Política

Rodrigo Arias aboga por sanear finanzas públicas sin lastimar el Estado social de derecho

Nuevo presidente del Congreso preguntó a sus 56 colegas hasta dónde estarán dispuestos a negociar, con tal de lograr consensos para reformar el Estado costarricense, en su discurso de inicio de la legislatura

El nuevo presidente legislativo, Rodrigo Arias Sánchez, llamó a los diputados a trabajar durante su primer año de labores por sanear las finanzas públicas sin lesionar el Estado social de derecho. El diputado liberacionista afirmó que aunque ambas tareas, en apariencia son contradictorias, él y sus 56 colegas tienen el deber impostergable de hacerlas compatibles.

“No nos engañemos. El nuevo Ejecutivo y la nueva Asamblea Legislativa necesitan asumir con rigor la tarea aparentemente contradictoria de saneamiento de las finanzas públicas sin detrimento de la preservación de las conquistas del Estado social de derecho”, aseguró Arias en su discurso de inicio de la legislatura.

Desde el momento en el que se confirmó su designación como jerarca de la cúpula legislativa, el legislador de 75 años, del Partido Liberación Nacional (PLN), enfatizó en que la gran responsabilidad de los legisladores del periodo 2022-2026 será aprobar leyes que permitan concretar una reforma estructural del Estado.

“La gran pregunta que yo me hago es esta: ¿hasta dónde seremos capaces de alcanzar acuerdos básicos, pero significativos, en una reforma del Estado que ya no puede seguir esperando?”, dijo Arias ante el plenario del Congreso.

El verdiblanco declaró que para alcanzar dicho fin “la única conducta política racional” es “escudriñar en la diversidad de banderas partidarias”, con respeto por las diferencias para atravesar tiempos de incertidumbre.

Su compromiso, añadió, será ejercer la presidencia del Congreso con mesura y prudencia, así como promover que el control político en el plenario sea “de altura, vigoroso y, sobre todo, pertinente”. Al mismo tiempo, al gobierno entrante de Rodrigo Chaves le pidió “comunicación ágil y permanente” como condición indispensable, en particular al inicio de su mandato, cuando tendrá el control de la agenda legislativa durante las sesiones extraordinarias.

Arias Sánchez se mostró optimista sobre la posibilidad de alcanzar consensos, los cuales, manifestó, se facilitarán por la conformación del Congreso, pues las dos fracciones más pequeñas —la del Frente Amplio y la del Partido Liberal Progresista—, tienen seis diputados cada una.

“Esto facilitará las negociaciones, hará más viable la construcción de consensos y limitará obstruccionismos”, auguró el jerarca legislativo.

No obstante, también reconoció que para lograr el cometido durante los próximos cuatro años, los diputados requerirán “una dosis urgente de innovación y de prudente audacia política”. Además, exhortó al público a aceptar que los cambios, necesariamente, requerirán sacrificios.

“No hay cambios sin provocar fracturas y efectos no deseados pero críticos y necesarios para Costa Rica”, afirmó Arias, quien resultó electo presidente con 50 de 57 votos posibles, incluyendo los sufragios de la bancada del futuro partido gobernante Progreso Social Democrático (PPSD).

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.