Manuel Herrera. 17 abril, 2018

Atrás quedaron los personajes de Gallito Pinto. Ahora, las actrices María Torres y Marcia Saborío le hacen frente a un nuevo reto actoral, esta vez en el escenario del Teatro Espressivo, en el centro comercial Momentum Pinares (Curridabat).

Las intérpretes son parte del elenco de la obra Contigo pan y cebolla, que se estrenará en esa sala este viernes 20 de abril y permanecerá en cartelera hasta el domingo 17 de junio.

En el montaje, Saborío y Torres abandonan la farsa propia de los personajes que las popularizaron durante décadas para darles vida a Fefa y Lala. Se trata de dos interpretaciones que mantienen la esencia de la comedia, pero están más apegadas a la realidad de algunas poblaciones.

Marcia Saborío y María Torres en 'Contigo pan y cebolla' del Teatro Espressivo con dirección de Eugenia Chaverri. Fotografía: Esteban Chinchilla.
Marcia Saborío y María Torres en 'Contigo pan y cebolla' del Teatro Espressivo con dirección de Eugenia Chaverri. Fotografía: Esteban Chinchilla.

“Es distinto. Ahora, somos María y Marcia haciendo papeles más alejados de lo que hemos hecho por años, pero que fácilmente podrían mezclarse con algunos de esos personajes (los de Gallito Pinto)”, dice Torres, quien en Contigo pan y cebolla hace el papel de Fefa, adulta mayor.

“A este personaje tuve que darle otro tipo de contenido, no trabajarlo en la farsa, sino en la verdad; lo moldeé muy cercana a mis tías y a la mamá de amigos para ir buscando un trabajo serio y completamente diferente a la adulta mayor que tengo yo en Gallito Pinto (Juana). Traté de alejarlo lo más posible de este personaje y, aunque sí ha sido complicado, lo he disfrutado”, comentó Torres.

La misma situación enfrentó Marcia Saborío cuando comenzó a estudiar el personaje de Lala, madre, ama de casa e hija de Fefa, quien se desvive por mantener las apariencias frente a una sociedad que juzga a las personas por sus bienes materiales.

“Soy actriz dramática y es una felicidad que se me presente un reto actoral. No es lo que la gente suele ver en mí, pero es lo que amo hacer porque es teatro. Y en la construcción de este personaje (Lala) tuve que lidiar con todos mis personajes anteriores que, de alguna forma u otra, quisieron salir. También luché conmigo misma, con Marcia. Sin embargo, tener a María cerca fue importante en ese proceso porque ella me decía ‘ahí se te sale La Fruta (Prohibida), ahí se te sale La Cuatrufia...'; entonces, María me ayudó mucho en la filtración de esos personajes”, contó Saborío.

Para ambas actrices, Contigo pan y cebolla representa una oportunidad que buscaban desde hace unos meses, cuando comenzaron a externar la inquietud de participar en un montaje que les exigiera de otra forma como actrices y que las proyectara frente al público de otra manera.

La oportunidad les llegó a finales del año pasado cuando el Espressivo les ofreció ser parte del elenco de Contigo pan y cebolla, que pone en escena el texto del conocido dramaturgo cubano Héctor Quintero (1942-2011). La obra es dirigida por la reconocida Eugenia Chaverri.

María Torres es Fefa en 'Contigo pan y cebolla'. Fotografía: Esteban Chinchilla.
María Torres es Fefa en 'Contigo pan y cebolla'. Fotografía: Esteban Chinchilla.

Este martes, Chaverri confesó a Viva que fue en una reunión del año pasado con los administradores del Espressivo que ella insinuó el anhelo de contar con las actuaciones de Marcia y María. Semanas después, celebró que ambas aceptaran participar en el montaje y a las puertas del estreno reconoce la satisfacción de tenerlas en la puesta en escena.

“Son tan buenas y tan profesionales que dirigirlas ha resultado bastante fácil”, dijo Chaverri, quien en el último año protagonizó la cinta Violeta al fin, de la cineasta costarricense Hilda Hidalgo.

En detalle

Además de Marcia y María, en la obra actúan José Manuel Elizondo, Katia Mora, Daniel Rivera, María Luisa Garita y Douglas Cubero.

“He trabajado con un gran placer con todos ellos. Todos se han entregado maravillosamente y ha sido un proceso muy rico en todo lo que ha sido la retroalimentación entre la dirección y la parte actoral”, agregó Chaverri.

La directora de Contigo pan y cebolla comentó que se trabaja de forma íntegra el texto de Héctor Quintero. “La obra es excelente en su naturaleza; está tan bien construida como una obra convencional que se me impuso esa estructura. Es una propuesta realista y no es riesgosa. Es muy convencional y lo convencional siempre le gusta al público”, detalló.

Marcia Saborío y María Torres en 'Contigo pan y cebolla' del Teatro Espressivo con dirección de Eugenia Chaverri. Fotografía: Esteban Chinchilla.
Marcia Saborío y María Torres en 'Contigo pan y cebolla' del Teatro Espressivo con dirección de Eugenia Chaverri. Fotografía: Esteban Chinchilla.

Contigo pan y cebolla es una hilarante comedia que retrata las dificultades de una familia de clase media de la década de los años 60. Su jefe de familia, Anselmo, como único proveedor, se sacrifica para que sus hijos tengan educación privada, a pesar de su salario, y Lala, su esposa, se mantiene con el rol de ama de casa.

Entre las adversidades económicas de la familia y el mundo consumista y de poses, Lala quiere mantener las apariencias en una sociedad que juzga por las pertenencias materiales y se obsesiona con la compra de un refrigerador, novedad del momento.

“La obra es para sensibilizar a la gente sobre lo que es uno mismo. Tiene la enorme ventaja de poner a reflexionar y pensar con la risa. Te puede hacer llorar y reír al mismo tiempo”, expresó la directora.

Por su parte, María Torres destacó: “Contigo pan y cebolla es darle a la gente un poco de lo que fue nuestra vida hace más de 50 años, cómo eran las familias, cómo vivían, cuáles eran las carencias, las alegrías, las necesidades…”.

Saborío agregó que será el público el que deberá determinar en qué punto de la obra se identifica.

“A pesar de que el mundo ha evolucionado esta obra es como un espejo retro que nos enseña de dónde venimos y qué deberíamos cambiar. Por ejemplo, el padre proveedor que tiene todo sobre sus hombros y la esposa que sigue en la casa; podríamos correr el peligro de que algunas mujeres crean que ese es su rol aún hoy u hombres que crean que también ese es su rol de llevar todo a la casa. Hay gente que sigue repitiendo roles como esos y es bueno reflejar ese salto que, necesariamente, hay que dar”, consideró.

Eugenia Chaverri dirige 'Contigo pan y cebolla'. Fotografía: Archivo LN.
Eugenia Chaverri dirige 'Contigo pan y cebolla'. Fotografía: Archivo LN.

Contigo pan y cebolla se presentará los viernes y sábados, a las 8 p. m., y los domingos, a las 6 p. m. Las entradas tienen precios de ¢20.000 en zona vip (incluye una bebida, ingreso preferencial a la sala y asientos en las primeras filas del teatro) y ¢15.000 en el área general. Se venden en boleteria.espressivo.cr.