Salud

Ministro de Seguridad sobre actuar de Marco Albertazzi: ‘Esto es bochornoso, repudiable y cobarde’

Jerarca repudió comportamiento de cabecilla de antivacunas que habría escupido a jefa policial de Heredia

El ministro de Seguridad, Michael Soto, se refirió este jueves a los actos cometidos por un grupo antivacunas que irrumpió el miércoles en las inmediaciones del Hospital San Vicente de Paúl, en Heredia, y calificó el comportamiento del cabecilla Marco Morales Albertazzi, como “bochornoso, repudiable y cobarde”.

Las declaraciones de Soto se dieron luego de la detención de Albertazzi, que tuvo lugar en las inmediaciones de los Tribunales de Justicia, en el centro de Heredia.

Además de dirigir la incursión violenta en el centro médico, el sujeto habría escupido en la cara a la directora regional de la Fuerza Pública de esa provincia, Katia Chavarría. El sujeto también habría emitido amenazas contra los magistrados de la Sala Constitucional por medio de sus redes sociales.

“Esto es bochornoso, repudiable y cobarde lo que ha hecho este tipo, poniendo en riesgo la vida de nuestra compañera directora”, expresó el ministro de Seguridad, Michael Soto Rojas, en referencia a la posibilidad de contagio de covid-19.

Según el detalle de la Fuerza Pública, Albertazzi fue ubicado a las 2 de la madrugada de este jueves, y al ver la presencia policial corrió hasta su vehículo y se atrincheró, por lo que se coordinó con la Fiscalía y la Policía Judicial para aprehenderlo.

La detención de este sujeto, se une a la de otras seis personas que quedaron a las órdenes de las autoridades el miércoles, cuando la Fuerza Pública debió intervenir en el centro médico para restablecer el orden público y resguardar la seguridad del personal y los pacientes.

Tras esos acontecimientos, un juez había emitido una orden de captura contra Albertazzi, quien luego de su detención fue presentado en la Fiscalía de Heredia, donde junto con resto de aprehendidos esperan medidas cautelares.

Las otras seis personas que serán indagadas son cuatro mujeres de apellidos Ramírez, Corella, Reyes y Brenes y dos hombres de apellidos Villalobos y Ramírez.

Este grupo habría alentado los disturbios que se originaron en el Hospital de Heredia, donde reclamaban la supuesta retención de un niño que, según alegaban, iba ser vacunado contra la voluntad de los padres. La diputada independiente Shirley Díaz acompañó a los manifestantes en las afueras del recinto.

En relación con el menor, la directora del centro médico, Priscilla Balmaceda explicó que el niño ingresó por una patología respiratoria y durante su internamiento, se solicitó valorar por parte de Trabajo Social una condición social, por lo que no podía darse de alta hasta tener el egreso de ambos servicios.

La directora detalló que antes de los disturbios sostuvo una reunión con el padre del menor, quien estuvo acompañado de la legisladora independiente y de una abogada. Confirmó que, además de su condición respiratoria, el pequeño tiene una solicitud de intervención por Trabajo Social por una indicación relacionada con la vacuna contra covid-19.

En tanto, las autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) informaron que denunciarán el ingreso violento por parte de los antivacunas al hospital.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.