Aarón Sequeira. 6 agosto
Diputados del PLN en la comisión fiscal: Silvia Hernández, Gustavo Viales y Yorleny León. Fotografías: Ignacio G. León-Páez
Diputados del PLN en la comisión fiscal: Silvia Hernández, Gustavo Viales y Yorleny León. Fotografías: Ignacio G. León-Páez

El Gobierno y los diputados ya entraron en la recta final para lanzar los últimos cambios a la reforma fiscal, antes de que se cierre el periodo de presentación de las mociones de fondo, el viernes a las 6 p. m.

Ese día, la presidencia de la Asamblea Legislativa abre, a partir de las 9 a. m., el segundo y último día para la presentación de las mociones de fondo al proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas que se tramita en el Congreso, con la intención de atenuar el déficit en las finanzas gubernamentales.

Antes de abrir ese periodo, la presidenta legislativa, Carolina Hidalgo, tendrá que anunciar, el jueves, que se recibió el informe sobre las 1.008 mociones de fondo tramitadas durante el primer día de modificaciones al plan tributario.

El informe llegaría a la Secretaría del Directorio el jueves, por la manaña.

Aunque se preveía que ya este lunes quedara en firme el acta de la sesión en la que se tramitaron las últimas mociones al plan fiscal, no resultó así.

Welmer Ramos, presidente de la Comisión Especial de Reforma Fiscal, puso a discusión y aprobación el acta de la sesión del lunes 30 de julio, pero no la del 23 de julio, el último día se tramitaron mociones de fondo.

Ahora, se tendrá que hacer una sesión el miércoles por la mañana, para subsanar la omisión de aprobar el acta 34 de la comisión especial, que el informe llegue el jueves y Carolina Hidalgo, presidenta legislativa, abra la recepción de mociones de fondo el viernes.

Las mociones que se reciban ese día, de 9 a. m. a 6 p. m., serán los últimos cambios posibles al plan gubernamental.

Entre las mociones que se discutieron el primer día, se aprobó el congelamiento de los salarios de los altos jerarcas de la administración pública, incluyendo presidente, vicepresidentes, ministros, viceministros, diputados, presidentes ejecutivos y gerentes de instituciones autónomas.

En esa primera etapa de cambios al plan fiscal, además, se rechazó una megamoción de 143 páginas que habría introducido como texto base de discusión una nueva versión de la reforma fiscal, planteada por la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar.

Específicamente, los diputados podrán presentar mociones durante nueve horas, el viernes. Luego, la presidenta legislativa tendrá que analizar las mociones y, a través de una resolución dictada por Carolina Hidalgo, anunciar cuáles se admitieron y a partir de qué día se van a tramitar.

Tal como sucedió para el primer día de las mociones, se acogerían todas las propuestas que presenten los legisladores, sin importar si van con errores o se repiten varias veces, principalmente con el objetivo de no demorar demasiado el trámite.

Para estudiar esas sugerencias de cambios al plan fiscal, los congresistas van a tener tres sesiones, en las que podrán hablar cinco minutos a favor y cinco en contra. A partir de la cuarta sesión, ya solo podrían votar las mociones, sin discusión, pues así lo establece el trámite de vía rápida aprobado para este expediente.

Una vez que se tramiten esas mociones, los diputados deberán enviar de nuevo un informe al plenario y, entonces, se abrirá un periodo para la reiteración de mociones de fondo, en el que solamente se podrían reiterar las mociones que se hayan rechazado durante las etapas previas.

Arsenal de mociones

En preparación para llenar de mociones del plan fiscal, varias fracciones ya gastan papel y tinta haciendo las propuesta de reforma que presentarán el miércoles.

El Partido Integración Nacional (PIN), por ejemplo, tiene 1.000 mociones redactadas, según indicó su jefe de fracción, Walter Muñoz. El diputado dijo que aún no saben cuántas de ellas presentarán, porque esperan respuestas de Hacienda a exigencias hechas por la bancada parlamentaria.

Entre esas peticiones está la de escuchar y atender los reclamos de todos los sectores que se verían afectados por la reforma tributaria, que según Muñoz son los sindicatos, las cooperativas, los industriales, el sector agropecuario.

“Presentaríamos por lo menos 200 mociones”, dijo el congresista. “Nosotros en realidad no estamos de acuerdo en gravar la salud, la educación, ni gravar a los pequeños productores. No queremos que sea el pueblo el que termine pagando impuestos”, añadió.

Muñoz alegó que no hay una “voluntad expresa” contra la evasión fiscal de parte del Poder Ejecutivo.

En el caso de Dragos Dolanescu, quien había presentado 500 mociones para eximir a una gran cantidad de profesiones y oficios de pagar el IVA, alegó que está trabajando en cuántas presentaría esta vez, pues prefiere mocionar con base en el texto definitivo que proponga el Ejecutivo.

“Tengo 35 puntos de lo que he logrado constatar, que me lo transmitieron los cooperativistas, los empresarios, las cámaras. Entonces, hay que ver cuál va a ser el texto que presente el Gobierno. Yo prefiero esperar”, dijo el diputado del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC).

En cuanto a Liberación, sigue en negociaciones y puso a discusión de su bancada, este lunes, las dudas que le han presentado al Ejecutivo. A la vez, hay algunos liberacionistas que no precisamente comparten el criterio de toda la bancada, por lo que podrían presentar mociones por su lado.

Diálogos del Gobierno

Mientras estos plazos de la vía rápida corren, el Gobierno y la fracción del Partido Acción Ciudadana (PAC) intentan negociar el apoyo de varios partidos a una moción de texto sustitutivo de la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, que modifica varios aspectos del texto que dejó presentado la administración Solís Rivera.

Entre esos aspectos, añade varias reformas al capítulo sobre el impuesto de renta, por ejemplo una para limitar los intereses que las empresas pueden deducir de sus declaraciones de renta, y otra para evitar que las compañías puedan dar tratamientos diferentes a gastos similares en Costa Rica y otros países, con el objetivo de bajar el pago de impuestos.

También, se incluyó la obligación de que la anualidad se pague por un monto nominal y no por un porcentaje.

El principal objetivo del proyecto es transformar el impuesto de ventas en un IVA, con la misma tasa del 13%, pero que se cobraría sobre una mayor cantidad de bienes y servicios.

Además, se crean una tarifa reducida del 4% para servicios de salud privada, por ejemplo, y super reducida, del 2%, para bienes de la canasta básica.

(Video) Restauración analiza propuesta de devolución del IVA

Restauración analiza propuesta

El domingo trascendió que el Gobierno el propuso a los diputados de Restauración Nacional un mecanismo para devolver el pago del IVA sobre la canasta básica a los sectores más pobres de la población, a través de la creación de un fondo de ayudas sociales.

Ante ello, el jefe de la fracción restauracionista, Carlos Avendaño, adujo que aún no tenían una respuesta, este lunes, pero que ellos han revisado estudios que evidencian que los mecanismos de devolución son muy complicados.

“Es la última propuesta que hemos recibido. Antes, recibimos otra, la devolución directa a las personas, que lo objetamos porque el Banco Central, en un informe del 2017, dijo que había más de 1,2 millones de personas sin cuentas bancarias”, comentó Avendaño.

Sobre la reciente propuesta, agregó que no la ven “muy viable” por las dinámicas, pues alegó que siempre es difícil que los recursos se canalicen y vayan a donde tienen que ir.

“Hoy los programas sociales se subejecutan, no se giran, no se cumplen. Así que sobre ese aspecto no hemos emitido un criterio”, dijo el jefe del PRN, e insistió en que siguen la lucha para que medicamentos y canasta básica tengan tasa cero.

Pese a esto, la posición del vocero legislativo del PAC, Víctor Morales Mora, es que se harán todos los esfuerzos necesarios y posibles para que la moción de texto sustitutivo no fracase nuevamente.