Daniela Cerdas E.. Hace 5 días
En 2018, el ACNUR estimó que 23.000 huyeron de Nicaragua a Costa Rica por la crisis política en ese país. En la imagen, un grupo de ellos haçia fila en la Dirección de Migración para tramitar la solicitud de refugio. Fotógrafa Cristina Solís Cabrera
En 2018, el ACNUR estimó que 23.000 huyeron de Nicaragua a Costa Rica por la crisis política en ese país. En la imagen, un grupo de ellos haçia fila en la Dirección de Migración para tramitar la solicitud de refugio. Fotógrafa Cristina Solís Cabrera

Las personas refugiadas y solicitantes de refugio que requieran seguro de salud podrán tramitarlo en las oficinas del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), ubicadas a 400 metros oeste y 100 sur del Estadio Nacional, en Pavas.

Este seguro será financiado por ACNUR, que firmó un convenio con la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Se estima que unas 6.000 personas tendrán el beneficio que les permitiría recibir atención médica en hospitales públicos, en caso de enfermedad y maternidad, hasta el 31 de diciembre del 2020. El seguro se calculará sobre una base de ¢350.000, se tramitará mediante la figura del seguro voluntario.

El ACNUR convocó a personas refugiadas y solicitantes para hacer las valoraciones para aplicar al beneficio el próximo 15 al 23 de febrero de 8:30 a. m. a 4:00 p. m.

Los requisitos para aplicar al beneficio son ser solicitante de refugio o persona refugiada, o con cita pendiente de solicitud; deben ser mayores de edad y no estar asegurados bajo ninguna modalidad existente en la Caja.

El Alto Comisionado informó de que a la cita deben presentarse todos los miembros de su grupo familiar, llevar el carné vigente de solicitante o refugiado o número de cita y, si es posible, llevar documentos de identidad del país de origen.

Si es posible, el solicitante debe presentar algún dictamen médico para acelerar el proceso.

“Tras un proceso de verificación de todos los requisitos y la priorización de los casos más vulnerables, el ACNUR se comunicará con las personas seleccionadas para este convenio y le hará entrega de un documento que le acreditará como persona asegurada por el convenio”, explicó la organización.

El objetivo de este acuerdo es ampliar la cobertura humanitaria brindada por el Estado costarricense a las personas solicitantes de refugio y refugiadas. La CCSS continuará brindando el servicio a personas menores de edad, mujeres embarazadas, enfermedades transmitidas por vectores, enfermedades de tratamiento obligatorio y situaciones de emergencia.

Este convenio estará vigente por un año, a partir del 1.° de enero del 2020, prorrogable, siempre y cuando, existan los fondos suficientes para financiar el proyecto.

Los refugiados son personas que huyen de conflictos armados o persecución. A menudo, su situación es tan peligrosa e intolerable, que cruzan fronteras nacionales para buscar seguridad en países cercanos, y así, ser reconocidos internacionalmente como “refugiados”, con asistencia de los Estados, el ACNUR y otras organizaciones.

En 2018, el ACNUR estimó que 23.000 personas huyeron de Nicaragua a Costa Rica por la crisis política en ese país. En ese entonces, se registraron 200 solicitudes de asilo por día.