Servicios

Más pilotos reportan interferencias con luces láser al aterrizar en el Juan Santamaría

Casos aumentaron este año con respecto a 2021. Incidentes duran hasta 22 minutos y se efectúan principalmente en la noche

Los reportes por interferencias con luces láser a aviones que se aproximan al aeropuerto internacional Juan Santamaría (AIJS) aumentaron un 38% en el primer cuatrimestre de este año respecto al mismo periodo del 2021, según comunicó este miércoles la compañía Aeris, administradora de la terminal aérea.

En lo que va del año, se han registrado 11 incidentes, que representan el 85% de afectaciones registradas en todo el 2021. Ante el incremento de estas acciones que ponen en riesgo la seguridad operacional de los vuelos, Aeris hizo un nuevo llamado a la población para que evite apuntar con estas luces a los pilotos, ya que les pueden generar distracción, visibilidad reducida, molestias, deslumbramientos y hasta mareos en casos muy críticos.

Juan Belliard, director de Operaciones y Seguridad del AIJS, agregó que estas supuestas bromas “afectan a los pilotos en momentos en que requieren de una máxima concentración como lo es el aterrizaje, por lo que sin duda se trata de una práctica peligrosa que compromete el tránsito aéreo”.

Aeris dijo que desde el 2016 se han generado 106 reportes por parte de pilotos, debido al uso incorrecto de luces láser que apuntan a los aviones, principalmente durante las noches. Asimismo, 22 operadores aéreos, nacionales y extranjeros, han afirmado haber sufrido algún tipo de afectación por esta práctica.

“Los ataques con las luces láser a pilotos han tenido una duración de dos y hasta por 22 minutos y se han llevado a cabo principalmente en los costados y la parte de frontal de las aeronaves”, puntualizó la empresa.

También se recordó que las personas que incurran en esta acción se exponen a sanciones establecidas en la Ley General de Aviación Civil, que impone una multa de 20 salarios mínimos de acuerdo con la gravedad del hecho. Además, incluso podrían enfrentar cargos ante una eventual catástrofe.

“Dentro de las posibles consecuencias de estas acciones pueden darse accidentes aéreos, con una gran cantidad de fatalidades. Ante esto, hacemos un llamado a la población para evitar estas prácticas, apoyando así la seguridad operacional de la aviación costarricense”, añadió Marco López, jefe del Programa de Seguridad Operacional del Estado de la Dirección General de Aviación Civil (DGAC).

Finalmente, el Reglamento Aeronáutico Costarricense RAC02 establece la Prohibición de Actos de Interferencia Ilícita contra los miembros de la Tripulación, al detallar que “ninguna persona podrá asaltar, amenazar, intimidar o interferir en la ejecución de los deberes de un miembro de la tripulación, durante el tiempo en que la aeronave sea operada”.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación, graduado de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre vivienda y trabajo.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.