Política

FMI pregunta a diputados qué pasa con los proyectos de ajuste fiscal

Misión que evalúa el cumplimiento de Costa Rica les consultó a los legisladores cuál es la posibilidad de tener los proyectos aprobados para el mes de octubre, algo que está muy lejos de ocurrir

El Fondo Monetario Internacional (FMI) les preguntó a los diputados de la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Legislativa qué está pasando con los proyectos de la agenda de ajuste fiscal acordada con el Gobierno a principios de este año, a cambio de un crédito de $1.778 millones para equilibrar las finanzas públicas.

En una reunión sostenida este miércoles por la tarde, la misión que evalúa el cumplimiento de los acuerdos les consultó a los legisladores cuál es la posibilidad de tener los proyectos aprobados para el mes de octubre, algo que está muy lejos de ocurrir, pues los diputados abandonaron la agenda y, más bien, dejaron que les empiece a caer la guillotina legislativa.

La misión del FMI, integrada por ocho representantes, es dirigida por Manuela Goretti, jefa de división del Departamento del Hemisferio Occidental.

La presidenta de la Comisión de Económicos, la liberacionista Karine Niño, manifestó que Goretti no se refirió a proyectos en específico, sino que les puntualizó que, para noviembre, la misión deberá informar el estado de la situación.

“Yo entendí que ellos andaban viendo cuáles se podrían tener aprobados ya para octubre”, dijo la verdiblanca.

Según el también liberacionista Daniel Ulate, la misión del FMI preguntó que, si no estaban aprobados, cuál era la probabilidad de que las reformas entraran al plenario del Congreso en el mes que está por empezar.

El liberacionista apuntó que, si bien él consultó sobre una nueva negociación, no le contestaron directamente y le dijeron que la prioridad era que “ciertos proyectos se aprueben a más tardar el próximo mes en plenario, o que como mínimo se encuentren en discusión en plenario”.

Niño añadió que, en una sesión bastante franca, los integrantes de Económicos puntualizaron todas las dudas que tienen sobre los expedientes de la agenda, en particular los que entraron en el orden del día de ese foro y aún no avanzan en su trámite parlamentario.

La verdiblanca agregó que la misión del FMI no tenía mucha claridad sobre los plazos y ella puntualizó que los plazos en la Asamblea no son rápidos.

Ulate, por su parte, alegó que esa agenda no tiene futuro y que todos los proyectos tienen trabas y oposición de diversos sectores, “ya que en su mayoría los más afectados son los costarricenses”.

De la evaluación del FMI, depende que el país reciba el segundo desembolso de $290 millones del crédito. El primero lo recibió a principios de agosto.

No obstante, al calor de la campaña electoral, los diputados ya dejaron que expiren los plazos para discutir en comisión tres de los proyectos de la agenda del Fondo Monetario sin haberlos enmendado ni discutido. Se trata del impuesto a premios de lotería, el de reducción de beneficios fiscales —que elimina la exoneración del salario escolar al impuesto de la renta— y el de eliminación de plazas vacantes y congelamiento de pensiones de Gobierno.

Lo mismo ocurrirá en pocos días con los proyectos de impuesto a las casas de lujo, renta global, reforma a Ley de Aduanas y aporte de las empresas públicas al pago de la deuda pública.

Cuando eso ocurre, el pronóstico no es bueno para un proyecto. Se aplica el mecanismo conocido como “guillotina legislativa”, el cual exige dictaminar sin mayor discusión los proyectos con una recomendación negativa o positiva para el plenario, lo que dificulta el acuerdo político.

Los proyectos tienen por objetivo aumentar los ingresos públicos para reducir la deuda pública de ¢26,4 billones, mientras se atenúa el gasto con la reforma al empleo público. No obstante, los diputados más bien bajarían los ingresos de este año en ¢30.000 millones con una rebaja al marchamo.

Enrique Sánchez, del Partido Acción Ciudadana (PAC), agregó que Goretti les explicó que, para noviembre, la misión debe presentar un informe sobre el estado de situación del país, en el avance del cumplimiento de las metas.

“Obviamente, si hay proyectos aprobados es mejor para ese cumplimiento y ese avance, para que el Fondo tome decisiones. Si no hay ningún avance ni cumplimiento, ni aprobado un solo proyecto, ahí sí habría problemas porque el informe va a ser deficiente”, puntualizó el oficialista.

Sánchez enfatizó que él no sintió que la misión planteara específicamente que todo tiene que estar listo y aprobado.

Los siete proyectos de la agenda acordada con el FMI están repartidos en tres comisiones parlamentarias: Hacendarios, Jurídicos y Económicos.

En cinco de las iniciativas, el Gobierno recientemente presentó borradores de mociones de texto sustitutivo que atenúan los aumentos de impuestos con ajustes consultados al FMI. Sin embargo, los nuevos textos ni siquiera han sido discutidos por los diputados en las comisiones.

Aarón Sequeira

Aarón Sequeira

Periodista encargado de la cobertura legislativa en la sección de Política. Bachiller en Filología Clásica de la Universidad de Costa Rica.