Educación

Sin hablar, ni comer y con mínimo aire acondicionado: así serán los viajes en busetas escolares en pandemia

MEP da a conocer protocolo construido junto al Ministerio de Salud y el Consejo de Transporte Público; vehículos podrán viajar al 100% de su capacidad

El Ministerio de Educación Pública (MEP) dio a conocer el protocolo que deberán cumplir transportistas y estudiantes durante el traslado en busetas hasta los centros educativos y los hogares, debido a la pandemia.

El protocolo se da a conocer a pocos días de que se dé el retorno a las clases presenciales, el 8 de febrero, y es de acatamiento obligatorio para todos los servicios de trasporte estudiantil, sean de centros educativos públicos o privados.

Las reglas fueron elaboradas y aprobadas por el Ministerio de Salud, Ministerio de Educación y Consejo de Trasporte Público, con la idea de minimizar las posibilidades de transmisión del nuevo coronavirus, causante de la covid-19.

Según el protocolo, las unidades de transporte escolar podrán viajar al 100% de su capacidad con todos los niños y niñas sentados.

El uso de la mascarilla es obligatorio para alumnos, conductores y colaboradores de la unidad. Los transportistas deben velar porque los usuarios lleven puesto el dispositivo de forma correcta antes de abordar el autobús y durante el recorrido.

Además, como ocurre en transporte público, los usuarios del servicio “deben evitar conversar durante los viajes”.

“En la medida de lo posible y si las condiciones climáticas lo permiten, deberán viajar con las ventanas abiertas, favoreciendo la ventilación natural en los vehículos. Minimizar el uso del aire acondicionado. Si se utiliza el aire acondicionado, este debe de hacerse con recambio de aire y no recirculando”, explica el protocolo.

Se debe utilizar el protocolo de estornudo y buscar formas alternativas para saludar que no impliquen el contacto físico.

Antes de viaje

-En cada buseta estudiantil se debe proveer de alcohol en gel con una composición entre de 60° y 70° tanto para uso de las personas operadoras, como de los estudiantes (en caso que estos no porten el suyo).

-Al ingresar a la unidad se debe mantener el distanciamiento físico.

-El chofer y su colaborador deberán lavarse adecuadamente las manos con agua y jabón, antes de iniciar el recorrido.

-Los vehículos deben de limpiarse internamente al inicio y final de cada jornada de trabajo, dando especial énfasis a las superficies de apoyo, como manijas, volante, tablero, botones, controles, marchas, o perillas de las ventanas, los vidrios y espejos.

Durante el viaje

-No debe viajar nadie de pie y es obligatorio el uso de la mascarilla en todo momento.

“Es prohibido comer dentro del autobús y compartir artículos de uso personal con otros estudiantes. Se debe respetar el distanciamiento físico establecido de 1,8 metros entre las personas y queda prohibido cambiarse de asientos durante el recorrido. No se deben compartir teléfonos celulares, dispositivos electrónicos o juguetes”, establece la directriz.

- Evitar hacer actividades que implican contacto físico durante el recorrido.

- Los accesos como rampas o ascensores u otros medios de movilidad para los estudiantes serán utilizados únicamente por personas de movilidad reducida, siempre tomando en cuenta la colaboración de una segunda persona para su traslado adecuado, cuando sea necesario.

Después del recorrido

-Cuando se abandone la buseta estudiantil, formar una fila con espacios marcados a una distancia de 1,8 mts., entre cada estudiante y esperar que el docente permita la entrada al centro educativo o centro de cuidado infantil para evitar aglomeraciones en la puerta.

• Antes de entrar al centro educativo, se realizará el protocolo de lavado de manos en una estación que debe contar con lavatorio, jabón desinfectante, toallas desechables.

“En esta zona, todas las personas que entran al establecimiento deberán, sin excepción, lavar sus manos con agua y jabón, además en los casos de uso de aditamentos para el desplazamiento o la movilidad (bastones, andaderas, muletas, sillas de ruedas, coches u otros)”, explica el documento.

Daniela Cerdas E.

Daniela Cerdas E.

Bachiller en periodismo, estudiante de Derecho. Cobertura de la temática educativa del país desde 2015. Redactora del año La Nación, 2018.