Hugo Solano C.. 12 febrero

(Video) Pluma de ceniza en el Turrialba volvió a llegar a 1 km de la cima

El volcán Turrialba emitió este lunes una intensa emanación de ceniza que alcanzó un kilómetro de altura y cubrió vehículos, vegetación y varios instrumentos de medición en las estaciones cercanas al coloso.

Jean Paul Calvo y Alejandro Argüello, técnicos de la Red Sismológica Nacional captaron este lunes varias fotos y video de la actividad que prácticamente ha sido constante durante lo que llevamos de febrero.

Rótulos, techos, carros y calles con ceniza en Finca La Central este lunes. Foto: Diego Núñez.
Rótulos, techos, carros y calles con ceniza en Finca La Central este lunes. Foto: Diego Núñez.

Floribeth Vega, geógrafa del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) relató que no han sido erupciones explosivas, pero al ser repetitivas generan reportes de caída de ceniza desde varios puntos del Valle Central, así como de los poblados en las cercanías del cráter.

El verdor de estas plantas en el sector de La Central, Santa Cruz deTurrialba, sucumben ante la ceniza que les cae. Foto: Jean Paul Calvo y Alejandro Argüello.
El verdor de estas plantas en el sector de La Central, Santa Cruz deTurrialba, sucumben ante la ceniza que les cae. Foto: Jean Paul Calvo y Alejandro Argüello.

El material más grueso es el que cae más cerca del volcán, mientras que las partículas finas quedan suspendidas por horas en la atmósfera y el viento las deposita en Heredia, Alajuela, Escazú y otros puntos del Valle Central, donde el viento las empuja y, ante la escasez de lluvias, no hay barreras que corten su trayectoria y viajan hasta unos 50 kilómetros.

La pluma grisácea mantuvo este lunes varios pulsos de diferente altura que volvieron a alcanzar un kilómetro. Foto: Jean Paul Calvo y Alejandro Argüello.
La pluma grisácea mantuvo este lunes varios pulsos de diferente altura que volvieron a alcanzar un kilómetro. Foto: Jean Paul Calvo y Alejandro Argüello.

A las 4:30 a. m. de este lunes la pluma alcanzó un kilómetro de altura desde la cima y en la tarde algunos pulsos rondaron los 600 metros, dijo Vega.

El 30 de enero pasado la columna también alcanzó un kilómetro, situación que se repitió el martes seis de febrero.

Las estaciones sismológicas y cámaras de vigilancia requieren mantenimiento constante debido a la actividad eruptiva de los últimos días, en aras de permitir a los científicos seguir el pulso de ese volcán que está a 3.340 metros sobre el nivel del mar.

Las dos lagunas meteóricas cercanas al cráter activo mantienen sus niveles y color turquesa, debido a que en esas latitudes todavía se registran lluvias ocasionales. Fotos: Jean Paul Calvo y Alejandro Argüello
Las dos lagunas meteóricas cercanas al cráter activo mantienen sus niveles y color turquesa, debido a que en esas latitudes todavía se registran lluvias ocasionales. Fotos: Jean Paul Calvo y Alejandro Argüello

De acuerdo con Floribeth Vega, las personas con propensión a alergias, asma y otros problemas respiratorios deben procurar no exponerse al material volcánico.

Dijo que la señal sísmica del coloso no revela señales fuertes y que por ahora se espera que siga así, como parte de lo normal en un volcán activo.


Este lunes los técnicos Jean Paul Calvo y Alejandro Argüello. de la RSN, daban mantenimiento de las estaciones sismológicas y fueron testigos cercanos de las nubes de ceniza y aerosoles que han caracterizado este mes la cima del Turrialba. Foto: RSN
Este lunes los técnicos Jean Paul Calvo y Alejandro Argüello. de la RSN, daban mantenimiento de las estaciones sismológicas y fueron testigos cercanos de las nubes de ceniza y aerosoles que han caracterizado este mes la cima del Turrialba. Foto: RSN