Infraestructura

CHEC pidió más de 800 días adicionales para terminar vía a Limón; Conavi le aprobó la mitad

Con el nuevo plazo, ampliación en tramo de 107 kilómetros debería estar lista en mayo del próximo año

La empresa a cargo del proyecto de ampliación de los 107 km entre el cruce hacia Río Frío y el centro de Limón, pidió al Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) extender el plazo de finalización de la obra en 822 días; la Administración le otorgó poco más de la mitad.

De esta forma, la constructora China Harbour Engineering Company (CHEC), tendrá 421 días más para la conclusión de los trabajos. Esos días fueron otorgados por “eventos compensables” que han afectado el avance.

Eso significa, que la vía debería ser entregada el 22 de mayo del 2022.

El gerente de la unidad ejecutora del Conavi, Kenneth Solano, afirmó que con esta ampliación en el plazo también se le advierte a la empresa CHEC que las justificaciones aplicadas en este cambio de fecha no podrán ser usadas como base para reclamos futuros por compensación económica o extensiones adicionales.

La empresa había incluido en su petición, supuestos atrasos en la aprobación de diseños en obras como el puente sobre el río Destierro y en el intercambio de la Terminal de Contenedores de Moín (TCM), pero el Conavi no encontró razón en sus argumentos.

Según detallaron, la Unidad Ejecutora solo aceptó como válido, técnica y contractualmente, la demora en la obtención de expropiaciones para construir el nuevo puente sobre el río Destierro por el lado derecho del paso existente, por lo que se debió cambiar el diseño original de la ruta, para construir la nueva estructura por el lado izquierdo.

La Administración también le advirtió al contratista que el traslado a esta nueva fecha, como compensación de los días que no ha podido trabajar por circunstancias ajenas a su control, no varía los elementos esenciales del contrato, como son el monto o el objeto de la contratación inicial.

“El traslado de la fecha de finalización se produce luego del reclamo de días presentado por la (empresa) contratista, que fue sometido a un riguroso análisis técnico por parte de la Unidad Ejecutora de Ruta 32 y del consorcio gestor del proyecto, los que acreditaron cuál era la cantidad de días a compensar por afectaciones al desarrollo normal de la obra”, añade el comunicado divulgado esta tarde.

Esta es la segunda prórroga que se otorga a la firma china para completar los trabajos que se iniciaron en noviembre del 2017 y originalmente debían completarse en octubre del 2020.

A finales del 2019, el Conavi había dado 174 días adicionales, luego de que gestionaran una ampliación en el plazo por 400 días. Con aquella prórroga, la carretera tendría que haber estado lista este mes.

Seguidilla de tropiezos

La lentitud en el avance de los trabajos, que tienen alrededor del 40% de ejecución; no es el único problema que enfrenta el proyecto.

Recientemente, ingenieros del Lanamme advirtieron de que la ruta, que actualmente representa el proyecto de infraestructura más costoso en ejecución, se construye con estudios desactualizados, lo que podría comprometer la capacidad de los pavimentos que se utilizan y la eficiencia de la vía en un futuro.

Además, el MOPT no descarta la necesidad de acudir a un arbitraje internacional para resolver diferencias contractuales asociadas con la rehabilitación de los puentes existentes, así como los pasos de fauna, pues la constructora alega que estos no se encuentran dentro de sus responsabilidades.

La firma china por su parte, ha manifestado en varias ocasiones el descontento con la gestión de las expropiaciones, pues solo se habían completado 83 de 523 expedientes para inicios de este año; sin embargo, según el Lanamme la adquisición de terrenos no sería una de las razones de atraso pues la constructora ha tenido espacio para trabajar y más bien lo que ha afectado es el traslado de servicios públicos.

Las expropiaciones, sí consideran los expertos, podrían convertirse en un dolor de cabeza para la empresa en esta última fase de los trabajos, cuando tienen por delante levantar todos los intercambios.

En tanto, el ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata, ha sido enfático en que una gran parte de los problemas que arrastra el proyecto, se debena la falta de planificación durante las etapas previas a la orden de inicio, en noviembre de 2017 (administración de Luis Guillermo Solís), pues no se tenían diseños definitivos, permisos y otra serie de requisitos de preingeniería.

Además de la ampliación de la vía a cuatro carriles, la obra encargada a CHEC contempla la construcción de 36 nuevos puentes y el refuerzo de los ya existentes.

También se prevé la construcción de 13 pasos a desnivel, 11 retornos, 24 puentes peatonales y cinco intersecciones en los intercambios a Río Frío, Guápiles, Siquirres, Moín y en el ingreso a la Terminal de Contenedores de Moín (TCM).

La obra tiene un costo de $465 millones, de los cuales $396 millones son financiados por el Eximbank de China y $69 millones corresponden a una contrapartida nacional.

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.