José Pablo Alfaro Rojas. 2 abril
Bryan Ruiz, durante una práctica de la Selección de Costa Rica. Fotografía: José Cordero.
Bryan Ruiz, durante una práctica de la Selección de Costa Rica. Fotografía: José Cordero.

Bryan Ruiz suma un año y cuatro meses sin jugar un partido oficial, pero sigue presente hasta en los anuncios más recientes de la Federación Costarricense de Fútbol.

Hace apenas unas horas, el futbolista de 34 años, varado en el Santos de Brasil, aparecía en una campaña de la Fedefútbol que le pide al aficionado quedarse en casa y ''ganar este partido”, junto a otros jugadores líderes de la Sele como Keylor Navas, Shirley Cruz, Celso Borges y Raquel Rodríguez.

En medio de una coyuntura que no favorece a ningún deportista, Bryan es, probablemente, la gran excepción a la regla.

Tres preparadores físicos consultados por La Nación reconocen que como todos los futbolistas de Costa Rica y la mayoría en el mundo están perdiendo un alto porcentaje de su forma deportiva a diario, Bryan podría equipararlos y adaptarse mucho más rápido de lo previsto, por lo que le beneficiaría conseguir un nuevo equipo a mitad de año.

El encargado del área física de la Tricolor Mayor, Erick Sánchez, explicó que entrenar en casa solo contribuye en un porcentaje a la forma deportiva, pues es en el entrenamiento colectivo que se trabajan los aspectos físicos más específicos, como la condición, el desempeño táctico y la sensibilidad para los gestos técnicos.

Bryan Ruiz durante un partido disputado ante Nicaragua por la fase de grupos de la Copa Oro. Fotografía: José Cordero.
Bryan Ruiz durante un partido disputado ante Nicaragua por la fase de grupos de la Copa Oro. Fotografía: José Cordero.

El preparador manudo, Juan Carlos Herrera, señala un buen ejemplo de esto, al explicar que en un ejercicio simple de seis contra seis se cumplen múltiples objetivos: 1. Se trabaja con la pelota de por medio. 2. Los jugadores arrancan, frenan y vuelven a arrancar para perseguir la esférica. 3. Se hacen toques y se trabaja la presión al mismo tiempo.

Cuando se llegue al 13 de abril, la fecha prevista para que los jugadores vuelvan a las prácticas (está en veremos) en el país, ya se habrá cumplido un mes sin entrenar, lo que los especialistas consideran un periodo largo que influirá sustancialmente en la condición de los futbolistas.

De alargarse dos o hasta tres meses el regreso al fútbol, dos escenarios posibles en este momento en muchos países, la caída física sería aún mayor, pues Herrera explicó que con solo un mes sin entrenamientos colectivos ni partidos, el futbolista podría perder entre un 60 y un 80% de su forma física.

Este panorama da ventaja a aquellos jugadores con condiciones individuales innatas, que no dependen tanto de lo físico y marcan una diferencia a partir de sus habilidades naturales.

“Una vez que pase la crisis, todos los jugadores van a estar mal y en nuestra confederación nos está afectando a todos en un mismo nivel. Esto hace que sea una gran ventaja para Bryan, que si logra ubicarse en un club a mitad de año, va a llegar parecido al resto de futbolistas”, explicó Sánchez.

“Él tiene la ventaja de que es muy bueno, posee control de pelota y esto seguirá así, al igual que el desempeño táctico, eso no lo va a perder. Es conveniente para él ponerse a tono físicamente y empezar casi igual que los demás”, añadió.

¡Estamos convocados!

¡Estamos convocados! Ya lo dijo el Ministerio de Salud: así como nos unimos para celebrar los triunfos de nuestras selecciones, ahora debemos unirnos para superar juntos esta emergencia. ¡Este partido lo ganamos tod@s! #SomosLaFedefutbol 🇨🇷 #QuedateEnCasa 🏠

Posted by Federación Costarricense de Fútbol on Tuesday, March 31, 2020

Mucho trabajo. Tanto Herrera como el preparador Vinicio Rodríguez, coinciden en que el actual escenario le facilita las cosas, pero no quiere decir que se la pueda tomar a la ligera.

Ruiz necesita un periodo de evaluación previa y un trabajo individual específico; de cómo se sienta en el día a día, es que se determinará el tiempo que tarde para jugar un partido completo.

Rodríguez agregó que la edad es un factor que complica las cosas, pues con el paso de los años es más complicado recuperar el mejor estado de forma.

"Como los demás tuvieron un parón, eso le podría ayudar y hasta cierto punto llegar muy equiparado, pero se debe tomar en cuenta su edad, pues debe dosificar las cargas y le va a costar más recuperar", comentó Rodríguez.

Ruiz termina contrato con el Santos de Brasil en diciembre de 2020, pero a mitad de año ya puede negociar con cualquier club, tal y como lo establece FIFA.

Desde que Rónald González asumió la Mayor, explicó que el mundialista de Brasil 2014 y Rusia 2018 tiene las puertas abiertas, siempre y cuando sume minutos.

“No me gusta la inactividad que él está teniendo en la parte competitiva, él puede entrenarse muy bien, pero si un jugador de fútbol no tiene el estímulo competitivo, el roce de juego establecido que se requiere en una selección, va a ser muy difícil que esté", explicó González, el pasado 26 de febrero.