Josué Bravo. 22 agosto
Carlos Alvarado, presidente de la República, sostuvo este jueves que su gobierno no ha cedido en la aplicación de la reforma fiscal a pesar de la presión de algunos grupos. Le acompaña en la foto la ministra de Comunicación, Nancy Marín. Foto: Mayela López
Carlos Alvarado, presidente de la República, sostuvo este jueves que su gobierno no ha cedido en la aplicación de la reforma fiscal a pesar de la presión de algunos grupos. Le acompaña en la foto la ministra de Comunicación, Nancy Marín. Foto: Mayela López

Desde el comedor de la Casa Presidencial, donde cada semana atiende consultas de los periodistas, el mandatario Carlos Alvarado, repitió este miércoles, una y otra vez, que su gobierno no ha bajado la guardia en cuanto a la aplicación de la reforma fiscal.

Alvarado también aseguró que no ha renunciado a la agenda legislativa que incluye proyectos para frenar los abusos en las huelgas en servicios esenciales y la reforma al empleo público.

“¿Dónde, específicamente, hemos cedido en el esfuerzo en el esfuerzo en materia fiscal? ¿En qué punto? ¿En el tema de la Caja? Ahí no hemos cedido, eso se va a dilucidar (en los tribunales)", aseveró el presidente.

En días pasados, Alvarado avaló el acuerdo suscrito el pasado 12 de agosto por autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y los sindicatos para levantar la huelga que afectó los servicios médicos durante ocho días.

En dicha negociación se decidió mantener intactos los pluses salariales que reciben los 57.000 empleados de la entidad, tal y como las partes habían convenido en una negociación anterior realizada el pasado 20 de febrero.

Lo anterior contradice el espíritu de la reforma fiscal, la cual sustituye el cálculo porcentual de incentivos y anualidades para los empleados públicos, por un método de pago nominal que pretende frenar el crecimiento exponencial de estos rubros.

En la negociación de la semana anterior, se estableció que la CCSS planteará un juicio de lesividad para aclarar la legalidad del acuerdo del 20 de febrero. Mientras tanto, la entidad seguirá pagando los pluses como siempre.

Recuento de esfuerzos

Para sustentar sus afirmaciones, el mandatario hizo un recuento de sus 15 meses de gestión. Primero, recordó que el Congreso le aprobó el año anterior la reforma tributaria, un logro que no alcanzaron durante 20 años los gobiernos anteriores, a pesar de los esfuerzos.

Luego, Alvarado recordó que tiene una fracción oficialista minoritaria en el Congreso y que su administración enfrenta una presión macroeconómica, con la crisis en Nicaragua que afectó el comercio regional y con la resistencia de grupos sindicales..

Sostuvo que, de no haberse alcanzado los cambios tributarios que mejoran la recaudación y contienen el gasto, su gobierno estaría heredando a su sucesor, en el 2022, una deuda equivalente al 75% del producto interno bruto (PIB).

No obstante, el presidente afirmó que con la aprobación de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas esa cifra podría oscilar entre el 60% y el 65% del PIB En la actualidad, la deuda del país asciende a 55% del PIB.

Por otra parte, señaló que la aplicación del nuevo impuesto al valor agregado (IVA) ya deja réditos.

Este jueves, la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, informó que al comparar la recaudación del pasado mes de julio (el primero en que se cobró el IVA) con el mismo mes del año anterior, la recaudación fiscal subió de ¢53.548 millones a ¢76.676 millones, o sea, ¢23.000 millones más.

Además, Aguilar manifestó que el número de declaraciones pasó de un promedio de 70.000 al mes a 430.000.

De igual forma, el mandatario mencionó que en las instituciones del Gobierno Central ya se implementa la regla fiscal, y se ajustaron anualidades e incentivos de cuerdo con la reforma.

De hecho, adelantó que el presupuesto general para el 2020 seguirá la norma del 2019 en cuanto a contención del gasto sin eliminar servicios esenciales para los costarricenses. Aclaró que el gasto social no se recortará, pero que tampoco va a aumentar.

En el caso del Poder Judicial, que decidió seguir pagando anualidades e incentivos contrarios a la reforma fiscal, declaró que eso va a “contrapelo” con la reforma fiscal.

Al respecto, Alvarado anunció que abrirá un diálogo con el Poder Judicial para buscar una ruta para la aplicación de dicha ley, sin que ello signifique que la Presidencia se vaya a involucrar en la definición de salarios de otro poder del Estado.

“Estamos en la agenda correcta por duro que parezca. Pero no hay una agenda, hoy, que sea suave o bonita para que Costa Rica progrese. Nosotros acometemos la agenda necesaria”, puntualizó el mandatario.