Ángela Ávalos. 10 julio
Este vecino de Abangares, Ángel Madrigal, es uno de los ocho pacientes que requiren hemodiálisis en el Hospital Enrique Baltodano, de Liberia. De lograr más aparatos en ese hospital regional, no requerirían trasladarse hasta San José. Foto: CCSS
Este vecino de Abangares, Ángel Madrigal, es uno de los ocho pacientes que requiren hemodiálisis en el Hospital Enrique Baltodano, de Liberia. De lograr más aparatos en ese hospital regional, no requerirían trasladarse hasta San José. Foto: CCSS

Ángel Madrigal, vecino de Abangares, y de 48 años, se convirtió en el primer guanacasteco en recibir tratamiento de hemodiálisis en el Hospital Enrique Baltodano, de la ciudad de Liberia, en esa provincia.

Con esto, se abre la posibilidad de que otros guanacastecos reciban directamente ahí esa terapia y no necesiten realizar los prolongados viajes por carretera hasta el Hospital México, en la capital, que es su centro de referencia para estos tratamientos.

En principio, informó el hospital, tres enfermos por semana se conectarán a la máquina, cedida por el Hospital Nacional de Niños.

La hemodiálisis limpia los residuos de la sangre cuando ya los riñones no funcionan por padecimientos como el que tiene una alta incidencia en esta provincia: la enfermedad renal crónica.

Marvin Palma Lostalo, director del hospital liberiano, dijo en un comunicado de prensa que la posibilidad de ofrecer ese tratamiento a este paciente abre el camino para que el hospital brinde este servicio a la población de esa provincia antes de lo que estaba programado.

Palma recordó que Guanacaste es la provincia con la incidencia (número de casos nuevos al año) más alta en todo el territorio de personas con enfermedad renal crónica.

El índice de hospitalización por enfermedad renal crónica en esta provincia es de aproximadamente 113 por cada 100.000 habitantes. Cañas, Bagaces, Santa Cruz y Carrillo concentran la mayoría de enfermos.

La máquina que se utilizó en el caso de Madrigal fue cedida por el Hospital Nacional de Niños pues era urgente que recibiera el tratamiento en Guanacaste, informó la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) en un comunicado de prensa.

Al paciente se le conectó a la máquina a las 8 a. m. de este miércoles, en un cubículo que se habilitó en el servicio de Medicina Interna.

Esta nueva posibilidad beneficiará a pacientes de Nicoya, Santa Cruz, Liberia, Upala, La Cruz, Cañas y Abangares.

"Estamos muy satisfechos porque gracias a la donación hecha por el hospital Nacional de Niños hicimos el primer procedimiento de hemodiálisis a un hombre de Abangares, quien sufre de insuficiencia renal crónica y depende de hemodiálisis para vivir” comentó Marta Avellán, nefróloga del hospital Enrique Baltodano Briceño.

Desde hace varios años, ese hospital ofrece otro tratamiento, la diálisis peritoneal.

“Este procedimiento favorecerá a la red de servicios de salud de la CCSS, disminuye costos, tiempo y, lo más importante, evita a los pacientes el desgaste de trasladarse hasta el Hospital México", dijo Palma Lostalo.

Según el funcionario, esta es la primera etapa de un proyecto en el cual se invertirán ¢2.000 millones. Comprende la construcción de la Unidad de Hemodiálisis, y tendrá seis máquinas con tecnología de punta para tratar a personas con problemas de riñones, aseguró el Dr. Warner Picado Camareno, Director de la Región Chorotega.