Marvin Barquero. 13 diciembre, 2018
El manejo del monopolio estatal del alcohol se concreta por medio de la Fábrica Nacional de Licores (Fanal), entidad adscrita al Consejo Nacional de Producción (CNP). La fábrica debe trasladar el 50% de sus ganancias al Consejo. Foto Jeffrey Zamora

La Comisión para Promover la Competencia (Coprocom) recomendó al Gobierno la eliminación del monopolio de la producción de alcohol en Costa Rica, que sigue en manos de la Fábrica Nacional de Licores (Fanal), una empresa adscrita al Consejo Nacional de Producción (CNP).

La recomendación de la Coprocom se emitió en los comentarios a un estudio de ese mercado en Costa Rica, realizado por el investigador Oswald Céspedes. El estudio total no está disponible porque fue realizado con apoyo de recursos de la cooperación de la Unión Europea (UE).

Sin embargo, la Coprocom, en su opinión, afirma que sus conclusiones van en concordancia con las del investigador.

El análisis del mercado nacional del alcohol es uno de los compromisos adquiridos por Costa Rica para realizar estudios de sectores económicos exceptuados de regulación en el país. Ese compromiso se adquirió como parte del proceso de adhesión del país a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En el documento donde emite su opinión acerca de este tema, la Coprocom afirma: “este órgano concluye que los motivos que en su momento justificaron la existencia del monopolio de alcohol, hoy en día no se sostienen".

El informe también determinó, a tono con el investigador, que este monopolio, uno de los más viejos del país, perjudica a los productores nacionales de licores, al colocarlos en una situación de desventaja no solo frente a Fanal, sino por la desigualdad con los competidores que comercializan producto extranjero, lo que les resta competitividad.

Eso sucede porque el monopolio del alcohol solo existe para la elaboración de licores en territorio nacional y mantiene abierta las compras de esas bebidas en el exterior.

También perjudica, opina la Comisión, a los industriales costarricenses que requieren los productos de Fanal como materia prima para su producción, ya que están sometidos a precios monopólicos, lo que les resta competitividad para exportar o para competir en el país con productos extranjeros.

Las ventas de la Fábrica Nacional de Licores repuntaron en los últimos años.
Las ventas de la Fábrica Nacional de Licores repuntaron en los últimos años.

El presidente ejecutivo del CNP, Rogis Bermúdez, respondió en un correo electrónico que la Coprocom está falta de información y que los objetivos de mantener el monopolio se mantienen vigentes y se cumplen hoy y todos los días.

Agregó que, además, la fábrica es fundamental, por el traslado de recursos, para mantener los programas del CNP. Dijo que este año se terminarán transfiriendo ¢3.425 millones de las ganancias de Fanal al CNP.

El director ejecutivo de la Cámara de Industrias de Costa Rica, Francisco Gamboa, dijo que definitivamente el país debe ver la buena experiencia que se tuvo con la ruptura de los monopolios en el sistema financiero, en las telecomunicaciones y en los seguros. Por eso, agregó, deberíamos avanzar cada vez más a la eiminación de monopolios que continúan existiendo y que no se han quitado.

Viejo monopolio

El monopolio del alcohol data de 1885, mediante disposiciones contenidas en el Código Fiscal, recordó el análisis que generó la opinión de Coprocom. Esta comisión no está autorizada, hasta ahora, a realizar estudios de mercado por su propia iniciativa y emitir opiniones de sectores exceptuados, pero esto se hace para cumplir los compromisos con la OCDE.

Al momento de crearse este monopolio se identificaron como objetivos el fomento a la industria de la caña de azúcar, la defensa de la salud pública evitando el alcohol adulterado y la recaudación de ingresos fiscales. Además, la Fanal debe trasladar anualmente un 50% de sus ganancias para financiar al CNP, mientras que las ventas totales de la fábrica vienen en aumento en los últimos años, tras una recuperación del mercado de licores de esa empresa.

Pero la Coprocom concluyó que luego de más de 100 años, la industria de la caña de azúcar es un sector consolidado. Desde hace más de 75 años los productores de caña de azúcar y los ingenios costarricenses están organizados, primero en la Junta de Protección a la Agricultura de la Caña, antecedente histórico de la creación de la Liga Agrícola Industrial de la Caña de Azúcar (Laica).

Además, mientras el promedio internacional de producción de azúcar es de 55 toneladas por hectárea, en Costa Rica se producen 73 toneladas por hectárea.

En lo referente al segundo objetivo, se estimó que el Estado cuenta con los medios institucionales para hacerle frente al problema del licor adulterado, por lo que no se justifica en la actualidad.

“Finalmente, tal como muestra el estudio (del consultor Céspedes), si bien Fanal fue históricamente una recaudadora de impuestos de mucha importancia para el fisco, en la actualidad la generación de impuestos indirectos por parte de Fanal es del orden de 0,25% de los ingresos tributarios del Gobierno costarricense”, resalta la opinión.

Además, considera que actualmente empresas productoras de bebidas alcohólicas y potenciales actores nuevos en el mercado pueden desempeñar ese papel de recaudadores de impuestos.

Entrevista.
Rogis Bermúdez, presidente ejecutivo del CNP: ‘Comisión está falta de información’
Rogis Bermúdez, presidente ejecutivo del Consejo Nacional de Producción (CNP). Foto: Albert Marín.

– ¿Qué criterio tienen de esta opinión emitida por la Coprocom?

– Es una Comisión que está falta de información, por cuanto los objetivos del monopolio están siempre vigentes y siguen siendo estratégicos para los fines del interés público.

– ¿Creen ustedes que, como dice esa Comisión, ya se cumplieron los objetivos que dieron origen al monopolio?

– No. Hay que cambiar ese enfoque de “cumplieron”. Los objetivos se cumplen aún hoy, todos los días. La Fábrica Nacional de Licores mantiene un control constante junto con la Policía de Control Fiscal, Instituto Costarricense sobre Drogas, las municipalidades, entre otras instituciones, para prevenir la falsificación y venta de alcohol ilegal. Es un recaudador fundamental y contribuyente tributario para diferentes entidades estratégicas del país: Ministerio de Hacienda, IFAM, INDER, IAFA, Municipalidad de Grecia.

"En total, en el 2018, estará transfiriendo a Hacienda ¢9.972 millones por concepto de tributos, y al resto de las entidades un monto de ¢998 millones. la Fábrica terminará transfiriendo al Consejo Nacional de Producción un monto total de ₡3.425 millones, este año. Además, garantiza a todo el sistema hospitalario público (CCSS) el aprovisionamiento de alcohol a precio de costo.

– ¿Si no existiera esa condición en el mercado del alcohol podría sobrevivir la Fanal?

– La Fanal es el medio para la consecución de objetivos superiores económicos y sociales como los mencionados. Bajo otras condiciones, es otro enfoque, que tiene otros objetivos. Es una decisión país del mejor derrotero y nosotros estamos convencidos que, en el análisis de un balance sereno, las bondades del ejercicio de la Fanal con el monopolio reditúan en mayor grado al interés público.

– ¿Qué pasaría con el CNP si se pone fin al monopolio del alcohol?

– Sus programas se verían sumamente afectados e incluso algunos podrían desaparecer sin el respaldo que le brinda la Fanal al CNP. Impactaría de modo sustantivo la labor de control de calidad en fronteras de productos importados, la actividad de estudios de mercado locales, la función clave de registro anual y verificación de cosecha de granos.

– ¿Fueron contactados ustedes por la Coprocom o por el investigador Oswald Céspedes?

– No. Gustosos estaremos de debatir y poner sobre el tapete y ampliar todo lo antes mencionado.