Fanny Tayver Marín. 6 enero
Según la prensa hondureña, Henry Figueroa está pidiendo asilo político en otro país. Fotografía: José Cordero
Según la prensa hondureña, Henry Figueroa está pidiendo asilo político en otro país. Fotografía: José Cordero

La casa de Henry Figueroa se encuentra rodeada de policías, quienes le brindan protección especial, luego de que a eso de las 10 p. m. del domingo, unos pistoleros en motocicleta dispararon en múltiples ocasiones contra el vehículo en el que viajaba el exdefensor de Liga Deportiva Alajuelense.

El atentado se dio en el sector del anillo periférico en dirección hacia el residencial Las Uvas, en Tegucigalpa, cuando el futbolista se dirigía hacia su casa.

Televicentro describe lo sucedido así: “Sujetos en motocicleta le dispararon en cuatro ocasiones al vehículo en el que se transportaba Figueroa. Dos de los impactos fueron a dar al vidrio frontal de la camioneta al lado del pasajero, a escasos centímetros del conductor. Afortunadamente, el mismo pudo orillarse y salir en carrera ileso, pidiendo auxilio en las casas cercanas al atentado, quien logró hacer una llamada a la policía pidiendo su asistencia inmediata”.

En dicho informe, esa televisora destaca que el seleccionado hondureño está pidiendo asilo en otro país, de acuerdo con lo que manifestaron algunos familiares y allegados al jugador. Esa misma información la recopila el Diario Diez.

“Ya es un tercer atentado que ha sufrido y se ha dicho que ha puesto la denuncia de la policía, referente a estas situaciones y parece que le han hecho caso omiso. Entonces, es por ello que ha ocurrido a otros organismos para preservar su vida y que después de lo sucedido el domingo se puedan tomar medidas de protección para este futbolista”, mencionó Kelvin López, el periodista de Televicentro que estaba transmitiendo en vivo desde donde ocurrió el atentado.

El presentador que estaba en el estudio comentó: “Lo que ha dicho Kelvin López es ponerle mucha atención, ya son varias y son reiteradas las ocasiones en que ha dicho el jugador hondureño que ha sufrido este tipo de atentados y este tipo de persecución, teme por su vida y ha solicitado asilo, oiga bien, ha solicitado asilo en otro país, o lo va a solicitar en otro país, porque cree que en Honduras no tiene los elementos de seguridad necesarios para conservar su vida”.

Así quedó el parabrisas del carro de Henry Figueroa. Fotografía: Diario Diez
Así quedó el parabrisas del carro de Henry Figueroa. Fotografía: Diario Diez

Y añadió: “Este elemento noticioso es importante, porque el futbolista Henry Figueroa está solicitando asilo en otro país, porque cree que en Honduras su vida no está completamente segura".

El futbolista salió ileso, debido a que ese vehículo en el que se transportaba era blindado. Es decir, las balas no llegaron directamente a él.

De acuerdo con El Heraldo de Honduras, cuando los cuerpos de socorro llegaron a donde se encontraba Figueroa, lo hallaron en estado de nerviosismo. Ahí también hablan de que solicitó asilo político en otro país y que “a sus 27 años de edad, Figueroa habría acudido a otras instancias para proteger su vida y la de su familia, luego de haber realizado varias denuncias a la Policía Nacional tras recibir constantes amenazas de muerte”.

Según el Diario Diez, el futbolista solicitó que lo ayudaran a denunciar una serie de perfiles falsos en los que se publican fotografías haciéndose pasar por él, pues indicó a ese medio de comunicación que él no tiene redes sociales.

Esa es la camioneta en la que viajaba Henry Figueroa. Fotografía: Diario Diez
Esa es la camioneta en la que viajaba Henry Figueroa. Fotografía: Diario Diez

El 27 de diciembre, el futbolista rompió el silencio. En una conversación con La Nación habló de sus problemas y admitió que nadie de su familia murió.

“Al finalizar el partido mi esposa recibió una llamada de un tío mío, pero no se escuchaba muy bien, porque era por WhatsApp. Mi esposa me transmitió que mi abuela había fallecido, pero todo era lo contrario. Cuando yo me senté y empecé a llamar a Honduras, no me caía la llamada”, reseñó Figueroa.

Indicó que después logró contactarse con su tío.

“Él me explicó todo, que después de que terminó el partido recibieron unas llamadas de las que no puedo dar detalles, con ciertas indicaciones. Al salir del partido se me hizo saber que había fallecido mi mamá (la abuela, pues así le dice) y yo quedé como loco, porque me decía ‘¿qué está pasando?’. Yo me vine para Honduras a arreglar los detalles, pero todo se me salió de las manos y tuve que quedarme más días”.

También apuntó que él quería jugar, “pero yo no me sentía bien emocionalmente. Mi familia ha recibido llamadas con amenazas y no puedo hablar más ni dar detalles”.

Durante su estancia en Alajuelense, Figueroa jugó 34 partidos. El último fue el 8 de diciembre, correspondiente al duelo de vuelta de la fase final contra Herediano.

Esa noche, los rojiamarillos forzaron a los manudos a una gran final. El catracho fue citado al control antidopaje y acudió al camerino que se acondiciona para esos efectos.

Según lo ha contado el propio presidente de la Comisión Antidopaje de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol), Eduardo Alfaro, estando ahí fue cuando Figueroa recibió la llamada en la que le comunicaban que había fallecido su mamá y le indicaron que pusiera su celular en altavoz, para corroborar lo que ocurría y en medio del drama que se vivía ahí, el futbolista se descompensó.

Alfaro indicó que por protocolo, a Figueroa se le excusó y realizaron otro sorteo, de modo que Jonathan Moya fue al control antidopaje.

El futbolista se marchó a Honduras y regresó a territorio nacional hasta el 17 de diciembre, cuando en el club le habían dado dos días para que fuera a lo que en principio se creía, un funeral.

Fue el 20 de diciembre cuando la Liga lo finiquitó. El sábado pasado, Agustín Lleida indicó: “¿Qué pasó? Que no volvió el fin de semana (para la gran final), también fue difícil contactarlo a él, pasó el fin de semana, no lo tuvimos en la final de ida. Regresó el martes siguiente, habían pasado ocho o nueve días y en ese momento yo sentí que había dejado tirado el equipo en el momento más importante del torneo”.

Lleida también dijo que cuando el jugador volvió a Costa Rica le explicó los problemas que estaba atravesando.

“La situación que tuvo, que pidió que no contara nada y por tema de privacidad, al ser algo personal no lo voy a contar, pero a pesar de ello, lo cité en el estadio, lo finiquité y dejó de ser jugador de Liga Deportiva Alajuelense”, acotó.