Daniela Cerdas E.. Hace 2 días
Según el análisis, Costa Rica se ubicó en el puesto 49 de 78 países evaluados. En 2015, el país se ubicó en el lugar 55 de los 72 naciones. Fotografía Marcela Bertozzi/Agencia Ojo por ojo
Según el análisis, Costa Rica se ubicó en el puesto 49 de 78 países evaluados. En 2015, el país se ubicó en el lugar 55 de los 72 naciones. Fotografía Marcela Bertozzi/Agencia Ojo por ojo

La educación costarricense sigue sin dar señales de mejora de acuerdo con los resultados del más reciente diagnóstico del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés), que se dieron a conocer este martes.

A pesar de las reformas curriculares del Ministerio de Educación Pública (MEP), la capacitación docente y recursos invertidos, el rendimiento de los estudiantes sigue en caída de acuerdo con las pruebas realizadas cada tres años por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), organismo al cual Costa Rica pretende ingresar.

La evaluación se aplicó el año pasado en 78 naciones (incluidas tres regiones de China). En Costa Rica, participaron 7.221 estudiantes de 7° a 11° año, de 205 centros educativos. Se diagnosticaron sus competencias en Ciencias, Lectura y Matemáticas.

Según el documento oficial, en Lectura, la “asignatura principal de PISA”, la calificación obtenida por Costa Rica fue de 426, un punto menos que en 2015 (427) y 10 menos que en 2012 (436).

El promedio de la OCDE, para 2018, en esta asignatura fue 487.

En Matemáticas, la situación no es distinta. El país obtuvo una calificación de 402; en 2015, fue de 400, mientras que en 2012 consiguió 407.

Para este año, el promedio de la Organización en esa materia fue 489.

Desde el 2012, se implementó en el país una reforma curricular del programa de Matemáticas con la intención de dotar a los alumnos de conocimientos y habilidades que les permitan satisfacer las nuevas demandas del mercado laboral. Pero aún los docentes se muestran reticentes a su ejecución en las aulas.

Por último, en Ciencias, Costa Rica obtuvo 416 puntos, cuatro menos que hace tres años (420) y once menos que en 2012 (427).

El promedio de la OCDE fue de 489.

Según el análisis, Costa Rica se ubicó en el puesto 49 de 78 países evaluados. En 2015, el país se ubicó en el lugar 55 de las 72 naciones que participaron en aquel momento.

Justificaciones

Para la ministra de Educación, Guiselle Cruz, los resultados del 2018 se mantienen “similares” a los del 2015. Resaltó el hecho de haber subido dos puntos en Matemáticas con respecto a la evaluación de tres años atrás.

“Estos resultados son una oportunidad para seguir mejorando. Porque hemos emprendido un camino hacia la calidad que no tiene marcha atrás. Los esfuerzos sostenidos durante los últimos años se irán reflejando paulatinamente, en el mejoramiento de los índices educativos, como empieza a visualizarse en Matemáticas, donde obtuvimos una leve mejora en este ejercicio de 2018 y que esperamos se vea reflejado en las evaluaciones nacionales”, expresó Cruz.

Según el MEP, “los avances educativos no se reflejan a corto plazo, sino que llevan todo un proceso que puede durar varios años”.

Una versión similar dio la exministra Sonia Marta Mora (2014-2018), en 2015, cuando los resultados de PISA mostraron que el país desmejoró con respecto al 2012.

“La generación medida ya venía con programas anteriores, no se ve el impacto de la reforma tan grande que viene haciendo el MEP con los nuevos planes de estudio. Estos planes se enfocan en desarrollar habilidades como el autoaprendizaje, la indagación, la construcción del propio conocimiento y la capacidad de resolver problemas. Según los ciclos educativos, los resultados de esta reforma se verán hasta el 2021”, dijo Mora en ese entonces.

También su antecesor, Leonardo Garnier (2006-2014), confiaba en que las reformas mejoraran los resultados futuros. Eso dijo cuando se enteró que el país desmejoró en los resultados del 2012, con respecto a la evaluación de PISA 2009.

Con respecto a otros países

El país se ubica en el tercer lugar en América Latina en rendimiento en estas tres competencias. Está por debajo de Chile y Uruguay, pero por encima de México, Brasil, Colombia, Argentina, Perú, Panamá y República Dominicana.

China lidera el ranquin de rendimiento en estas tres materias (555, en Lectura; en Matemáticas 591; y 590 en Ciencias). Le sigue Singapur, Macao y Hong Kong (las dos últimas de China).

El último lugar es Filipinas, con 340 en Lectura, 353 en Matemáticas y 357 en Ciencias. De penúltimo y antepenúltimo están República Dominicana y Kósovo, respectivamente.

En 2015, estas pruebas las lideraron Singapur, Japón y Estonia; y los últimos lugares fueron República Dominicana, Argelia y Kósovo.

El VII Informe del Estado de la Educación, dado a conocer en agosto, reveló alarmantes resultados de la educación pública que podrían también explicar al bajo desempeño en las pruebas PISA.

Los docentes continúan impartiendo lecciones de la misma forma que hace dos décadas, con clases magistrales; mientras los estudiantes se limitan a copiar de la pizarra y hacer prácticas; la tecnología no se usa.

Además, el programa de estudios de Matemáticas que se implementó desde el 2012 para secundaria, sigue sin ponerse en práctica a pesar de las capacitaciones a los educadores.

Para el Estado de la Educación, la enseñanza de Matemáticas en colegios es de calidad “deficiente”, según un ejercicio de observación en las aulas de décimo en 30 colegios académicos diurnos, con más de 500 estudiantes cada uno, para determinar la aplicación por parte de los docentes del programa vigente.

Todos los problemas descritos no parecen ser por falta de recursos. En los últimos 12 años, por ejemplo, el presupuesto del Ministerio de Educación Pública (MEP) se ha cuadruplicado; en 2007, el presupuesto era de ¢679.659 millones: en 2019 llegó a ¢2,6 billones.

El número de docentes creció en poco más de 25.000 en el mismo periodo mientras que la matrícula disminuyó en 70.000; un 14%.

Ranquin Pisa 2018.
Ranquin Pisa 2018.