Marvin Barquero. 17 mayo
El 54% del arroz, 80% de los frijoles y la totalidad del trigo, maíz amarillo y soya que se consumen en Costa Rica se compran en el exterior. Los granos ingresan por el puerto de Caldera. Foto: Albert Marín
El 54% del arroz, 80% de los frijoles y la totalidad del trigo, maíz amarillo y soya que se consumen en Costa Rica se compran en el exterior. Los granos ingresan por el puerto de Caldera. Foto: Albert Marín

El Programa Estado de la Nación advirtió acerca de la necesidad de garantizar el abastecimiento nacional de granos, como arroz, frijoles y maíz, de cara a la actual pandemia del nuevo coronavirus y frente a otras eventuales crisis en un futuro.

Así se plasma en la publicación ¿Qué es importante considerar sobre seguridad alimentaria, a la luz del covid-19?, escrito por la investigadora Karen Chacón Araya, y publicado el pasado 5 de mayo.

Según ese artículo, 54,5% del arroz y 79,6% de los frijoles que se consumen no se producen en el país, es decir, se tienen que importar.

Sin embargo, y al menos para la crisis actual, no se vislumbran problemas para el abastecimiento de todo tipo de granos en Costa Rica, incluidos los destinados a alimentación animal, como maíz amarillo y soya.

José Alvarado, presidente de la Cámara Costarricense de Importadores de Graneles (Cacigra), Eduardo Rojas, presidente de la Asociación Nacional de Industriales del Sector Arrocero (Aninsa), la ministra de Economía, Industria y Comercio (MEIC), Victoria Hernández, y el presidente ejecutivo del Consejo Nacional de Producción (CNP), Rogis Bermúdez, coinciden en que no habrá escasez.

De no haber una situación inesperada y de gran envergadura, el volumen necesario de granos llegará al país, explicaron funcionarios y dirigentes, a los cuales se unió Jorge Chaves, gerente general de la empresa importadora Comercializadora Internacional de Granos Básicos (Coingraba).

Existencias

De acuerdo con Rojas, ya se adjudicó la importación de las 50.000 toneladas de arroz en granza autorizadas por desabasto, las cuales entrarán en junio y en julio. Con esto, se garantiza un flujo de abastecimiento hasta enero del 2021.

Mientras tanto, las existencias totales de frijol caerían ligeramente hacia finales de junio, pero sin tocar la reserva alimentaria de 10.419 toneladas (el consumo de dos meses y medio), según un informe solicitado al CNP.

El documento indica que considerando el consumo promedio mensual (4.062 toneladas) más la reserva alimentaria, quedaría todavía un sobrante de 7.982 toneladas en abril, de 4.743 toneladas en mayo y de 681 toneladas al finalizar julio.

Dos cargamentos de ese grano vienen en buques en camino, uno de ellos de Argentina y otro de Estados Unidos, explicó Chaves, por lo cual estima que habrá suficiente oferta.

Por su parte, Alvarado recordó que los miembros de Cacigra se encargan de importar el maíz amarillo y del frijol de soya, necesarios para elaborar el alimento destinado a pollos, cerdos y ganadería.

Explicó que la logística en las bolsas de productos, especialmente en Estados Unidos, en los puertos (en particular Nueva Orleans) y en la disponibilidad de barcos, se ha mantenido sin problemas y con el orden cronológico establecido.

La ministra Hernández señaló que el único pequeño problema se estaba presentando con los frijoles, pero ya está resuelto. Agregó que es imposible producir todos los granos en el país, por falta de tierras, aunque es un tema a discutir.

Bermúdez, en tanto, dijo que los cargamentos están funcionando casi normalmente, incluidos los de trigo, producto de gran uso para pan, pastas y galletas,

La totalidad del trigo, del maíz amarillo y de la soya se compran en el exterior.

Atención a posibles cambios

Karen Chacón detalló en su artículo que en el año 2000 la dependencia de Costa Rica en el arroz era apenas de 0,5%, pero se elevó a 54,5% para el 2018.

La investigadora señala que es muy temprano para precisar los posibles impactos que tendrá la atención de la covid-19 sobre la seguridad alimentaria, pero que debido a las alteraciones en la economía nacional y mundial, y en los ingresos de importantes sectores laborales, vale la pena prever con cuidado si podrían darse cambios que afecten la producción, el intercambio y el acceso a los alimentos.

De acuerdo con los informes de la Corporación Arrocera Nacional (Conarroz), para el periodo 2018-2019 la producción local de ese grano en granza (con cáscara) alcanzó las 155.051 toneladas, mientras que las importaciones llegaron a 201.670 toneladas. Las importaciones son principalmente de arroz en granza, pero también incluyen arroz pilado (sin cáscara) y menores cantidades de presentaciones especiales, como precocido.

Cinco años antes, en el periodo 2014-2015, la producción local fue de 2016.053 toneladas y las importaciones alcanzaron 133.664 toneladas.

En lo referente a los frijoles, el artículo de la investigadora Chacón explicó que en el año 2000 la dependencia de Costa Rica era del 65% y se elevó hasta el 79,6% en el 2018.

El Consejo Nacional de Producción (CNP), que maneja las cifras del mercado nacional del frijol, estableció que para el periodo productivo 2018-2019 la cosecha local de ese grano alcanzó solo 9.288 toneladas métricas, mientra que las importaciones fueron por alrededor de 37.000 toneladas.

En el periodo 2014-2015 se cosecharon localmente 16.545 toneladas y se importaron 32.084 toneladas.