Salud

Variante delta del coronavirus: especialistas piden extremar medidas ante eventual llegada a Costa Rica

Esta variante es más contagiosa y sus probabilidades de hospitalizar a los no vacunados son mayores ¿cómo actuar? Especialistas coinciden en que ya tenemos las herramientas

La variante delta del SARS-CoV-2, virus causante de la covid-19, preocupa en diferentes partes del mundo: es más transmisible, su capacidad de hospitalizar a quienes no están vacunados es mayor e infecta más a poblaciones jóvenes que las otras “versiones” del virus.

Estas mutaciones no han sido detectadas en Costa Rica, pero especialistas nacionales coinciden en que es solo “cuestión de tiempo” para su llegada. Incluso, es posible que ya estén en nuestro territorio y que la vigilancia genómica (los análisis para determinar la genética del virus) aún no las hayan localizado.

Ante esto, la pregunta salta casi por sí sola: cómo personas, ¿qué podemos hacer para protegernos de esta variante? ¿hay algo que deba cambiar lo que ya hemos venido haciendo?

Para obtener la mejor respuesta, La Nación revisó estudios internacionales, asistió a conferencias de prensa de autoridades mundiales de salud y conversó con especialistas.

En resumen: las herramientas ya las tenemos, es solo que debemos tomar mayor conciencia de ellas y ser más rigurosos.

En otras palabras, no existe un jabón especial para lavarnos las manos y protegernos de delta, o una mascarilla “antidelta”, pero sí estar más pendientes de cumplirlas.

1- Vacúnese apenas llegue su turno y complete su esquema

Los estudios determinan que las dos vacunas que se utilizan en Costa Rica (la de Pfizer & BioNTech y la de AstraZeneca con la Universidad de Oxford) siguen siendo efectivas para evitar hospitalización.

Por ejemplo, una publicación preimpresa (o preprint) con datos de 14.061 personas con la variante delta (en los que hubo 166 internamientos), indicó que una dosis de Pfizer protegía en 94% y dos dosis en 96% contra hospitalización.

Por su parte, una inyección de AstraZeneca daba 71% de efectividad y dos dosis, 94% contra internamientos.

Para mayores niveles de protección es necesario que las personas tengan los esquemas de vacunación completos, por lo que es vital que esa segunda inyección llegue a los brazos de toda la población y que la gente no se niegue a recibirla.

Si no ha llegado su turno por la insuficiencia de vacunas en nuestro país, no deje perder su cita para esa primera dosis.

Datos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) indican que solo el 15% de la población tiene ambas dosis, otro 15% tendría ya una y está a la espera de la segunda para “sellar” su protección.

¿Y qué sucede con la vacuna de una dosis de Johnson & Johnson, muy popular entre los costarricenses que se han inoculado en EE. UU.?

Aún se desconocen datos de cuánto proteja este producto contra hospitalizaciones de esta variante en específico. Algunos virólogos comienzan a discutir si será necesaria una dosis de refuerzo de esta misma vacuna o de otra casa comercial, pero son conversaciones preliminares.

2- Evitar lugares cerrados y mal ventilados

El SARS-CoV-2 es de mucho más fácil transmisión en lugares donde la ventilación es menor y las partículas pueden quedar suspendidas en el aire por más tiempo. La variante Delta no es la excepción, y estos lugares la hacen aún más “pegajosa” de lo que ya es.

Hay situaciones que deben evitarse, como los espacios cerrados, donde hay muchas personas y donde no hay ventilación.

“Si estamos en estos lugares, permanecer allí el menor tiempo posible, con la menor cantidad de gente, y utilizando siempre la mascarilla”, recomendó en una entrevista anterior el especialista en aerosoles e investigador de la Universidad de Colorado, José Luis Jiménez, quien desde inicios de la pandemia estudia su transmisión.

Más de una forma de transmisión en un espacio

Estas son las vías de infección por gotículas ( azul ) y aerosol ( verde , amarillo y rojo ) . Viajan a través del aire desde la persona infectada hasta la persona susceptible. Las gotitas infectan por impacto y los aerosoles, por inhalación.

FUENTE: Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería y Medicina de EE. UU    || Infografía / LA NACIÓN.

Si se está en espacios cerrados la recomendación es: hay que ventilar. ¿Cómo hacerlo? Mantener abiertas puertas y ventanas. No necesariamente debe ser de par en par, en casos de lluvia o mucho frío, mantenerlas un poco más abiertas ayudará.

Maria Van Kerkhove, jefa técnica de covid-19 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) opina igual: “buena ventilación, en algunas situaciones es tan fácil como abrir una ventana”.

Si debe realizarse cualquier tipo de actividad, lo aconsejable es realizarla al aire libre. Al haber más espacio y más ventilación, si hubiera una persona infectada los aerosoles provenientes de su saliva se dispersarían más fácilmente y su concentración bajaría tanto que se minimizarían las probabilidades de contagio.

En sitios de reunión, como escuelas o centros de trabajo, se recomienda el uso de medidores de dióxido de carbono, que indican que tanto el aire está circulando y saber en qué momento se requiere ventilar más.

¿Cómo evitar la transmisión?

Los lugares donde estamos y el uso correcto de las mascarillas es vital para prevenir el virus.

FUENTE: Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería y Medicina de EE. UU    || INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

3- Mascarilla bien utilizada es vital

El virus se transmite casi exclusivamente por el aire, por lo que el uso adecuado de las mascarillas será de las mejores protecciones que tengamos disponibles.

Este dispositivo es una buena arma para filtrar los virus, pero ni la mejor mascarilla con la mejor tecnología y mejores filtros va a funcionar bien si la usamos mal.

Por ello debe buscarse un dispositivo que le quede a la persona, no puede quedar ni grande ni pequeño, y no se deben formar huecos entre la mascarilla y la piel.

“Es como una mosquitera, si hay huecos ahí entran los mosquitos. Lo mismo pasa con los virus en la mascarilla. Por más pequeño que sea el hueco, el virus siempre va a ser más pequeño”, manifestó Jiménez.

Para el especialista, los bordes de la mascarilla deben estar en contacto directo con la piel, por lo que no es recomendable que los hombres utilicen barba, y si lo hacen, que esta sea en sitios que no tengan contacto con los bordes de la mascarilla.

El médico y salubrista público costarricense Álvaro Salas coincide: “la única forma de defendernos y protegernos es utilizando estrictamente las mascarillas. Contra la mascarilla no hay variante que le gane”.

Así se usa una mascarilla

No basta con tener una mascarilla, también debemos saber cómo usarla.

FUENTE: Academias Nacionales de Ciencia, Ingeniería y Medicina de EE. UU.    || INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

4- Lavado de manos riguroso

Fue de las primeras medidas que se le pidieron a la población, y casi 16 meses después, el buen lavado de manos sigue siendo parte imprescindible de las recomendaciones.

El lavado manos con algo tan sencillo como agua y un jabón de los que se encuentran en cualquier supermercado o pulpería puede protegernos de muchísimas enfermedades.

“Las bacterias y los virus son sensibles a los químicos. El jabón es un químico. El jabón también quita la grasa de la piel, que es donde se acumulan más bacterias y virus. El agua tiene un efecto físico que es arrastrar las bacterias y los virus y eliminarlas de la piel”, especificó el emergenciólogo Daniel Quesada.

Un lavado de manos a conciencia, en el que se cubra toda la mano, dedos y uñas, elimina casi la totalidad de los microorganismos en las manos. Datos del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) indican que el lavado de manos con agua y jabón podría reducir la incidencia de diarrea hasta en un 47% y disminuiría en un 23% la incidencia de infecciones respiratorias como la neumonía.

También es vital un buen secado para así evitar que la humedad de las manos aumente el riesgo de proliferación de otros microorganismos.

El alcohol en gel es el “plan B” que todos debemos tener al salir de casa, es necesario en condiciones donde no haya agua y jabón disponibles.

5- Distanciamiento físico

El guardar al menos 1,8 metros de las personas que no conviven con nosotros es una medida que no siempre puede tomarse.

En la medida de lo posible, todo lugar debería garantizar que las personas guarden esta distancia, pero esto no se da así en algunos centros de trabajo, transporte público, y otras actividades. En estos casos se vuelve más importante el uso de la mascarilla.

Sin embargo, en las condiciones en las que sí es posible, esta distancia minimiza el riesgo de transmisión.

6- Si tiene sospechas, hágase la prueba

Si usted tiene síntomas o estuvo en contacto con una persona positiva, el consejo de los especialistas es hacerse una prueba diagnóstica.

Esto no evitará su riesgo de infección ni con la variante delta ni con ninguna otra; pero si usted resultara positivo, podrá tomar decisiones para no mezclarse con más personas y así evitar transmitirles el virus y evitará la proliferación de esta o cualquier variante.

En resumen, las recetas no son nuevas, ya todo lo sabemos hacer. Mike Ryan, director de Emergencias de la OMS, lo resumió así:

“Tenemos que seguir haciendo lo mismo, reducir nuestra propia exposición, asegurarnos que llevamos mascarillas. Esto no cambia lo que hacemos, pero sí debemos hacerlo de forma más cuidadosa y cauta”.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.