Negocios

Anuncio de Trump sobre aranceles a acero y aluminio desata vientos de guerra comercial

Costa Rica fue mencionado en una lista de 12 países afectados pero el ministro de Comex considera ilógico que el país aparezca involucrado en este potencial conflicto comercial

Washington y San José. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desató este jueves 1.° de marzo vientos de guerra en el comercio mundial, al anunciar que la próxima semana impondrá aranceles a la importación de aluminio y acero.

Durante una reunión en la Casa Blanca con representantes de la industria siderúrgica estadounidense, Trump adelantó que las tarifas al acero ascenderían a hasta 25%, al tiempo que las tarifas a la importación de aluminio serían de 10%.

"Lo firmaré en la próxima semana. Y ustedes tendrán protección por mucho tiempo. Ustedes tendrán que reconstruir su industria, es todo lo que estoy pidiendo", le dijo a los empresarios reunidos.

La medida representa un nuevo paso en el proteccionismo estadounidense y abre las compuertas a una eventual guerra comercial, especialmente con China, Canadá y la Unión Europa.

En América Latina una medida de esa naturaleza impactaría especialmente a Brasil (que en 2017 representó el 13% de las importaciones estadounidenses de acero) y México (responsable por otro 9%). Pero la medida estadounidense incluiría a otros países, en una lista de 12 y entre ellos Costa Rica, ante la eventualidad de que haya opciones de triangular el producto, según había solicitado el Departamento de Comercio, el 16 de febrero pasado.

El ministro costarricense de Comercio Exterior (Comex), Alexánder Mora, dijo desde París, Francia, que la entidad realiza desde el primer anuncio estadounidense un estudio de las partidas arancelarias de acero y aluminio exportadas por nuestro país a Estados Unidos.

El jerarca prefirió no adelantar información, pero aseguró que según el Gobierno "no tiene sentido para nosotros una inclusión de Costa Rica a esa lista". Esta conclusión se debe, explicó Mora, a que las exportaciones de Costa Rica son muy pequeñas, pues no llegan ni a $20 millones anuales.

También adelantó que mañana se realizará una reunión, en San José, con empresas que resultarían afectadas, mientras esperaba a la medianoche de París, para comunicarse con autoridades estadounidenses.

Instantes después del anuncio de Trump, el índice Dow Jones cayó más de 2% en la bolsa de Nueva York y desde ambos lados del Atlántico se advirtió que se tomarían represalias comerciales contra Washington.

"Meterse en una cierta forma de guerra comercial no es una buena noticia para el mercado", dijo Patrick O’Hare de la firma de analistas Briefing, mientras se desplomaban los índices de Wall Street.

Alerta general

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijo que la Unión Europea "reaccionará con firmeza y proporcionalmente" a la iniciativa de Trump.

Canadá, el mayor abastecedor de Estados Unidos en acero y aluminio, consideró "inaceptable" la determinación de Trump.

"Esa decisión tendría impacto en ambos lados de la frontera", dijo el ministro canadiense de Comercio Internacional, François Philippe Champagne ante el Parlamento.

Canadá responderá para "defender a nuestros trabajadores y a las industrias del acero y el aluminio", dijo Champagne.

En México, la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y el Acero pidió que "se responda de forma recíproca e inmediata".

La cámara apuntó que dejar a México fuera de semejante medida sería fundamental para "evitar una guerra comercial que afectaría las cadenas productivas de ambos países".

El nuevo presidente de la Reserva Federal Jerome Powell, dijo este mismo jueves 1.° de marzo ante una comisión del Senado, que no considera la adopción de tarifas como la mejor reacción.

"El mejor abordaje es tratar directamente con las personas que son afectadas, en vez de caer nuevamente en las tarifas", dijo.

Ya en la mañana de este jueves, Trump había recurrido a la red Twitter para alertar que las importaciones de acero y aluminio barato habían "diezmado" a la industria siderúrgica local.

"Nuestras industrias de acero y aluminio (y muchas otras) han sido diezmadas durante décadas por un comercio injusto y malas políticas con países de todo el mundo", tuiteó el mandatario el jueves.

"Ya no debemos permitir que saquen ventaja de nuestro país, nuestros negocios y nuestros trabajadores", agregó el presidente, y solicitó un "comercio libre, justo e inteligente".

El anuncio de este jueves sobre la imposición de tarifas ocurrió mientras Liu He, asesor económico del presidente chino Xi Jinping, está de visita en Washington y tenía en agenda reunirse con funcionarios de la Casa Blanca.

A mediados de febrero, la administración Trump dio a conocer tres escenarios para gravar las importaciones de aluminio y acero, destacando la necesidad de preservar la "seguridad nacional" y el empleo en Estados Unidos.

La sugerencia del Departamento de Comercio a la Casa Blanca mencionaba la adopción de una tarifa general de por lo menos 24% a todas las importaciones de acero, o una de 53% restringida a un grupo de 12 países, que incluía a China, Rusia, Brasil y Corea del Sur.

Con relación al aluminio, proponía una tarifa general de 7,7%, independientemente del país de origen, o una de por lo menos 23,6% para las provenientes de China, Rusia, Venezuela y Vietnam.

Marvin Barquero

Marvin Barquero

Periodista en la sección de Economía. Realizó sus estudios de Comunicación en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas de producción y de comercio exterior.