Ángela Ávalos. Hace 3 días
En el 2017, las personas del mismo sexo también adquirieron el derecho a la cobertura de pensión por muerte de sus parejas. Foto ilustrativa: Gesline Anrango
En el 2017, las personas del mismo sexo también adquirieron el derecho a la cobertura de pensión por muerte de sus parejas. Foto ilustrativa: Gesline Anrango

Ya no se han vuelto a escuchar las historias de terror donde la pareja de una persona homosexual no podía visitarla en el hospital en su lecho de enfermo, o aspirar a tener acceso a una pensión por viudez tras la muerte de su compañero o compañera.

Desde que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) reformó su Reglamento al Seguro de Salud, casi 2.000 parejas del mismo sexo se han acogido al beneficio familiar, el cual les permite cubrir la atención hospitalaria si se enferman y evitar que se repitan relatos como los que alguna vez llenaron páginas de periódico.

Son muchas menos que las proyectadas en los cálculos internos de la Caja, los cuales permitieron aprobar la reforma no solo desde la perspectiva de derechos humanos; también desde la medición de su eventual impacto en las arcas institucionales.

Cinco años atrás, la CCSS calculaba que había más de 32.000 personas LGTBI (lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexo) sin este seguro. De ellas, 15.294 (el 50%) podrían sostener alguna relación de convivencia y estar interesadas en asegurarse. Menos del 13% ha solicitado hasta ahora ese beneficio.

El cambio en el reglamento fue aprobado por la Junta Directiva de la Caja en mayo del 2014, pero la reforma salió publicada en el diario oficial La Gaceta seis meses después, el 10 de noviembre de ese año.

Las primeras 34 parejas se anotaron pocas semanas después de su entrada en vigencia.

Cinco años más tarde, esa cantidad subió a 453 solo en el primer semestre del 2019. En total, desde noviembre del 2014, 1.887 parejas del mismo sexo disfrutan del beneficio familiar que ofrece el seguro de salud.

De acuerdo con los cálculos actuariales que se tomaron en cuenta para aprobar la modificación, la inclusión de unos 15.000 asegurados indirectos representaría una erogación anual de ¢5.667 millones.

Al cierre de esta nota, no fue posible que esa institución enviara la erogación real por el pago de estos beneficios a las 1.887 parejas registradas hasta ahora.

Salud y pensión

Tres años después de la reforma al seguro de Salud, la CCSS también aprobó la posibilidad de que esta población tuviera acceso a la pensión por viudez.

En total, 37 personas (28 hombres y 9 mujeres) son beneficiarios de una pensión por viudez tras la muerte de sus parejas, según el dato proporcionado por la CCSS con corte al 30 de octubre anterior.

José Luis Loría Chaves, representante de los trabajadores ante la Junta Directiva de la Caja, y quien impulsó los cambios a lo interno de esa institución, calificó la decisión del 2014 como “histórica”.

FUENTE: CCSS. DISEÑO/LA NACIÓN.

“El hecho de que una institución como la CCSS tomara esa decisión, fue decirle a la comunidad nacional que esto hay que entenderlo, asimilarlo y dar una inclusión de manera efectiva a toda la comunidad LGTBI.

"Los diputados, que estaban enfrascados en esas discusiones, vieron en la Caja un mensaje claro: en materia de derechos humanos no se negocia”, dijo Chaves.

El directivo hace referencia a que este primer paso permitió a otras instituciones dar los siguientes en materia de reconocimiento de la identidad sexual de los transexuales y la sentencia constitucional sobre el matrimonio entre homosexuales.

La Caja, posteriormente, aprobó el tratamiento hormonal y psicológico a personas transexuales, que son aquellas en las que no existe concordancia entre el sexo con el que nacieron y la identidad de género que tienen. Es decir, nacieron hombres o mujeres, pero se sienten del género opuesto.

En su balance de resultados durante esos cinco años de aplicación de la reforma, Marco Castillo Rojas, líder del Movimiento Diversidad, asegura que lo visto hasta ahora ha sido positivo.

La resolución, recordó, se dio tras varios años de lucha, la cual la inició el activista en derechos homosexuales Abelardo Araya, quien falleció en el 2012.

La organización no ha recibido más quejas por la atención de esta población en los servicios hospitalarios de la Caja.

“Sin duda, ha sido un avance en positivo en materia de Derechos Humanos de la población LGTBI. La CCSS dio el paso”, manifestó el dirigente.