Facebook como herramienta de mensajería y como un motor de marketing conversacional.

Los costarricenses han buscado el uso de estas apps, especialmente por la posibilidad que brindan de generar una fácil comunicación en el proceso de ventas digitales, por su fácil uso independientemente de la edad de la persona, y por la promoción de sus productos de una manera ágil y simplificada.

Sin embargo, Óscar Solano, director general Creativo de CAC Porter Novelli, explicó que algunas de estas plataformas de mensajería responden también a un comportamiento más de tendencia, específicamente con la reciente problemática en el cambio de reglamentos y privacidad de los términos y condiciones de WhatsApp.

“Este uso o este tipo de descargas según las plataformas de analítica son temporales, ya que a pesar de que el mismo Telegram tiene un motor de marketing gigante, no ha sido tan usado o posicionado hasta hace dos semanas”, aclaró Solano.

La preferencia

Dentro de las principales características que tienen estas plataformas es que brindan la posibilidad de generar marketing conversacional, es decir, una facilidad en la comunicación y en el proceso de ventas digitales de las compañías.

Es el caso de Whatsapp, que pese a sus cuestionamientos entorno a sus condiciones de privacidad, no ha dejado de ser importante en la agilidad de respuesta, el control y seguimiento de las ventas, y servicio al cliente.

Además, que es una aplicación que para los costarricenses es preferida por su fácil uso —independientemente de la edad que tenga el usuario—, también llegó a ser una de las plataformas de distribución de contenidos más usada por los ticos.

Por otro lado, Telegram es una aplicación muy preferida por programadores o personas afines al área de la tecnología, sin embargo en el último mes y con el anuncio de WhatsApp, comenzó a generar popularidad sobre todo por la usabilidad y prueba de la misma.

Facebook Messenger tuvo un incremento por la aparición del “comercio social”, un componente de negocio asociado a todas las ventas o transacciones de texto generadas en la aplicación. Lo que generó un incremento de un 62% en páginas nuevas creadas en Facebook, según la base de negocios y páginas nuevas de Facebook para Latam.

Esto demuestra que aunque durante el 2020 se incrementó el desarrollo de plataformas de comercio electrónico a través de sitios web especializados y otras aplicaciones, las personas siguen elegiendo la experiencia de uso en las aplicaciones de mensajería por un tema de accesibilidad y simplicidad.

“De ahí parte el incremento y posicionamiento del uso de estas plataformas de negocios tanto en pequeñas como medianas y grandes empresas”, dijo Solano.

Asimismo, estas apps de acceso libre permiten a los usuarios un crecimiento de transacciones y promoción de productos de una manera ágil y simplificada. En lugar, de la creación de otros servicios o plataformas que requieren una alta inversión, una curva larga de uso y promoción en publicidad sobre todo para negocios pequeños.

Más aplicaciones

Según cuenta a La Nación, Gilles Maury, líder de tecnología, medios y telecomunicaciones de Deloitte para Centroamérica, las empresas grandes en Costa Rica —en particular las multinacionales— tienen su “core” de negocio estructurado con aplicaciones de ERP (para la gestión de información financiera contable) y plataformas colaborativas para correo electrónico, videoconferencias o intranet.

Además, con la pandemia y la necesidad urgente de desarrollar y fortalecer las relaciones con el mercado, las aplicaciones como e-commerce (para reunir la oferta comercial con los clientes y facilitar el proceso transaccional); digital marketing (para el desarrollo y gestión de sitios web y apps móviles, redes sociales, buscadores); y Analytics (análisis de datos y la toma de decisión de negocios) han visto un fuerte crecimiento.

Las grandes compañías han buscado en estas plataformas, fluidez y transparencia en la operación empresarial, lo que implica una conexión entre las áreas de negocio a lo largo de la cadena de valor, desde mercadeo-ventas, producción, servicio al cliente, finanzas, recursos humanos, tecnología, operaciones, entre otros.

“Naturalmente conlleva retos importantes ya que la dependencia al sistema de información aumenta, en particular en cuanto a ciberseguridad, gestión de los datos, diseño de los procesos y de la organización”, explicó Maury.

Las redes sociales

En cuanto a datos sobre el uso de las redes sociales, y según la licencia de consumo de contenido en convenio de Porter Novelli y Statista, el costarricense tan solo en el primer trimestre de la pandemia, aumentó su uso de cinco horas en promedio diarias, a nueve horas en promedio diarias, en plataformas digitales y redes sociales.

La curva de uso de plataformas como WhatsApp, pasó de tres horas diarias a cinco horas diarias tan solo entre abril y junio del 2020.

Para los meses de julio y agosto se mantuvo constante, y para los últimos meses del año 2020, pasó a seis horas diarias, tomando en cuenta la actividad de las aplicaciones, mas no así la duración del contenido compartido en las mismas.

Nicole Pérez

Periodista de El Financiero. Antes colaboró con el proyecto #NoComaCuento de La Nación.