Fiorella Masís. 5 abril

Roy Myers cree que los argumentos suenan a excusa y Kendall Waston considera insuficiente dar razones del mal momento de Saprissa mientras sigan empatando o perdiendo los partidos.

En el equipo morado se acabó el discurso, así como las ideas sobre la gramilla, los goles y los buenos resultados.

Roy Myers prefiere reservarse las razones de por qué Saprissa no encuentra la victoria. El entrenador tiene una racha de siete partidos sin ganar, como sucedió el pasado 20 de marzo, cuando perdió ante Sporting FC en el estadio Ernesto Rorhmoser de Pavas / Fotografia: John Durán
Roy Myers prefiere reservarse las razones de por qué Saprissa no encuentra la victoria. El entrenador tiene una racha de siete partidos sin ganar, como sucedió el pasado 20 de marzo, cuando perdió ante Sporting FC en el estadio Ernesto Rorhmoser de Pavas / Fotografia: John Durán

Siete juegos sin ganar también hacen ver a un equipo con la moral por el piso y sin mayores explicaciones sobre una de sus peores rachas.

El estratega morado apunta a lo lógico: están preocupados y se están ocupando.

Pero desde su perspectiva no cabe la palabra crisis y al hablar sobre algunos de los problemas del club, tan solo señala la dificultad vivida con las lesiones y los jugadores sancionados.

Saprissa perdió a sus delanteros centro, Orlando Sinclair y Ariel Rodríguez, mientras Daniel Colindres cumple una sanción de tres cotejos por expulsión. Ante los brumosos también se ausentó Jordy Evans, quien debió purgar un juego de sanción por acumular cinco tarjetas amarillas.

Y aunque es obvia la dificultad de los tibaseños por hacer goles (apenas cuatro en siete partidos), los problemas de Saprissa van más allá de quién anote el gol, porque en general el equipo carece de capacidad para generar peligro en el arco contrario.

Ante Cartaginés lo evidenció, con apenas tres tiros al marco y encimado por los locales.

Difícilmente sus laterales provocan aproximaciones por los costados; los volantes, muchas veces nombrados como los mejores del equipo hoy están lejos de su nivel.

Y aunque no estamos hablando de un conjunto que recibe gran cantidad de anotaciones, 17 en 16 juegos, cuando el rival se acerca, normalmente pone en aprietos a la zaga.

“Si digo algo acá (en conferencia de prensa) se va a desvirtuar, por lo que espero seguirle dando, esperando que esto cambie”, dijo el entrenador morado el domingo.

Similar a lo expuesto tras igualar ante Guadalupe, el Maravilloso sigue “confiando” en que la victoria llegará y en la capacidad del plantel para levantarse y clasificar.

Waston, por su parte, comparte la preocupación, pero al momento de dar los motivos, se queda con pocas palabras.

“Muchas veces decimos, ¿qué vamos a hacer? La realidad es que ganando es la única solución. A veces uno quiere darle una buena respuesta a los aficionados, pero no hay mayor respuesta que con resultados”.

¿Pero cuáles son los errores de la S?

Waston afirma que “tampoco voy a matarme o matar a mi equipo”, diciendo cuáles son.

“Cuando Cartaginés fue superior fue cuando no estuvimos ordenados. Ellos no no estaban presionando a full arriba, era un bloque intermedio y una vez que jugaban a nuestro error o la velocidad por costados, sufrimos una parte con algunos contragolpes; en segundo en tiempo tuvimos un poco de peligro”.

Ese peligro al que se refiere el zaguero se dio en los últimos minutos, porque antes de eso provocó poco ante el guardameta Darryl Parker.

La falta de autocrítica aparece cuando el Saprissa se alista para enfrentar la Liga de Campeones de Concacaf, este miércoles a las 4 p. m. ante el Philadelphia Union de la MLS.

Entre las malas noticias, la buena es que los tibaseños podrán contar con Daniel Colindres, otra arma para intentar terminar con la escasez de anotaciones, fundamental en el primer juego de la serie de octavos de final.

La vuelta del torneo será el próximo miércoles 14 de abril, en la ciudad estadounidense.

SaprissaLN es el canal de Telegram exclusivo para seguidores morados.
SaprissaLN es el canal de Telegram exclusivo para seguidores morados.