Editorial

Editorial: Hora de transparentar las compras públicas

La nueva ley, que entrará en vigor el primero de diciembre, si no prosperan los esfuerzos por frenarla, limita la contratación directa y ahorraría unos ¢587.000 millones anuales








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.