Agro

Brasil abordará salvaguardia al azúcar impuesta por Costa Rica en próxima reunión de la OMC

El arancel se impuso en el 2020, por lo que Brasil ha recurrido a medidas como el aumento de impuestos a productos costarricenses

Brasil incluirá, nuevamente, en su agenda en la Organización Mundial del Comercio (OMC) el conflicto comercial que mantiene con Costa Rica por los altos impuestos de entrada que impuso el país al azúcar proveniente de la nación suramericana, esto ante la ausencia de una propuesta de compensación.

Así lo adelantó a La Nación el embajador brasileño Antonio Da Costa, quien explicó que aunque la propuesta de Costa Rica para compensar les parecía insuficiente, la decisión fue aceptar las condiciones para obtener resultados prontamente.

Da Costa afirmó que desde noviembre del año anterior Brasil aceptó la propuesta y se informó al Ministerio de Comercio Exterior (Comex), pero que hasta la fecha no se ha formalizado. Por esto, los brasileños solicitarán incorporar el tema en la reunión del Comité de Salvaguardias de la OMC que se llevará a cabo el próximo 25 de abril.

“Desafortunadamente no obtuvimos cualquier reacción de Costa Rica ni Costa Rica se ofreció para reunirse para finalizar ese acuerdo, eso estamos esperando desde noviembre. Brasil ha solicitado la inclusión en la agenda del tema”, comentó Da Costa.

Ante una consulta de este medio, desde el Comex aseguraron que aún no se ha firmado ningún tipo de acuerdo entre Costa Rica y Brasil para una eventual compensación en el marco de las reglas de la OMC, pero no se refirieron a las razones del porqué.

“Ambos países hemos mantenido un diálogo abierto y constructivo, en el que se han compartido propuestas y se han explicado las consideraciones relevantes de cada lado. Por tratarse de un proceso en curso que todavía no concluye formalmente, no se pueden compartir elementos puntuales, pero de suscribirse un acuerdo se estarían compartiendo los detalles del caso”, señalaron desde el Comex a través de correo electrónico.

El embajador brasileño aseguró que buscarán concretar el acuerdo y en el caso de que no se dé, se analizaría la imposición de nuevas medidas de retaliación.

“Pero eso nos parece un mal resultado, nos parece mucho mejor llegar a un acuerdo con base en lo que fue negociado. Consideramos que esa salvaguardia no se sostiene pero igual decidimos acomodar a Costa Rica en el tema, estamos esperando que Costa Rica haga lo que corresponde que es finalizar el acuerdo para implementarlo”, aseguró el diplomático.

La salvaguardia a las importaciones del azúcar se impuso desde agosto del 2020 y con vigencia de tres años, lo que afectó de forma directa a Brasil y Canadá. Esa vez, la medida añadió 27,68 puntos porcentuales al arancel vigente sobre ese producto, por lo cual se elevó del 45% normal al 72,68% en el caso brasileño.

De acuerdo con la definición de la OMC, las medidas de salvaguardia se definen como “de urgencia” con respecto al aumento de las importaciones de determinados productos cuando esas importaciones hayan causado o amenacen causar un daño grave a la rama de producción nacional del miembro importador.

En el caso de Costa Rica, el arancel al azúcar fue determinado por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio, encabezado por la jerarca Victoria Hernández.

Meses después, Brasil elevó el caso a la OMC, específicamente al Consejo de Comercio de Mercancías. Luego, como represalia a la medida, los brasileños anunciaron un aumento en los impuestos de entrada en productos costarricenses como sustancias de origen animal, chocolates y preparaciones alimenticias con cacao, extractos, esencias o concentrados de té y condimentos.

Un consenso entre ambas naciones en cuanto a las compensaciones evitan eventuales medidas unilaterales del país afectado, como el incremento de impuestos a productos que Costa Rica exporta, sin importar si mantienen relación o no con el conflicto del azúcar.

Juan Carlos Sandoval, gerente de la empresa importadora Maquila Lama, señaló que Costa Rica no está asumiendo una posición positiva en el tema, lo que podría afectar la imagen del país, como lo hizo el conflicto con México por la importación de aguacate Hass.

“Acabamos de salir de una pésima decisión del Gobierno sobre una medida al aguacate mexicano y a todas luces esta salvaguardia es desproporcionada, ese buen nombre que teníamos a nivel internacional lo estamos perdiendo”, sentenció Sandoval.

Según el portal estadístico de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), Costa Rica importó alrededor de $5 millones en azúcar brasileña en el 2020 y la cifra se redujo a $3,3 millones en el 2021.

Por otro lado, en junio del 2021 Costa Rica logró un acuerdo con Canadá, en escala técnica, para compensar al país norteamericano por la aplicación de una salvaguardia costarricense al azúcar.

Un mes después, nuestro país eliminó la salvaguardia a una parte de las importaciones de azúcar desde Canadá; esa nación también había presentado una queja ante la OMC, por lo que se llevaron a cabo negociaciones bilaterales para evitar sanciones.

En el caso canadiense el arancel impuesto era menor, puesto que solo le aplicaba los 27,68 puntos porcentuales de la salvaguardia, al contar con exoneración del impuesto común del 45% por Tratado de Libre Comercio (TLC). Por ello, la diferencia entre ambos países por el azúcar debió negociarse en el marco de dicho tratado comercial.

De acuerdo con los datos de Procomer, Costa Rica importó azúcar desde Canadá por alrededor $1 millón en el 2021, cifra que se redujo casi a la mitad en comparación con el 2020.

La intención de Brasil de informar ante la OMC el poco avance para el acuerdo de compensación coincide en tiempo con el fallo de la organización sobre el conflicto entre México y Costa Rica por la importación del aguacate Hass.

Un panel de la OMC determinó el pasado miércoles 13 de abril que Costa Rica deberá modificar las reglas para la importación de aguacate Hass, desde cualquier parte del mundo, porque la veda impuesta para traer este producto es discriminatoria pues establece condiciones diferentes para el aguacate nacional “estableciéndose una restricción encubierta al comercio internacional”.

El choque con México por el comercio de aguacate se generó en mayo del 2015, durante el Gobierno de Luis Guillermo Solís, cuando Costa Rica dejó de emitir permisos para la importación de la fruta desde México (principal productor mundial de esta variedad) y de otros ocho mercados productores.

Paula Umaña

Paula Umaña

Periodista de Economía. Escribe sobre negocios, comercio exterior y producción. Graduada de la Universidad de Costa Rica. Ganadora del Premio al Periodismo Bursátil 2021.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.