Infraestructura

Estas son las seis grandes obras viales que el Gobierno de Carlos Alvarado dejará sin terminar

Escándalo por corrupción, expropiaciones y lentitud en diseños y permisos genera atrasos de cientos días

Al menos seis de los ocho grandes proyectos de Infraestructura que se iniciaron o continuaron su ejecución durante el actual Gobierno, pasarán a manos de la próxima Administración arrastrando demoras y problemas en su desarrollo.

Se trata de la Circunvalación norte, la ampliación de la carretera Limón, el tramo de la Interamericana Norte entre Barranca y Limonal; la construcción de los intercambios en Taras y La Lima, así como la construcción de la vía a San Carlos y el corredor San José-San Ramón.

De estos seis, solo dos recibieron orden de inicio en los últimos cuatro años y en otros dos se retomaron proyectos “enfermos” que requirieron una completa reingeniería. Los dos restantes fueron encargados en administraciones pasadas, sin diseños y sin completar procesos claves como expropiaciones o permisos, y hoy enfrentan cientos de días de retraso.

El escándalo por supuesta corrupción en obras viales, la pandemia y la lentitud en trámites institucionales son las principales causas a las que se atribuye el atraso en la mayoría de estas obras; sin embargo, el ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata, asegura que en casos como San Carlos y San Ramón “era necesario poner orden”.

“Fue necesario un enorme trabajo para establecer un orden en las obras que venían desarrollándose, algunas de ellas con dificultades como la carretera a San Carlos y la carretera a Limón, otros proyectos no tenían diseños como la Circunvalación norte y en general los que se habían derivado de créditos externos también tenían problemas, algunos de ellos normales, otros de corte más grave, lo cierto del caso es que se ha avanzado bastante en torno a las grandes obras que están quedando”, dijo.

A criterio del ministro, algunos de esos problemas obedecieron a “decisiones políticas”, mientras que en otros casos se evidencia la lentitud del sistema de contratación y el entramado de las entidades.

A modo de ejemplo, citó el caso de la ampliación entre Barranca y Limonal, en donde el proceso de contratación tomó más de un año y tras tres adjudicaciones y las respectivas tres apelaciones, se optó por iniciar una nueva licitación que resultó en un ahorro de $60 millones con la inclusión del trayecto de La Angostura.

“Es un precio que pagar (el atraso) pero es el precio del regalismo, la carretera misma a San Ramón la gente cree que decir que una obra se va a concesionar es algo que se va a producir de la noche a la mañana (...) Un proceso de concesionar una obra lleva un período de incubación de 7 años, no es algo inmediato, y si se quiere hacer de otra manera se puede atropellar, se atropella, pero no se ejecuta”, afirmó.

El jerarca insistió en que “hacer las cosas bien hechas toma tiempo”, aunque reconoció que durante su gestión no se lograron superar las debilidades de gestión, no solo a la luz de los hechos de corrupción que trascendieron el año pasado, sino en procesos como expropiaciones, aprobación de diseños y otros relacionados con la preinversión de los proyectos.

Obras heredadas

Circunvalación Norte

El proyecto estrella de la administración Alvarado comprendía completar una obra por la que los habitantes del área metropolitana han esperado más de 40 años: cerrar el anillo de Circunvalación.

La obra de 5,5 km corresponde a la obra de infraestructura en ejecución que más se ha atrasado según el último informe de la Cámara de la Construcción, con 1.099 días de demora con respecto al cronograma, tras haber recibido la orden de inicio en setiembre del 2017.

La intención del Gobierno es dejar en servicio cuatro de las cinco etapas, que permitirían a los usuarios recorrer desde la ruta 32 hasta La Uruca, antes de mayo próximo.

Actualmente esas cuatro unidades funcionales tienen avances que oscilan entre el 78% y 100%.

Sin embargo, la unidad ejecutora confirmó que las obras en la intersección de la ruta 32 (con 98% de avance) se encuentran suspendidas, aunque no detallaron el motivo. Además, enfrentan atrasos “considerables” en las labores de microtuneleo para el drenaje en el paso a desnivel que se construye en La Uruca.

En tanto, la etapa final entre la ruta 32 y Calle Blancos, que finalmente permitiría completar el anillo, recibió la orden de inicio en agosto anterior pues había quedado fuera del proyecto integral y no contaba con financiamiento. Dicho trayecto tenía a diciembre un 8% de avance y su puesta en servicio se estima para mediados del próximo año.

Ampliación ruta 32

Si la Circunvalación ha sido el proyecto estrella, la ampliación de la ruta 32 es el dolor de cabeza del actual Gobierno. El plan que recibió orden de inicio en noviembre del 2017 sin contar con diseños, expropiaciones, ni permisos, originalmente debía entregarse en octubre del 2020. Sin embargo, para diciembre del 2021 y tras haber aprobado dos prórrogas que suman más de 800 días, en la obra aún persiste un retraso de 41% con respecto a la última fecha vigente de entrega (mayo de este año).

A la lenta ejecución se suman una serie de conflictos, que van desde desacuerdos sobre lo que dice el contrato acerca de labores que la empresa China Harbour Engineering Company debe ejecutar, como la reconstrucción de puentes o pasos de fauna, hasta reclamos por problemas de expropiaciones y obras mal diseñadas.

Pese a eso, la Administración planea dejar “amarrado” un nuevo crédito con el Eximbank de China, para completar una serie de obras adicionales y con el cual también se ampliaría el plazo a la empresa para terminar los trabajos.

Méndez Mata afirmó que pese a los problemas que ha enfrentado el proyecto, “tiene la certeza” de que la obra terminará bien, porque el contrato tiene características diplomáticas que conllevan un compromiso adicional. “China no va a permitir que ese proyecto no termine como debe terminar, pero hay que ponerlo en orden”, añadió.

Carretera a San Carlos

La nueva carretera a San Carlos fue calificada por el jerarca del MOPT a su llegada al cargo, como “un monumento a la impericia”. Las múltiples deficiencias y atrasos, llevaron a cancelar el proyecto que tras 13 años y más de $80 millones consumidos, quedó con un 60% de avance.

El ministro de Obras Públicas, aseguró que dicha vía requirió prácticamente iniciar de nuevo, pues fue necesario desde la búsqueda del financiamiento hasta el rediseño de varios componentes. Según la unidad ejecutora del Programa de Infraestructura del Transporte (PIT), la nueva obra para la cual se cuenta con un crédito de $225 millones quedaría finalizada en el 2025.

El proyecto incluirá la construcción completa desde la carretera Bernardo Soto (Punta Sur), así como el tramo central que fue el que se suspendió en el 2018 y los accesos hacia Sucre desde La Abundancia de San Carlos. Para este año se tiene previsto dejar lista la etapa de estudios de factibilidad, con las especificaciones técnicas para el diseño, construcción y mantenimiento.

San José- San Ramón

Como parte del Fideicomiso para la construcción del corredor entre San José y San Ramón, el Banco de Costa Rica inició en abril del 2020 la construcción de las primeras cinco obras impostergables. Una serie de proyectos de ampliación de puentes y pasos a desnivel, cuyo fin es adelantar los pasos necesarios y abaratar los costos de peaje en un futuro, pues estas obras serán parte del aporte estatal a una eventual concesión.

Dos años después, aún quedan pendientes por terminar algunas obras de las cinco incluidas en ese primer lote, aunque se tiene previsto que las que faltan (el paso a desnivel frente a la Firestone y el puente sobre el río Segundo) queden listas en este primer trimestre. Además aunque se concluyó el año pasado no se ha puesto en servicio el conector Barreal-Castella debido a que no se incluyeron las aceras

Según informó el Fideicomiso, los principales retrasos en todas estas obras están asociados a la relocalización de servicios y expropiaciones.

En relación al segundo lote de obras, donde se incluye la ampliación a 10 carriles del intercambio con Circunvalación, y el puente sobre el río Torres también están varadas a causa de expropiaciones.

De acuerdo con el cronograma, las obras de los lotes 3 (intercambio Coyol) y 4 (Intercambios Juan Pablo II, Río Segundo, Grecia, Naranjo y San Ramón) se desarrollarían entre el segundo semestre de este año y todo el 2023.

Durante ese período el Fideicomiso debe avanzar en la estructuración del proyecto y la búsqueda del financiamiento para la ampliación de los 55 km entre la Sabana y San Ramón, el cual requiere de una inversión total de $780 millones. De estos, $110 millones corresponden a las Obis. El monto restante deberá ser financiado por los usuarios mediante el pago de peajes en cuatro estaciones.

Barranca Limonal

La ampliación del tramo de la Interamericana Norte entre Barranca y Limonal fue adjudicada en marzo de 2020, luego de que el MOPT anunciara nueve meses atrás que era necesario hacer un nuevo concurso, debido a que las múltiples apelaciones en el proceso licitatorio habían encarecido el proyecto.

La obra, que incluyó el tramo de la Angostura fue finalmente encargada al consorcio conformado por las empresas H Solís y Estrella por $182 millones. La orden de inicio llegó a ese proyecto en agosto del 2020 y en ese momento se informó que los trabajos deben finalizar en el primer semestre del 2023.

Sin embargo, actualmente la unidad ejecutora se encuentra en análisis de un reclamo por eventos compensables que sumaría 100 días más a la fecha de entrega. La obra tiene un 12% de avance. Mientras que en el trayecto de La Angostura se ha ejecutado un 32% de lo programado.

Taras - La Lima

Los dos intercambios a tres y cuatro niveles que se construyen en el ingreso de Cartago debían quedar listos para este año, según se anunció a finales del 2018. Sin embargo, el proyecto cuyo plazo de ejecución era de 28 meses recibió la orden de inicio hasta enero del 2020 y un año después tiene apenas un avance de 7,75%.

Además de los atrasos durante la etapa de contratación, la obra ha sufrido importantes demoras durante su fase de ejecución, principalmente asociados a la reubicación de servicios públicos. Sume que en setiembre del año pasado la empresa H Solís retiró del lugar la maquinaria, debido a atrasos en los pagos de facturas por parte del MOPT.

De acuerdo con la unidad ejecutora, a la empresa se le han aprobado 187 días por las situaciones mencionadas.

Méndez Mata destacó que obras como las tres rotondas en La Bandera (actualmente en ejecución), Guadalupe y Garantías Sociales, se lograron terminar, al igual que el puente sobre el río Virilla conocido como del Saprissa y el puente Binacional; no así ocurrió con otros proyectos prometidos que no van a quedar ni con orden de inicio, tales como los pasos de los Hatillos, el túnel de la Galera y la radial Lindora.

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.