Desde el 2003, casi un centenar ha sufrido accidentes acuáticos, dice HNN

Por: Ángela Ávalos 31 diciembre, 2014
El Hospital de Niños pide a los padres que cuiden a sus hijos, sobre todo cuando estén cerca de piscinas, ríos o playas. El descuido es la principal causa de accidentes acuáticos. | ARCHIVO/EYLEEN VARGAS
El Hospital de Niños pide a los padres que cuiden a sus hijos, sobre todo cuando estén cerca de piscinas, ríos o playas. El descuido es la principal causa de accidentes acuáticos. | ARCHIVO/EYLEEN VARGAS

Una tragedia sucedió a mitad de este año, en Jacó (Garabito, Puntarenas). Una bebé de un año de edad apareció flotando en la piscina de un condominio local. Sus padres fueron quienes la encontraron.

La niña no sobrevivió a pesar de los esfuerzos realizados, que incluyeron su traslado en un helicóptero de la Fuerza Pública desde Jacó hasta el Hospital Nacional de Niños (HNN), en San José.

Esa bebé se convirtió en la primera víctima mortal infantil por ahogamiento de este año , y está entre los 28 menores que han fallecido por esa causa desde el año 2000.

En promedio, dos menores fallecen cada año por esa causa; con excepción del 2002, cuando murieron seis, y del 2003, cuando fallecieron ocho.

Estos datos preocupan a las autoridades porque detrás de cada pequeño hay negligencia de sus cuidadores, manifestó Orlando Urroz Torres, director médico del Hospital de Niños. La negligencia es la principal causa de violencia infantil.

En la temporada de vacaciones, se incrementa el riesgo de emergencias como estas.

Impacto. Según datos del HNN, 92 chiquitos han sido víctimas de ahogamiento y sumersión no mortal en los últimos 11 años.

De ellos, un 59% han sido hombres y el 71% son menores de cuatro años. Además, el 41% de las emergencias han sucedido en la provincia de San José; siguen luego Alajuela (17%), Heredia (12%) y Puntarenas (11%).

Hasta noviembre pasado (fecha del último corte), tres niños habían egresado con diagnóstico de ahogamiento y sumersión no mortales y solo se había registrado la muerte de la bebé de Jacó.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los ahogamientos son una de las grandes causas de muerte en el mundo.

En un informe de noviembre , la OMS habló de 372.000 fallecidos cada año por esa causa.

“Las autoridades locales deberían, entre otras cosas, instalar barreras para controlar el acceso al agua, enseñar rudimentos de natación a los niños y nociones de socorrismo a los adultos”, recomendó en ese documento la organización global.

Además de ahogamientos, el Hospital Nacional de Niños registra 615 pacientes atendidos por atragantamientos con cuerpos extraños desde el 2010; casi la mitad de ellos eran menor de tres años.

Asimismo, se han atendido 68 niños heridos por armas de fuego en los últimos nueve años, y más de 3.000 chiquitos quemados desde el 2006.

Para Carlos Siri, jefe de la Unidad de Quemados del HNN, esas cifras son parte de una epidemia de violencia : “Estamos atendiendo a los lesionados, pero no al virus que los produce”.