Ángela Ávalos. 13 mayo
El presidente Carlos Alvarado, el ministro de Trabajo, Steven Núñez (izq.) y el presidente de la CCSS, Román Macaya (der.) participaron en la actividad donde se anunciaron cambios en las pensiones del Régimen No Contributivo. Foto: Ángela Ávalos
El presidente Carlos Alvarado, el ministro de Trabajo, Steven Núñez (izq.) y el presidente de la CCSS, Román Macaya (der.) participaron en la actividad donde se anunciaron cambios en las pensiones del Régimen No Contributivo. Foto: Ángela Ávalos

Más de 119.000 adultos mayores pobres, con una pensión del Estado, recibirán ¢4.000 más por mes a partir de junio, luego de que el Gobierno anunciara el aumento de la pensión del Régimen No Contributivo (RNC).

El monto pasará de ¢78.000 mensuales a ¢82.000, lo que representará una inversión de ¢5.000 millones para lo que resta del año. La pensión no se ajustaba desde el 2015.

El Gobierno también prometió entregar 20.000 nuevas pensiones para adultos mayores pobres en los próximos cuatro años, según el anuncio realizado la mañana de este lunes en Casa Presidencial.

Solo para este año, se espera entregar este beneficio a 5.000 adultos mayores de 65 años en condición de pobreza.

Román Macaya, presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), corroboró que estos recursos serán tomados del Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (Fodesaf), administrado por el Ministerio de Trabajo, a pesar de que en meses anteriores se había reconocido la falta de dinero.

Sin entrar en detalles, el ministro de Trabajo, Steven Núñez, dijo que se hizo un redireccionamiento de recursos y garantizó que los nuevos ajustes a este beneficio tienen sostenibilidad financiera.

Desde el año pasado, la Caja había advertido al Gobierno sobre la falta de recursos para hacer frente a la demanda.

Actualmente, hay 23.000 adultos mayores en espera de esa ayuda estatal. Según Macaya, un 40% de esas personas calificaría para obtener el beneficio.

Núñez aseguró que es prioritario para el Ejecutivo tomar medidas para la atención de las personas en condición de pobreza.

Según dijo, el aumento en ¢4.000 toma en cuenta el efecto de la inflación, un ajuste que no se hacía desde el 2015.

Los representantes del Gobierno estiman que con esta política, la pobreza extrema se reduciría en un punto porcentual.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho) 2018, la pobreza en el país alcanza al 21,1% de hogares; 6,3% en pobreza extrema.

Las personas beneficiarias, además, pasarían de 119.633 a 139.633 en los próximos cuatro años.

Esta medida fue aprobada por la Junta Directiva de la CCSS, el jueves anterior.

Programa principal

El presidente de la República, Carlos Alvarado, reiteró que este es el principal programa de transferencias a personas pobres en el país.

“Estos más 100.000 adultos mayores tendrán una ampliación de los beneficios. La mayoría (de los beneficiarios) son mujeres”, dijo.

El Régimen No Contributivo (RNC) es, según el mandatario, el programa con mayor impacto en la población de escasos recursos.

En esta ocasión, se hizo una mezcla que combina un aumento en la cantidad de personas beneficiadas y un incremento en el monto de pensión.

Los nuevos depósitos se realizarían en un plazo máximo de un mes. Será depositados en la cuenta de ahorros de las personas que ya tienen la pensión y en los nuevos seleccionados.

Steven Núñez informó de que para este año el RNC tendrá un costo de ¢5.000 millones y para el 2020 será de ¢10.000 millones, que se obtendrán de la redirección de recursos.

De los ¢5.000 millones que costará el ajuste este año, ¢4.200 millones serán para compensar el aumento en el monto, y los otros ¢800 millones para los 5.000 pensionados que se sumarán a las listas.

Recientemente, la Defensoría de los Habitantes presentó un informe en el cual advirtió sobre la tardanza en el otorgamiento de estas pensiones, las diferencias en el servicio según las direcciones regionales y la falta de trabajadores sociales para realizar los estudios de los solicitantes.