El País

‘El piloto ni siquiera se puso nervioso’, dice controlador que asistió a avión accidentado

Funcionario destacó que una acción determinante fue que el avión quemó la mayor cantidad de combustible posible en el aire para alivianar el peso de la máquina y aterrizar mejor

“Cuando el piloto aterrizó se oía bastante tranquilo, muy centrado en lo que estaba pasando y en cómo se estaba desarrollando la emergencia. De hecho se comunicó con nosotros de forma normal y ni siquiera se puso nervioso, estaba bastante calmado para todo lo que estaba ocurriendo en ese momento”.

Ese es el relato del controlador aéreo que asistió al avión de DHL que se accidentó este jueves en la pista del aeropuerto Juan Santamaría, en Alajuela. El funcionario, quien solicitó mantener su nombre en reserva, declaró a La Nación que el abordaje que realizó el piloto de la aeronave fue determinante para evitar un percance mayor.

“Yo estuve ahí en la torre de control cuando ocurrió todo. Fue difícil pero nuestro equipo se esforzó en quitar a todo mundo de la pista y darle la mayor asistencia a la aeronave. Básicamente lo que ocurrió fue un problema hidráulico porque el avión tuvo una fuga del fluido que permite el control de muchas superficies dentro de la nave como los flaps, reversibles, el manubrio y obviamente los frenos.

“Todas las aeronaves lo utilizan para ayudar a la configuración a reducir la velocidad a la hora de tocar suelo, pero como no tenía este líquido hidráulico porque tuvo fuga total del lado izquierdo, que es el lado principal y por eso el comandante de la nave siempre va a ese lado, entonces esta pérdida de líquido le trajo la consecuencia de no poder operar bien el avión ni maniobrarlo como debe ser”, explicó el profesional.

El controlador narró que cuando la máquina aterrizó venía lo más despacio posible, pero sin la configuración necesaria para disminuir la velocidad al nivel necesario. Dice que aún no se sabe si el piloto accionó los frenos hasta el fondo o si el mismo problema generó que el avión se frenara al máximo, pero que independientemente del motivo, esto provocó que saliera mucho humo y que se recalentaran los frenos de la aeronave.

“No sabemos si el piloto -por esa situación- trató de salir de la calle de rodaje por la derecha para no quedar en la mitad de la pista o si fue que la condición del avión, por no tener control positivo, fue que se salió de la pista; eso se determinará hasta que se haga la investigación, pero esas son las dos posibilidades que hay”, explicó.

El funcionario afirmó que el piloto declaró la emergencia a la zona de aproximación desde media hora antes del suceso, lo que ayudó al equipo de la torre de control a coordinar con anticipación con el escuadrón de Bomberos de la terminal. “Son cosas que suceden, pero que uno nunca se espera que pasen”, comentó.

El controlador calificó como “excelente” la maniobra que hizo el piloto de quemar la mayor cantidad de combustible en el aire para alivianar el peso de la aeronave y poder tener mejor control a la hora de aterrizar. Además, resaltó que esta y otras acciones demostraron que se trataba de un piloto muy experimentado.

Según dijo, dentro de la torre control se vivieron momentos de mucha preocupación y zozobra, especialmente por salvaguardar la vida de la tripulación, que siempre es lo más importante en estos casos. Dijo que la mayor adrenalina fue durante todo el minuto que duró el accidente, pero que luego de eso llegó la paz.

“Yo creo que si salimos a las 6 p. m. (hora a la que se prevía abrir la terminal, cambiada luego para las 3:30 p. m.) de esto somos muy afortunados, pero esto toma mucho tiempo. Hay que hacer un esquema y un planímetro donde se cuadricula todo, porque nosotros respondemos a los servicios internacionales y hay que demostrar cómo está toda la escena para empezar a buscar las causas”, concluyó.

El subdirector de Aviación Civil, Luis Miranda, comunicó que el protagonista del accidente fue un vuelo de carga de la compañía DHL identificado como Juliette Oscar Sierra 7216, modelo Boeing 757 que tenía plan de vuelo del Juan Santamaría al aeropuerto La Aurora, en Guatemala.

“Declaró la emergencia estando en vuelo aproximadamente a 35 millas al norte del Juan Santamaría, a 19.000 pies. En ese momento le informa al control de tránsito aéreo que tiene una situación con el sistema hidráulico y solicita dirigirse a un punto de espera ubicado 25 millas al suroeste del Juan Santamaría para hacer verificaciones.

“Al ser las 10 a. m. el piloto al mando declara emergencia y solicita instrucciones de descenso para aproximación a la pista 07 del Juan Santamaría. El piloto confirma tener dos horas y treinta minutos de combustible y dos pasajeros.

“Al ser las 10:28 a. m. es la hora de aterrizaje del vuelo y por la falla precisamente del sistema hidráulico del lado izquierdo es que se presenta la poca maniobrabilidad que, una vez tocando tierra, provoca que la aeronave se salga de pista. Al momento la situación se encuentra bajo investigación y preliminarmente es la información con la que contamos”, indicó Miranda en su reporte.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación, graduado de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre vivienda y trabajo.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.