Política

Guillotina legislativa cae sobre proyecto de impuesto a lotería

Vencido el plazo sin que el impuesto a loterías fuese ajustado, ahora los diputados de la Comisión de Jurídicos deberán recomendar su aprobación o reprobación sin mayor discusión

El proyecto para cobrar un impuesto sobre los premios de la lotería entró en la guillotina legislativa. Este miércoles 22 de setiembre, venció el plazo de 120 días hábiles para que los diputados de la Comisión de Asuntos Jurídicos discutieran y cambiaran la propuesta de acuerdo con su criterio.

Como ese proceso no ese efectuó, ahora los legisladores de Jurídicos tendrán que recomendar al plenario la aprobación o reprobación de la iniciativa sin mayor discusión en la próxima sesión en que el plan entre en agenda. Si existen mociones pendientes, tendrán que votarlas sin leerlas ni discutirlas.

Este texto, que forma parte de la agenda de ajuste fiscal acordada con el Fondo Monetario Internacional (FMI), consiste en gravar con un 25% de impuesto los premios de la lotería de la Junta de Protección Social (JPS) superiores a ¢225.000.

Posteriormente, el Gobierno envió un texto sustitutivo en el que planteó gravar los premios a partir de los ¢462.000 e incluir a las loterías informales. Sin embargo, debido a la falta de discusión, ni siquiera propuesta no pudo ser evaluada en la Comisión de Jurídicos.

Este es el tercer proyecto de la agenda del FMI que entra en la guillotina legislativa. Ya lo habían hecho el plan para reducir beneficios fiscales —que elimina la exoneración del salario escolar al impuesto de la renta— y el de eliminación de plazas vacantes y congelamiento de pensiones de Gobierno.

El 6 de octubre próximo, la guillotina parlamentaria también caerá sobre el proyecto de impuesto a las casas de lujo, sin que se vislumbre un acuerdo. Luego, le seguirán renta global, reforma a Ley de Aduanas y aporte de las empresas públicas al pago de la deuda pública.

Antes de dictaminar positiva o negativamente el proyecto sobre la lotería en comisión, con el mecanismo de la “guillotina parlamentaria”, cada legislador dispondrá de 10 minutos para pronunciarse sobre el proyecto de ley.

Luego, la iniciativa llegará al pleno del Congreso Sin embargo, sin un acuerdo político en comisión, el panorama se torna más complejo. Pablo Heriberto Abarca, jefe de fracción del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), por ejemplo, adelantó que lo votará en contra.

Con este proyecto, el Gobierno busca ingresos equivalentes a ¢41.800 millones anuales para equilibrar las finanzas públicas. El próximo Gobierno deberán afrontar amortizaciones de deuda pública por ¢9,6 billones (millones de millones) en el periodo 2022-2026.

Tres mociones de Welmer Ramos

Al proyecto le cayó la guillotina parlamentaria con apenas cuatro mociones. Tres de ellas fueron presentadas por el diputado Welmer Ramos, también candidato presidencial por el Partido Acción Ciudadan (PAC).

Ramos planteó que el impuesto se cobre a los premios superiores a ¢77,8 millones y que el tributo se rebaje del 25% al 10%. Además, propuso que el tributo solo se cobre por tres años.

La cuarta moción es el texto sustitutivo del Gobierno. Para la cual los diputados no presentaron mociones para modificar la propuesta.

Nicolás culpa al presidente

La diputada del Partido Liberación Nacional (PLN), Franggi Nicolás, quien preside la Comisión de Jurídicos, culpó al Gobierno por el poco avance que han tenido esas reformas.

“El señor presidente, de una manera descortés y faltando a la verdad, responsabiliza a los miembros de la comisión por los atrasos en estos proyectos. Jamás ha habido una acción o una maniobra que haya buscado atentar con la discusión de esos proyectos.

“Yo he manifestado que tengo preocupaciones en cuanto a los contenidos de esos proyectos, pero siempre he fomentado que se les hagan consultas, que se les hagan audiencias y hemos ido avanzando”, afirmó la congresista puntarenense.

También, recriminó al Gobierno por presentar textos sustitutivos cuando los plazos estaban cerca de expirar. “Pasaron ocho meses sin que el Ejecutivo no le diera empujones a esos proyectos. Por ejemplo, se esperaron hasta las pocas horas de que venciera el plazo del proyecto de exoneraciones para presentar un texto sustitutivo de esa iniciativa. Se esperaron a que pasaran unos cuantos días para que venciera el proyecto de loterías para presentar el sustitutivo. Y se esperaron unas semanas para que venciera el de casas de lujo para presentar otro texto”, afirmó.

El presidente de la República, Carlos Alvarado, apeló por crear una comisión legislativa para que se discutieran los proyectos de la agenda con el FMI. Sin embargo, la propuesta fue rechazada por la oposición.

“Yo esperaría que (la agenda fiscal) no se lea en clave electoral, sino en clave Costa Rica y, en el Ejecutivo, hay toda la voluntad para eso”, afirmó el mandatario en julio pasado, cuando invitó a la bancada liberacionista a conformar el foro para avanzar de forma más rápida.

Alvarado también aseguró que Liberación Nacional perdió su vocación de gobernar, luego de que la jefa de la bancada, la diputada María José Corrales, afirmó que no correrían con la aprobación de las reformas con el FMI.

Juan Diego Córdoba González

Juan Diego Córdoba González

Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de la Maestría en Comunicación y Mercadeo. Periodista de la mesa de Sociedad y Servicios de La Nación.