Paula Umaña. Hace 1 día
La aplicación WhatsApp quiere fortalecer sus servicios dirigidos al comercio y a las empresas a través de nuevas políticas de privacidad que permiten compartir datos con las otras compañías de Facebook. Foto: Mayela López.
La aplicación WhatsApp quiere fortalecer sus servicios dirigidos al comercio y a las empresas a través de nuevas políticas de privacidad que permiten compartir datos con las otras compañías de Facebook. Foto: Mayela López.

A partir del lunes 8 de febrero, los usuarios que permanezcan en WhatsApp enfrentarán nuevas reglas de privacidad: algunos de los datos recopilados por la aplicación serán compartidos también con Facebook y las plataformas de su conglomerado.

Con los cambios en el manejo de la información, podrían abrirse oportunidades en materia comercial y empresarial para los usuarios de dichas aplicaciones.

Ana Karen Cortés, consultora y exdirectora de la Agencia de Protección de Datos de los Habitantes (Prodhab), explicó que, en principio, las nuevas políticas de la aplicación de mensajería indican que no se hará uso de publicidad dentro del servicio.

“Todavía no permitimos anuncios publicitarios de terceros en nuestros servicios. No tenemos la intención de introducirlos, pero si alguna vez lo hacemos, actualizaremos esta política de privacidad”, señala la política.

No obstante, los datos de sus usuarios estarán a disposición de las otras plataformas que sí cuentan con sistemas de publicidad, dice Cortés. Con esto, los datos recolectados por la aplicación podrían servir para generar perfiles y, basado en ellos, difundir publicidad de manera más eficiente.

“Este tema obliga a que las personas lean con detenimiento los términos y condiciones de las aplicaciones que usa, ya que se nos ha hecho creer que su uso es gratuito, cuando en apariencia el usuario paga por el servicio con sus datos e información personal”, comenta esta especialista.

Por otra parte, aunque en Costa Rica la opción aún no está habilitada, en otros países como India la aplicación permite realizar pagos y transacciones financieras entre sus servicios.

Si el servicio se pusiera en práctica en Costa Rica, la aplicación podría tener la capacidad de conocer detalles de la transacción, cómo a quién se dirigió el pago y desde dónde, indica el máster en ciberseguridad, Kenneth Monge.

“¿Cómo se benefician ellos (WhatsApp)? Por ejemplo si usted tiene un perfil de negocios en Facebook y paga publicidad ellos podrían enviar publicidad; también pueden monitorear preferencias de los usuarios”, explica Monge.

En octubre del 2020, por medio de su página web, la aplicación de mensajería señaló que estaban realizando inversiones para fortalecer áreas relacionadas a los negocios y el comercio. Entre ellas nombró la de compras, para facilitar a los usuarios la revisión de productos disponibles y la comunicación con empresas.

En su blog, la empresa también señaló que planeaban expandir en los siguientes meses sus asociaciones con proveedores de soluciones comerciales, lo que incluía nuevas opciones para que las empresas pudieran administrar sus mensajes de WhatsApp por medio de los servicios de alojamiento de Facebook.

Con las nuevas políticas difundidas a inicios de este año, la aplicación podría permitir conectar la cuenta de Facebook Pay del usuario para pagar por medio del servicio de mensajería. Aún no se conoce cuáles opciones estarán disponibles para Costa Rica.

“Hacer sugerencias para ti (por ejemplo, de conexiones de amigos o grupos o de contenido interesante), personalizar funciones y contenido, ayudarte a completar compras y transacciones, y mostrarte publicidad y ofertas relevantes a través de los productos de las empresas de Facebook”, se lee en la página, como parte de las nuevas condiciones de privacidad relacionadas a las demás empresas de conglomerado.

En los últimos meses, la aplicación ha incorporado opciones para las cuentas empresariales en la búsqueda de facilitar los procesos comerciales, como los catálogos de productos y los carritos de compra.

Ante las críticas que la aplicación ha recibido por parte de los usuarios, e incluso la migración de éstos a otras plataformas de mensajerías, WhatsApp defiende que las modificaciones se realizan para facilitar las compras por medio de su plataforma y la comunicación con cuentas empresariales.

Información recopilada

La plataforma WhatsApp recopila una importante cantidad de metadatos como lo son la ubicación gps (Sistema de Posicionamiento Global, en español), el número de teléfono del usuario, la lista de sus contactos, información sobre cómo se interactúa dentro la aplicación (frecuencia, tiempo, entre otros). También recolecta información sobre el dispositivo móvil que se utiliza, como la carga de batería, el proveedor de servicios de Internet, modelo del hardward, entre otros.

Actualmente, esta información ya se comparte con la aplicación de mensajería; el principal cambio es que a partir del 8 de febrero también se compartirá con las demás empresas de Facebook.

“WhatsApp desde hace algunos años es propiedad de Facebook, al igual que la aplicación Instagram. De manera que para los diferentes efectos se consideran un mismo grupo de interés económico. La compra de WhatsApp es un movimiento estratégico”, considera Cortés.

En una publicación en el perfil oficial en Facebook, WhatsApp publicó el lunes 11 de enero una serie de imágenes en las que aclaraban algunas consultas realizadas por los usuarios. Entre ellas, la app señaló que por el sistema de cifrado que mantienen, el contenido de las conversaciones, así como los contactos, las llamadas y la localización no serán compartidas con Facebook.

“La actualización de la política no afecta de ninguna manera la privacidad de los mensajes que los usuarios comparten con sus amigos y familiares, sino que incluye modificaciones relacionadas con los mensajes que se envían a empresas a través de WhatsApp, lo cual es opcional, y proporciona una mayor transparencia con respecto a la forma en que recopilamos y usamos los datos”, señaló la empresa.