Infraestructura

Circunvalación: 39 años de pausas y tropiezos

Si no existiera la vía de Circunvalación, cruzar la capital sería una pesadilla aún mayor. En las últimas cuatro décadas la obra ha sido víctima de la falta de visión, planificación y financiamiento de diferentes Gobiernos.

En octubre 1978, durante el gobierno de Rodrigo Carazo, el país decidió construir una vía que les permitiera a los conductores moverse por San José sin tener que atravesar el centro de la ciudad. La nueva carretera se llamaría Circunvalación.

Para entonces, la idea tenía más de 15 años en el papel sin que ningún Gobierno la ejecutara.

Este año, el proyecto que pretendía descongestionar la capital cumplirá 39 años desde que inició su construcción y aún no se ha terminado.

La historia de Circunvalación es la de decenas de obras viales en el país: inicio atropellado, construcción por secciones, retrasos, años de abandono, encarecimiento y finalizaciones tardías.

Lo que hoy conocemos como Circunvalación se hizo entre octubre de 1978 y mediados de los 90.

ESPECIAL Así ha contado La Nación 70 años de desarrollo de infraestructura en Costa Rica

Según Rodolfo Méndez Mata, exministro de Obras Públicas y Transportes, los trabajos empezaron en Hatillo en unos terrenos que eran del Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo.

La primera etapa, hecha con maquinaria y mano de obra del Estado, incluyó la construcción de cuatro carriles en los tramos Hatillo-Paso Ancho, Paso Ancho-Zapote y Zapote-San Pedro de Montes de Oca.

Todo iba bien hasta que los trabajadores llegaron a Montes de Oca, allí comenzó el calvario. El país sufría una crisis fiscal y el dinero solo alcanzaría para dos carriles entre la rotonda de La Bandera y Montes de Oca.

“La idea, al concluir la primera fase, fue continuar con el trayecto que conecta Hatillo con La Sabana, licitamos el proyecto y tenía siete pasos elevados, de los cuales sobrevivieron dos: Juan Pablo II y La Hispanidad”, expresó Méndez.

En setiembre de 1980, Méndez dejó su puesto como jerarca del MOPT para buscar la presidencia de la República. El político fracasó en su carrera presidencial y el país también naufragó en su intento de completar el anillo de Circunvalación.

Entre 1980 y 1989, el plan estuvo prácticamente abandonado. La edición del 9 de enero de 1989 de este diario informó sobre la reactivación del proyecto.

Según la publicación, los trabajos del trayecto entre Hatillo y La Uruca se retomarían en 1990. El reporte de este medio ya hablaba de la saturación vial en varios puntos de la carretera.

“Ahora, cuando uno ve los periódicos de la época se percata de la ceguera que hay, es un proyecto tercermundista, eso es lo que hemos tenido en materia de carreteras en los últimos 60 años, no hemos sido capaces de hacer nada más y tenemos una red vial tercermundista”, agregó el exministro.

En la década de los noventa los costarricenses vieron el crecimiento de la carretera hacia el sur de la ciudad. Sin embargo, entre La Uruca y Calle Blancos nunca se construyó el tramo norte.

Incluso, en los últimos diez años, los conductores han tenido que soportar presas producto de la construcción de pasos a desnivel en Paso Ancho, San Sebastián y la Y Griega.

Además, de acuerdo con la promesa de las autoridades, este año se comenzarían los viaductos en las rotondas de Las Garantías Sociales, La Bandera, la intersección hacia Guadalupe y la sección norte de cinco kilómetros.

LEA: Circunvalación norte: Los 5,6 kilómetros imposibles

“Durante muchos años no se pudo obtener créditos externos por la situación precaria del país en materia fiscal, los primeros créditos para infraestructura vial importantes son los que están hoy vigentes”, concluyó Méndez.

Según el Ministerio de Hacienda, el Estado tiene activos empréstitos por $1,591 millones para vías, de los cuales, hasta diciembre de 2016, se había ejecutado $551 millones, equivalentes al 34%. La lentitud en el uso de los préstamos provocó el pago, desde 2009, de $17 millones en comisiones por mantener el dinero reservado.

El costo original de la carretera de Circunvalación, según los registros de La Nación , era de $50 millones en 1978.

Diego Bosque

Diego Bosque

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación. Graduado de Periodismo en la Universidad Latina. Escribe sobre infraestructura y transportes.