Editorial

Editorial: Amenaza populista

Es fácil para el populismo presentar a la prensa como adversaria y vincularla con el ‘statu quo’. También acusarla de manipulación cuando nada hay más manipulador que el populismo

Sin prensa no hay sociedad democrática. Por eso la ola de populismo desatada sobre el mundo en los últimos años encuentra un estorbo en el periodismo y en la libertad de expresión. No debe sorprendernos. La prensa, por su naturaleza, constituye, con otras instituciones, un contrapeso a la pretensión de acaparar el poder, sustituyendo los mecanismos democráticos por otros, más maleables.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.