Productos

Autoridades sueltan minúsculas avispas contra ‘dragón amarillo’ que daña cítricos

Liberación en dos tandas de 590.000 insectos parasitoides busca proteger 1.475 hectáreas de árboles frutales expuestos a nociva enfermedad

El Servicio Fitosanitario del Estado (SFE) empezó a liberar este mes de julio pequeñas avispas cuya misión es parasitar al insecto vector de una bacteria que provoca el “Dragón Amarillo” o Huanglongbing (HLB) en cultivos de cítricos.

Árboles afectados por ese mal producen frutos amargos y deformes.

Para evitar el daño en la producción de limones, naranjas y otros frutos, el SFE soltará unos 590.000 insectos parasitoides (la especie se llama Tamarixia radiata) en 1.475 hectáreas sembradas y distribuidas en ocho regiones del país, informó Gerardo Granados, jefe de Operaciones Regionales del Servicio.

La liberación de estos diminutos agentes de limpieza se hará en dos tandas la primera de las cuales es este mes con la dispersión de 295.000 individuos. El segundo despliegue será a inicios del octubre con los restantes 295.000 individuos.

La idea es distribuirlos en áreas de cítricos con mayor presencia del insecto vector (y por ende de la enfermedad) para mitigar el daño. Estas zonas comprenden las regiones Chorotega, Central Occidental, Brunca, Huetar Caribe, Central Sur (cantones de Puriscal, Mora, Acosta, Santa Ana Escazú), Pacífico Central, Región Huetar Norte y Región Central Oriental (en Cartago y Turrialba).

El HLB, que también se conoce como “Enverdecimiento de los cítricos” resulta de una compleja interacción entre el huésped (la planta, el árbol), el patógeno (la bacteria) y el vector que es el insecto transmisor llamado Diaphorina citri o psílido asiático.

Esta enfermedad causa maduración inversa en el fruto: el color amarillo empieza en la parte superior de la fruta y no de abajo hacia arriba como suele ocurrir.

Además, ocasiona caída prematura de frutos y aquellos que se mantienen en el árbol son pequeños y deformes. Una planta que es infectada cuando es joven después no llega a producir frutos.

Desde que en febrero del 2011 apareció en Costa Rica la enfermedad del Huanglongbing (HLB) o dragón amarillo, la producción entró en problemas, porque se trata de un problema letal y, por lo tanto, exige un aumento en los costos para tratar de controlarlo.

Los productores estiman que el costo de mantener una hectárea se incrementó en $500 anuales, ante la necesidad de fumigaciones contra esa enfermedad. Esto representa 20% del total de costos para esa área.

Pese al interés de los productores para controlar y sostener la bacteria, hoy está presente en todo el país y afecta, por ejemplo, árboles de traspatio o para autoconsumo plantados en las casas.

Desde esos sitios con bajo control fitosanitario se cree que se acentuó la propagación de este mal, advirtieron por separado Roberto Aragón, gerente general de Tico Frut, y Óscar Arias Moreira, empresario agrícola ligado a ese sector y exsocio de Del Oro, la otra gran empresa productora y procesadora.

Juan Fernando Lara S.

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, infraestructura, energía y telecomunicaciones.