Rebeca Madrigal Q.. 6 septiembre
En la pasada campaña electoral, Welmer Ramos se comprometió a renunciar a su curul si se le encontraban faltas éticas. En la imagen, Ramos (izquierda) estrecha la mano del entonces candidato presidencial, Carlos Alvarado. También aparece Margarita Bolaños, expresidente de ese partido y ahora garante ética.
En la pasada campaña electoral, Welmer Ramos se comprometió a renunciar a su curul si se le encontraban faltas éticas. En la imagen, Ramos (izquierda) estrecha la mano del entonces candidato presidencial, Carlos Alvarado. También aparece Margarita Bolaños, expresidente de ese partido y ahora garante ética.

De forma unánime, la Comisión Política del Partido Acción Ciudadana (PAC) respaldó al diputado Welmer Ramos ante la denuncia penal interpuesta en su contra por la Procuraduría de la Ética Pública (PEP) por el denominado caso del cemento chino.

En agosto pasado, la PEP decidió enviar a Ramos ante el Ministerio Público por posible tráfico de influencias y le señaló posibles faltas al deber de probidad por sus actuaciones como ministro de Economía, entre el 2014 y 2015.

El informe concluyó que, en aquella época, el ahora legislador habría acelerado una reforma parcial del Reglamento Técnico de Cementos Hidráulicos que le favoreció, en contenido y tiempo, al importador de cemento Juan Carlos Bolaños.

Dicha normativa, la cual era un requisito para que el empresario recibiera financiamiento, fue avalada por el Ministerio de Economía un mes antes de que Bolaños recibiera una línea de crédito del Banco de Costa Rica (BCR).

El proceso de reforma fue caracterizado, según la PEP, por errores y actuaciones inapropiadas realizadas por Ramos, quien habría actuado por órdenes de la presidencia de la República durante la administración de Luis Guillermo Solís.

Al respecto, la Comisión Política del PAC emitió este viernes un criterio en el que sostiene que dicho informe no es suficiente prueba para demostrar las supuestas faltas del diputado y anuncia que no exigirá su renuncia al Partido.

“Conferirle a esos señalamientos provisionales el carácter de cosa juzgada, no ayuda a despejar la verdad y devalúa la justicia como principio democrático. Lo cierto es que no puede darse por demostrada ninguna falta solo con base en el informe de la PEP.

“En este marco, el compromiso expresado por el diputado Ramos en diciembre del 2017, voluntaria y unilateralmente, no se ve alcanzado por las sugerencias de la PEP, mientras estas no sean investigadas con mayor profundidad y fijadas como faltas irrefutables”, indica el pronunciamiento.

Los miembros de la comisión aseguran que solo de confirmarse dichas sospechas se le pedirá al diputado dejar el Partido, a su vez manifestaron estar complacidos por la decisión de Ramos de renuncia a la inmunidad como diputado.

Dicha comisión está conformada por la presidente ejecutiva del PAC, Marta Solano; el secretario general, Anthony Cascante; la tesorera Aura Salas; además de los partidarios Mario Alfaro, Federico Picado, Mariano Salas, Liliam Arguedas, Jorge Vega y Grace García.

El pronunciamiento de la Comisión Política es contrario a la posición del presidente de la República, Carlos Alvarado, y de los diputados del PAC, quienes sí le pidieron a Ramos renunciar, tal como se había comprometido en diciembre de 2017, ante el Comité Ejecutivo Nacional.

Este jueves, en conferencia de prensa, Alvarado no se refirió a este nuevo pronunciamiento. Indicó: “Lo que he dicho es para mí lo que es ya, o sea, sobre eso no tengo otros pronunciamientos”.

Tampoco coincide con el criterio de la mayoría de los garantes éticos de Carlos Alvarado, José Manuel Arroyo y Quince Duncan, quienes sugirieron al diputado cumplir con su compromiso de renunciar, pese a sus interpretaciones sobre lo resuelto por la Procuraduría de la Ética.

Este es el pronunciamiento completo de la comisión política del PAC: