Ángela Ávalos, Reyner Montero. 4 febrero, 2018
Ramiro Soto Ovares, de 88 años, es un guapileño trasplantado de Atenas, muy querido en la cabecera del cantón de Pococí. Su sobrina, Mili Alvarado, lo acompañó a votar a la Escuela Central de Guápiles. REYNER MONTERO
Ramiro Soto Ovares, de 88 años, es un guapileño trasplantado de Atenas, muy querido en la cabecera del cantón de Pococí. Su sobrina, Mili Alvarado, lo acompañó a votar a la Escuela Central de Guápiles. REYNER MONTERO

En sus 88 años de vida, Ramiro Soto Ovares, ha visto pasar a muchos políticos bajo el puente. Por eso, afirma con total contundencia que la mayoría son "mentirosos" y "sinvergüenzas", pero que aun así hay que salir a votar.

Conocido en Guápiles –cabecera del cantón limonense de Pococí– como Sotico, este empresario le dio su primer voto a Otilio Ulate Blanco, quien gobernó de 1949 a 1953.

Este domingo, como incontables veces lo ha hecho desde entonces, salió temprano a votar. Ya a las 8 a. m. estaba en la Escuela Central de Guápiles, acompañado de su sobrina, Mili Alvarado.

Con 70 años de vivir en esa comunidad limonense, a Sotico le atribuyen dotes como empresario pionero. La primera tienda y farmacia en toda esa zona son de su propiedad.

"Los votantes deben estar alegres de la oportunidad que Dios nos da para escoger el futuro de nuestro país. Quiero que las personas tomen su mejor decisión. Desgraciadamente, los políticos son muy sinvergüenzas pero ... ¡vayan a las urnas!", dijo.