Salud

Aumento en tasa de contagio de covid-19 previo a Navidad inquieta a especialistas

Valor está en 0,98, donde 100 personas contagiarían a 98, pero casos comienzan a subir; transmisibilidad de ómicron preocupa a analistas

La Universidad Hispanoamericana adelantó para este jueves su reporte Una pandemia en perspectiva, que normalmente se conoce los viernes. Los resultados no son exactamente un regalo agradable y parecen sugerir que la “tregua prenavideña” acabó. La tasa de contagio dejó de estar en 0,79 y hoy se ubica en 0,98, lo que indica que 100 personas con el virus SARS-CoV-2, causante de la covid-19, infectarían a 98.

A simple vista, son buenas noticias, pues se cumplen 12 semanas en niveles bajos. ¿Qué quiere decir un nivel bajo? Que esté por debajo de 1. Esto implica que cada grupo de personas con el virus se lo transmitiría a uno menor. Si se ubica en 1, ese mismo grupo infectaría a la misma cantidad de personas. Si está por encima de 1, daría origen a un grupo más grande de infectados.

No obstante, un 0,98 nos acerca mucho a 1 y los analistas, liderados por el médico y epidemiólogo Ronald Evans, no auguran que baje: “parece que hemos tocado fondo o tierra y ahora nos toca subir. El sueño se desvanece y esos tres meses consecutivos en que cada semana veíamos bajar el número de casos de covid-19, están quedando atrás”, señala el informe.

Como ejemplo, Evans cita que ya desde la semana pasada los casos habían dejado de bajar. El promedio diario pasó de 51 a 52 casos al día, y aunque la diferencia es solo un caso, las proyecciones no parecen indicar que habrá una marcha atrás en esta tendencia al alza.

Una de las preocupaciones del epidemiólogo es que las fiestas navideñas sean terreno fértil para más contagios, situación ahora más vulnerable debido a la presencia de la variante ómicron, considerada más transmisible que las anteriores y que ya contabiliza cuatro casos confirmados y seis sospechosos, pero podrían ser muchos más.

En su informe, Evans y su equipo indican que a partir de enero podría darse un repunte de casos que sea más difícil de controlar: “las autoridades y el pueblo costarricense deben estar alertas ante la gravedad de la situación. No se trata de meter miedo a la gente. Los organismos internacionales de salud ya lo están advirtiendo. Para ellos, el riesgo es muy alto”.

En medio de todo sí, hay una buena noticia: si ómicron realmente es más transmisible pero menos grave que delta (y que las variantes anteriores), esto podría hacer que una ola causada por esta variante tenga muchos casos más, pero que no sea tan letal como la ola anterior y que su impacto tenga una menor duración.

Sin embargo, los analistas consideran que el país debe blindarse para evitar un colapso hospitalario. Por más leves que sean las manifestaciones del virus, siempre habrá un porcentaje pequeño que debe ser internado; si hay muchas personas con síntomas al mismo tiempo, esto puede complicar la situación.

Por ejemplo, no es lo mismo una enfermedad que mande al hospital al 5% de las personas cuando hay 100 enfermos a una que mande al 2% cuando hay 600 enfermos.

En cada provincia

De acuerdo con el análisis, el contagio no es igual en todo el país y cada provincia tiene su ritmo propio. En esta ocasión, el análisis advierte que hay provincias que no solo subieron, además, tienen un índice superior a 1.

Puntarenas va a la cabeza, con 1,08. Allí, 100 personas con el virus le transmitirían la infección a 108. Guanacaste y San José también están por encima de 1, con 1,07 y 1,05, respectivamente.

Por debajo de 1 ya están Cartago, con 0,98, mientras que Limón y Alajuela tienen 0,87, cada una. El menor índice lo tiene Heredia, con 0,78. Allí, 100 personas infectarían a 78.

En los cantones

El análisis por cantones se enfoca en revisar el riesgo de la cantidad de casos de covid-19, según la población de cada territorio. Se hace de esa forma porque el cálculo de la tasa de contagio no es factible en lugares con menos de 25.000 habitantes.

Se considera categoría de alto riesgo cuando hay más de 250 casos por millón de pobladores. Por sétima semana consecutiva, ningún cantón está en alto riesgo y, en este momento, tampoco hay alguno en mediano riesgo (entre 150 y 249 casos por millón).

De hecho, por cuarta semana al hilo, todos los cantones se encuentran en una situación de muy bajo riesgo, categoría reservada para los que tienen menos de 100 casos por millón de habitantes.

Las tasas más altas las tienen Garabito, con 74,8 casos por cada millón de habitantes; Turrialba, con 54,3; y Parrita, con 48,6.

Cuando se toma en cuenta a los 60 cantones cuya población sí permite el cálculo de R, la cantidad de lugares con índice mayor a 1 pasó de 22 a 33 en la última semana.

Primer repunte

La tasa de contagio indica la velocidad de transmisión y no necesariamente la cantidad de enfermos que se presentan en una semana. Luego de tres meses constantes a la baja, ya se ve el primer repunte, de 1,96% de una semana a otra.

Si los datos se analizan en casos por millón de habitantes, se pasó de 9,9 a 10,01. Sin embargo, este número sigue siendo de muy bajo riesgo.

Al analizar por provincias, casi todas están por debajo de 20. “La provincia que más bajó su tasa fue Alajuela (61,1 % menos), seguida por Heredia (57,3%). Cartago y Guanacaste subieron sus tasas respectivas por tener apenas un caso más que la semana anterior. Esto habla de lo pequeño de las cifras”, cita el documento.

La tasa más alta está en Puntarenas, con 23,8 casos por millón de habitantes. Más abajo está Cartago, con 11 casos por millón. Le siguen San José, con 10,8; y Guanacaste, con 10.

Los niveles más bajos están en Limón, con 8,6; Alajuela, con 5,8; y Heredia, con 3,8.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.