Patricia Recio. 19 junio, 2017
Antonella Morales (izquierda), Dayana Hernández (centro) y Tiffany Ortega son tres chicas trans que podrían verse beneficiadas con los tratamientos en la CCSS. Ellas son activistas por los derechos de estas personas.
Antonella Morales (izquierda), Dayana Hernández (centro) y Tiffany Ortega son tres chicas trans que podrían verse beneficiadas con los tratamientos en la CCSS. Ellas son activistas por los derechos de estas personas.

Las personas trans podrán recibir tratamiento hormonal y psicológico en centros médicos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

La Junta Directiva de esa institucion aprobó un acuerdo mediante el cual la Gerencia Médica deberá elaborar, en un plazo de tres meses, un protocolo de atención terapéutica para esta población.

Para esto deberán conformar un grupo interdisciplinario de profesionales de la salud, con el fin de que se dé un abordaje integral que tome en cuenta sus problemas físicos y emocionales.

(Video) Luis Loría critica a diputados cristianos por entrabar políticas para población LGBTI

Además, será necesario capacitar a los funcionarios para atender a esta población.

El director de la Junta Directiva de la Caja, José Luis Loría, aseguró que este acompañamiento se les ofrecerá a aquellas personas transexuales que estén debidamente aseguradas en cualquiera de las modalidades que ofrece la CCSS.

Según Loría, se trata de unas 100 personas que podrían recibir este beneficio.

Las personas trans son aquellas en las que no existe concordancia entre el sexo con el que nacieron y la identidad de género que tienen. Es decir, nacieron hombres o mujeres, pero se sienten del género opuesto.

En muchos casos acuden a terapias hormonales o cirugías para cambiar de sexo.

Se estima que esta población tiene un promedio de vida alrededor de 35 años, debido al ambiente de violencia y, en muchos casos, de explotación sexual al que se exponen, a causa de la misma discriminación social, educativa y laboral que sufren.

La baja expectativa también se debe a las sustancias tóxicas que se inyectan, o al abuso de medicamentos en el que incurren, a causa de la falta de atención en salud.

Por ejemplo, hay algunos que usan aceites de cocina o silicona industrial para transformar su cuerpo.