Manuel Avendaño A., Agencia AFP. 26 septiembre, 2018
Edificio Reserva Federal de los Estados Unidos.

La Reserva Federal (la FED) de los Estados Unidos aumentó, este miércoles, sus tasas de interés de referencia, por tercera vez en el año. El ajuste de un cuarto de punto porcentual (0,25 de punto) eleva el rango a un nivel de entre 2% y 2,25%.

La FED informó del nuevo ajuste –esperado por los mercados–, la tarde de este miércoles 26 de setiembre, en un comunicado emitido tras dos días de reunión de su Comité de Operaciones de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés).

El incremento representa el octavo ajuste que hace la FED a sus tipos de referencia desde la salida de la política monetaria de tasas cero que se dio a finales del 2015, una estrategia que tenía como objetivo sostener la reactivación luego de la crisis financiera.

El nuevo aumento en las tasas se explica por el aumento de la inflación en los Estados Unidos, un sostenido nivel de crecimiento económico y una tasa de desempleo que roza los niveles mínimos históricos.

La FED también revisó sus proyecciones y estimó un mayor crecimiento económico para los Estados Unidos, con una cifra del 3,1% para el cierre del 2018.

En junio, la Reserva Federal había estimado que el crecimiento económico del país sería del 2,8% para este año, la cifra representaba un leve aumento, de una décima (0,1) de punto porcentual respecto a la proyección calculada en mayo.

Las condiciones macroeconómicas en los Estados Unidos apuntan a que en diciembre la FED volverá a hacer un ajuste en sus tasas de interés y las preguntas se centran en el rumbo que tendrá la política monetaria de los Estados Unidos para el 2019.

John Williams, presidente de la Reserva Federal de Nueva York, apuntó en julio que Estados Unidos experimenta una “economía dorada” lo que sugiere que la FED solo debería realizar ajustes graduales.

Desde la última reunión de la Reserva Federal –en junio–, la generación de empleo y el crecimiento del producto interno bruto (PIB) han sido sostenidos, también los salarios aumentaron y la inflación se mantuvo. Las únicas señales de debilidad observadas fueron en la actividad industrial y el mercado de viviendas.

Sin embargo, la FED está envuelta en una maraña de complejas cuestiones de corto plazo; entre ellas, una guerra comercial entre Estados Unidos y China que puede tener impacto inflacionario, recortes de impuestos y estímulos económicos, elevados precios de activos y crecimiento salarial estancado pese a un desempleo históricamente bajo.

¿Cuáles son los efectos para Costa Rica?

El aumento en las tasas de interés de los Estados Unidos también tiene efectos directos para la economía costarricense.

Un alza en los tipos de interés se traduce en presiones para las tasas Libor y Prime Rate, que son las que se utilizan como referencia para la mayoría de préstamos hipotecarios y prendarios en Costa Rica.

Este martes, el Ministerio de Hacienda y el Banco Central de Costa Rica (BCCR) anunciaron la utilización del instrumento llamado ‘letras del tesoro’ para que la entidad monetaria preste ¢498.000 millones al Gobierno a un plazo de 90 días y una tasa del 5,75%.

De acuerdo Rocío Aguilar, ministra de Hacienda, esta medida pretende financiar las arcas del Estado con la intención de quitar presiones sobre las tasas de interés en colones y permitir un reordenamiento del mercado de bonos de deuda.

Pese a que Hacienda busca que las tasas de interés en colones no se vean presionadas al alza, los ajustes externos que anunció la FED este miércoles empujarán un aumento en las tasas de interés en dólares que afectarán a quienes tienen préstamos en esta moneda en Costa Rica.

¿Cuáles son las implicaciones de la colocación de letras del tesoro del Ministerio de Hacienda para obtener un financiamiento del Banco Central? Conversamos con el economista José Luis Arce. Si tiene preguntas puede hacerlas en los comentarios. Lea la Explicación sobre las Letras del Tesoro en este enlace: https://bit.ly/2OeBsEH

Posted by nacion.com on Wednesday, September 26, 2018

El economista Melvin Garita explicó que para este año se proyectaban al menos cuatro aumentos en las tasas estadounidenses en marzo, junio, setiembre y el último en diciembre.

Añadió que los aumentos van a presionar las tasas Libor y Prime Rate, que son las que se utilizan como referencia para la mayoría de préstamos hipotecarios y prendarios en dólares, en el país.

“De ahí que ya cuando un crédito entra en la fase variable, estos aumentos en las tasas se van a traducir en incrementos en las cuotas que tienen que pagar las familias y las empresas”, precisó.

Garita aseguró que en el mercado bursátil el aumento en las tasas por parte de la Reserva Federal podría provocar caídas en los precios de los bonos en los diferentes plazos.

“En el mercado nacional se ha presentado un fenómeno de que estos aumentos de tasas de interés no se están trasladando directamente en las curvas de referencia, lo que ha provocado que los spreads a los diferentes plazos estén disminuyendo y eventualmente eso implicaría presiones al alza en la curva soberana en dólares y, por ende, caídas en los precios de los bonos”, concluyó.