Alberto Barrantes C.. 19 marzo

Convertir una crisis en una oportunidad es responsabilidad de todos: no es tiempo para vacaciones, sino para quedarse en casa y aprovechar los recursos existentes para ampliar los aprendizajes. La oferta de recursos educativos que se han puesto en Internet de forma gratuita, durante las últimas semanas, son una muestra de que se pueden aprovechar el tiempo en el celular, la tablet o la computadora mediante nuevas formas de aprendizaje que nos permitan construir, desde la niñez, un pensamiento informado, capaz de tomar decisiones y de no sucumbir ante la ola de información falsa que también circula con fuerza en esta crisis global.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) colocó esta semana más 19.000 documentos históricos de acceso gratuito en su Biblioteca Digital Mundial: con este recurso niños, jóvenes y adultos podrán navegar por mapas, grabaciones, fotos y artículos de 193 países desde el año 8.000 a.C. “Compartamos la cultura y las ideas”, así anunció la Unesco en su cuenta en Twitter el pasado lunes estos miles de archivos sin costo.

Fomentar la lectura comentada y el acceso a recursos educativos gratuitos en línea son herramientas útiles para mantener el cerebro en ejercicio durante la cuarentena.
Fomentar la lectura comentada y el acceso a recursos educativos gratuitos en línea son herramientas útiles para mantener el cerebro en ejercicio durante la cuarentena.

En la plataforma electrónica de la Unesco, los usuarios tiene acceso a atlas ilustrados y fotografías, la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, una carta de Cristóbal Colón que pueden ser el punto de partida para investigar más sobre un tema en específico en Internet y así crear conversaciones sobre el mismo en el hogar. Educarse en casa en tiempos del coronavirus también implica entender que no todo nos lo tiene que dar servido: un recurso educativo puede ser el punto de partida para generar nuevos contenidos y estimular la creatividad y la imaginación.

Aumentar la lectura también es una buena opción para educarse, con apoyo de las tecnologías durante estos días y siempre. La aplicación sueca Storytel: Audiolibros y E-books ofrece miles de audiolibros y libros electrónicos con una suscripción gratuita por 30 días. Por su parte, el Hay Festival ofrece desde el lunes 16 de marzo y hasta el 4 abril charlas diarias virtuales y abiertas a todo público, con figuras con Ida Vitale, Leonardo Padura, Joseph Stiglitz y Leila Guerriero. Para los jóvenes de 16 años a 25 años, Hay Festival ofrece, con registro previo, acceso al archivo de audios y videos de conversatorios de los mejores escritores del mundo.

Sacar un libro ilustrado en casa y comentarlo con los más pequeños también es una forma de incentivar el gusto por las letras y de mantener al cerebro en ejercicio durante estos días fuera de las aulas. Otra opción es la creación de historias a partir de una imagen que observen los niños en sus dispositivos electrónicos.

¡No hay excusas! El Ministerio de Educación Pública (MEP) también tiene a disposición en su plataforma en Internet Educ@tico una serie de recursos didácticos para aprovechar este tiempo y mejorar en habilidades matemáticas, de lectura, de comprensión lectora, educación vial, educación ambiental y todos ellos están segmentados según edad o grado académico y con guías de mediación pedagógica para aplicarlos en casa.

Todos debemos procurar que, entre otras cosas, esta crisis promueva la innovación, la creatividad y la inclusión en lugar de incrementar las desigualdades ya existentes en el aprendizaje. Solo leyendo más y educándonos más, lograremos combatir la ignorancia, las brechas educativas y evitar que haya gente que piense que está a salvo del nuevo virus corriendo al supermercado a comprar papel higiénico y por montón.

Si conoce de más recursos educativos que se puedan aprovechar durante estos días, compártalos por favor al comentar en mi cuenta en Twitter (@albertobace) o al correo electrónico barrantes.ceciliano@gmail.com