Juan Fernando Lara, Hugo Solano C.. 31 mayo, 2018
Personal de la sección de Robos y Hurtos del OIJ de San José detuvo hoy a seis sospechosos de robar gasolina a Recope. Este es uno de los camiones que participaba en las sustracciones. Foto: Cortesía Fiscalía
Personal de la sección de Robos y Hurtos del OIJ de San José detuvo hoy a seis sospechosos de robar gasolina a Recope. Este es uno de los camiones que participaba en las sustracciones. Foto: Cortesía Fiscalía

La Policía capturó este jueves a seis personas ligadas a una banda dedicada a robar combustible de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), cuyas pérdidas, solo en este mes, se estiman en $2 millones.

En un comunicado enviado esta mañana por la Fiscalía, se informó sobre 10 allanamientos realizados en los cantones de Puriscal, Heredia y Mora.

En Mercedes Norte de Puriscal se detuvo al líder del grupo, de apellidos Jiménez Guzmán, a quien se le atribuye el delito de robo agravado, por supuestamente sustraer combustible de dos tomas ilegales localizadas en una calle paralela a la ruta 27 (San José-Caldera), específicamente en los kilómetros 37 y 40.

Según la investigación, a cargo de la Unidad Operativa de Dirección Funcional de la Fiscalía, ese combustible se vendía en una gasolinera propiedad de Jiménez que se localiza en San Francisco de Heredia.

La investigación conjunta de Fiscalía, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), determinó que, desde el 4 de mayo y hasta este 31 de mayo, la pérdida para la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) asciende a $2 millones.

Sin embargo, se estima que las pérdidas son mucho mayores, aunque se desconoce desde cuándo operaba este grupo delictivo en perjucio de Recope.

Entre los seis detenidos está un hombre de apellidos Jiménez Guzmán, líder de la banda. Foto: OIJ
Entre los seis detenidos está un hombre de apellidos Jiménez Guzmán, líder de la banda. Foto: OIJ

Además de Jiménez, las otras personas detenidas hoy son el administrador de la bomba, de apellidos Parra Zumbado, y cuatro personas más que eran las encargadas de extraer el combustible y trasladarlo hasta la gasolinera, de apellidos Cruz Osorio, Gómez Rojas, Bermúdez Chaves y Solís Morales.

Fincas, camiones y gente experta

La pesquisa determinó que este grupo utilizaba camiones y camionetas para sustraer el combustible de las válvulas clandestinas del poliducto La Garita-Barranca.

Los agentes judiciales detectaron que en Balsa de Atenas, en dos propiedades, funcionaban varios sistemas de llaves para robar diésel, gasolina para vehículos y gasolina para aviones (Jet Fuel).

En uno de esos terrenos se descubrieron caminos internos por donde circulaban las vagonetas y otros vehículos, hasta un área oculta de abastecimiento de combustible.

Luego se llevaban el hidrocarburo en tanquetas plásticas o camiones, no autorizados para el transporte de carburante, y lo escondían en un predio localizado en San Francisco de Heredia, que también fue allanado hoy.

Por último, desde allí salían los cisternas cargados de combustible para la gasolinera de Jiménez, donde se vendía el producto al consumidor.

Todo esto lo pudo documentar la Policía Judicial con la ayuda de la Sección de Vigilancia Aérea del Ministerio de Seguridad Pública.

Wálter Espinoza, director del OIJ, detalló que la investigación se inició en enero, luego de que Recope alertara a la DIS sobre la sustracción.

El funcionario explicó que todos los integrantes de la organización fueron capturados este jueves, y entre ellos figuran personas con conocimiento en la forma de colocar llaves en el oleoducto sin causar derrames ni incendios.

No hay funcionarios de Recope relacionados con los robos.

La casa de Jiménez, en Puriscal, también fue allanada. Además, el cisterna usado para llevar el combustible de Atenas a Heredia pertenece a una sociedad anónima donde también figura este hombre.

Estaba previsto que hoy se le tomaran las declaraciones indagatorias a los sospechosos, quienes fueron trasladados a la sede de la Unidad Operativa de Dirección Funcional, en el I Circuito Judicial de San José.

Posteriormente, la Fiscalía analizará las medidas cautelares por solicitar ante el Juzgado Penal de Atenas.

Cerca del punto donde vulneraron el oleoducto, en Balsa de Atenas, la red había dispuesto una zona para el trasiego del combustible que robaban a Recope. Foto: OIJ
Cerca del punto donde vulneraron el oleoducto, en Balsa de Atenas, la red había dispuesto una zona para el trasiego del combustible que robaban a Recope. Foto: OIJ
Los robos en el Caribe

Sustracciones como esta también se han detectado en otros puntos del oleoducto en Matina y Siquirres desde años atrás.

El año pasado un derrame estuvo a punto de causar un desastre en Río Blanco de Limón y los bomberos tuvieron que evacuar varias casas.

A inicios de este año la Policía informó de que al menos 10 bandas se dedican al robo de combustible al Estado.

Varias inspecciones realizadas por policías entre agosto y diciembre dieron como resultado la localización de 30 tomas, la mayoría se ubica entre Siquirres (Limón) y Turrialba (Cartago).