Blog

Comida casera sin tener que cocinar

Una nueva marca salió al mercado con una oferta de comida pasteurizada y empacada al vacío

No podemos negar que nos encanta la comida casera: un arroz con pollo con frijoles molidos, un casado o una carne mechada; pero lo cierto es que no todos tenemos tiempo para cocinar. Si este es su caso, le contamos de Cojollitos, una nueva marca de comida casera lista y empacada al vacío, que puede comer en casa o llevar a la oficina. Su presentación es práctica para transportar e incluso puede ser colocada directamente en el salveque o bolso sin riesgo de derrame.

Se trata de un emprendimiento de comida preparada bajo estrictos protocolos de cocción y manipulación de alimentos. Es pasteurizada después de ser empacada al vacío, lo cual garantiza la seguridad alimentaria. Inmediatamente se somete a un enfriamiento rápido y posteriormente se conserva en óptimas condiciones.

Entre las opciones que ofrece se encuentran el gallo pinto, gallo pinto con carne en salsa, arroz con pollo, arroz con pollo y frijoles molidos, casado con carne en salsa y casado con pollo en salsa, con un rango de precios que va desde ₡1,350 a ₡3,400.

Estos alimentos se preparan en una cocina certificada por la prestigiosa entidad estadounidense, Cocina Verify, que da fe de la seguridad alimentaria (buenos hábitos de manipulación y sanitización).

Además, desde hace varios años se ha realizado un riguroso trabajo con APPCEL (Asociación Pro Personas Celiacas) para garantizar que los alimentos están libre de gluten.

“Cojollitos es un producto saludable, rico, seguro y sumamente práctico de llevar y consumir. Ya está disponible en cadenas como Perimercados, Más x Menos y Waltmart. Se espera que muy pronto esté disponible en otros supermercados”, explicó Amanda Apéstegui, gerente de Cojollitos.

Como su empaque es fuerte y seguro, no corre riesgo de contaminación, derrames o fugas. Se pueden colocar junto a alimentos con gluten y otros alérgenos sin riesgo a que se contamine.

Una de las grandes ventajas es que, dependiendo del producto, puede permanecer unas 6 a 8 semanas en refrigeración o 12 a 24 horas sin refrigeración.

Como su empaque es sellado al vacío, para calentarlo solo se le pinchan unos agujeros y se mete al microondas. Puede ser consumido en el mismo empaque o servido en plato si lo desea

Shirley Ugalde

Shirley Ugalde

Periodista graduada de la Universidad de Costa Rica. Durante 10 años editó una revista de gastronomía y turismo.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.