Fiorella Masís. 5 abril

La lista de problemas en Saprissa es larga y aunque lo principal es la evidente ausencia de victorias, hay otras misiones imposibles para el técnico Roy Myers.

Una de ellas es la dificultad para repetir el once estelar, ya sea por decisión propia o las vicisitudes sufridas con jugadores lesionados y sancionados.

Daniel Colindres (izq.) es uno de los jugadores que no ha podido ser estelar en Saprissa durante este torneo por las sanciones. Foto: Rafael Pacheco
Daniel Colindres (izq.) es uno de los jugadores que no ha podido ser estelar en Saprissa durante este torneo por las sanciones. Foto: Rafael Pacheco

Lo cierto es que después de diez partidos dirigidos, no existe una alineación igual de un partido a otro.

Decir que ahí está parte de la mala racha morada es algo aventurado, pero sí deja en evidencia la inestabilidad con que convive el camerino en este momento.

Así como puede aparecer una figura de poca regularidad en el once, los supuestos titulares indiscutibles son enviados a la banca, como sucedió con Michael Barrantes ante Guadalupe.

Tampoco ha sido extraño recurrir a una rotación inexplicable en medio de un juegos de necesidad. Ejemplo de ello han sido las ausencias de Christian Bolaños.

La primera vez en que ni siquiera apareció en el banquillo no hubo mayor problema, pues Saprissa ganó 4-2 a Limón.

“Les vamos a dar descanso para que cuando venga… insisto, todos los partidos son importantes, todos, pero que cuando venga ese partido que consideramos más importante, esté con toda la energía posible. Que no haya ninguna molestia, ningún golpe”, dijo el pasado 19 de febrero.

El problema fue cuando aparecieron los empates y derrotas. Ahí parecía urgente contar con los de más experiencia, pero Bolaños se perdió visitas a Guápiles y Jicaral.

Myers explicó que al no estar al 100% del rendimiento, era mejor rotar.

“Él está bien, pero se resiente y yo prefiero que el jugador esté al 100%. Si no se está al 100% merma el rendimiento colectivo del equipo”, mencionó después de jugar contra los puntarenenses.

Desde el día uno las lesiones también se han encargado de hacerle el trabajo aún más difícil al técnico de la S.

En su debut, ante Pérez Zeledón, registró la primera baja, con el joven Mathew Bolaños, quien esta semana podría regresar a los entrenamientos.

Su primer plan, de apostar por un joven en la banda izquierda, se esfumó.

Dos juegos después se vio obligado a variar la portería, porque Aarón Cruz se lesionó y en su lugar ingresó Alejandro Gómez durante seis partidos.

Ese grupo de lesionados incluye a Orlando Sinclair y Ariel Rodríguez, principalmente y como parte de los futbolistas que más echa de menos el equipo.

Y por si fuera poco, están los castigos. Daniel Colindres no pudo iniciar el torneo y ahora está sancionado de nuevo, Kendall Waston se perdió dos juegos por la misma razón y Michael Barrantes tres.

Pero cuando Myers se topa frente a la posibilidad de repetir o al menos mantener una estabilidad en el grupo titular, apuesta por otras alternativas. Para ejemplos Barrantes y Bolaños, o el mismo Angulo, quien fue relegado al banco en varios juegos.

En las últimas cuatro fechas (Jicaral, Sporting, Guadalupe y Cartaginés) hizo, al menos, tres cambios, la mayoría obligados.

Entre Sporting y Guadalupe hubo siete variantes. Entre ellas Douglas Sequeira no apareció más como estelar y Esteban Rodríguez “le quitó” el campo a Barrantes.

Debió incluir a Fabriccio Alemán por la lesión de Ariel y le devolvió el puesto de titular al arquero Cruz.

Las malas noticias no paran para el equipo morado. Las últimas sucedieron ante los brumosos, con pocos minutos en cancha salió lesionado el joven Keymark Davis y David Guzmán abandonó a mitad del juego por precaución.

“Vamos a tratar de resolver con todas estas vicisitudes”, dijo el Myers pensando en la Liga de Campeones de Concacaf.

Saprissa jugará el miércoles a las 4 p. m. ante el Philadelphia Union.

SaprissaLN es el canal de Telegram exclusivo para seguidores morados.
SaprissaLN es el canal de Telegram exclusivo para seguidores morados.