Irene Vizcaíno. 17 enero
El Régimen No Contributivo beneficia a adultos mayores en condición de pobreza o pobreza extrema. (Imagen con fines ilustrativos). Foto: Mayela López
El Régimen No Contributivo beneficia a adultos mayores en condición de pobreza o pobreza extrema. (Imagen con fines ilustrativos). Foto: Mayela López

Tardanza en las decisiones, diferencias en el servicio según las direcciones regionales y falta de trabajadores sociales para realizar los estudios de los solicitantes.

Estas son algunas de las fallas que señaló la Defensoría de los Habitantes en el funcionamiento del sistema de pensiones del Régimen No Contributivo que administra la CCSS, dirigido a adultos mayores en pobreza o extrema pobreza.

Actualmente, tiene 119.600 beneficiarios y representa una erogación mensual de poco más de ¢10.000 millones. Cada beneficiario recibe ¢78.000 al mes.

“Si bien a raíz de los informes emitidos por la Defensoría las autoridades de la Caja han efectuado una serie de cambios, aún se observan problemas tales como: dilación, disparidad de los esquemas de gestión utilizados por Direcciones Regionales de Sucursales, intervención de varias gerencias en el proceso, insuficiencia de profesionales en Trabajo Social para realizar estudios socioeconómicos a las personas solicitantes”, dice la Defensoría en un comunicado, la mañana de este jueves.

Asimismo, critica el hecho de que el beneficio se otorga por solicitudes y no de oficio o de “fórmulas alternativas de detección de beneficiarios, lo que propicia una debilidad en el acceso al programa”.

Por estas razones, es que el órgano adelantó una revisión del manejo, dirigida principalmente a deteminar si la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) está en posibilidades de encarar los “desafíos de sostenibilidad”.

Principalmente, la preocupación se origina ante el impacto que pueda tener el envejecimiento de la población y al aumento de la esperanza de vida de los costarricenses (de 77 para hombres y 82 para mujeres).

“La Defensoría solicitó a la CCSS estudios financieros que fundamenten las acciones realizadas por la Gerencia de Pensiones en cuanto a la necesidad de obtención de recursos.

Asimismo, aportar los estudios respecto a la proyección de ingresos para responder a la demanda de pensiones a los siguientes 20 años”, señala el documento.

Por último, ese órgano adscrito a la Asamblea Legislativa pidió al Ministerio de Hacienda información sobre las proyecciones de ingreso para financiar el Régimen No Contributivo, con la reforma fiscal.