Daniela Cerdas E.. 19 octubre
El movimiento de protesta se inició el 10 de setiembre. Esta una manifestación frente al Congreso para oponerse a la reforma fiscal. Fotografía: Alonso Tenorio
El movimiento de protesta se inició el 10 de setiembre. Esta una manifestación frente al Congreso para oponerse a la reforma fiscal. Fotografía: Alonso Tenorio

En promedio, 38.934 docentes al día apoyaron la huelga contra la reforma fiscal durante primera semana del movimiento; sin embargo, a la sexta semana de protesta, ese apoyo se redujo a 30.740 funcionarios al día, un 21% menos.

Mientras, los educadores que acudieron a las aulas en la primera semana de la huelga fueron 6.919; para la sexta semana esa cifra aumentó a 13.905. Estos datos se desprenden del 40% de centros educativos del país (unos 2.000) que son los que hacen reportes al MEP.

Según el Ministerio de Educación Pública (MEP), desde esta semana unos 400 maestros abandonan la protesta que comenzó el pasado 10 de setiembre y se reincorporan por día a las aulas.

Ese regreso paulatino de los docentes a sus labores aleja la posibilidad de un cierre técnico del curso lectivo, expresó este jueves el ministro de Educación, Edgar Mora.

Cierre técnico implica la conclusión anticipada del curso, lo que obligaría a tomar decisiones sobre cómo se calificará a los estudiantes.

Aquella fue una de las opciones que Mora había manejado en los últimos días en caso de que la huelga no se terminara. Sin embargo, la nueva realidad permite considerar concluir el curso del 2018 en la fecha prevista en el calendario escolar, el 13 de diciembre.

“En cada comunidad lo que se está esperando ahora es que las maestros y profesores retornen a las aulas y completen el ciclo lectivo. Vistos los datos, se aleja la posibilidad del cierre técnico. Vamos a hacer el esfuerzo suficiente para terminar el año en las condiciones de normalidad en que podamos reestablecerlo y vamos a seguir viendo este como un fenómeno fragmentado que tiene distintos efectos en distintas partes del país y vamos a calibrar las políticas que se emanen del MEP a estas distintas condiciones que hay a lo largo y ancho del país”, manifestó Mora.

El ministro confía en que alcanzar finiquitos o arreglos directamente con los docentes ayudará a incrementar la presencia de educadores en las aulas. En los próximos días, el ministro va a enviar copias de estos documentos directamente a los docentes.

La Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE) solicitó a sus agremiados no firmar ningún finiquito porque considerar que esto perjudicaría a los docentes. Mora, por su parte, señala que es “falso” que firmar este documento vaya a comprometer a los funcionarios.

“Los docentes no deben pedirle permiso a nadie para cumplir con sus obligaciones , ni al MEP ni a nadie más. Ya es hora de que los maestros recuperen su libertad, prestar atención al entorno; la huelga ya dio los resultados que pudo haber dado. Este finiquito no compromete los derechos, es falso que el finiquito afecte a los docentes”, dijo el ministro.

El jerarca añadió que si los docentes firman el finiquito y, después, con los sindicatos se firma un finiquito con mejores condiciones, los educadores que firmaron el documento se pueden incorporar al nuevo acuerdo.

Por el contrario, si el convenio firmado con los sindicatos desmejora las condiciones que establece el actual finiquito, el documento que firmaron los funcionarios permanecerá vigente con las condiciones que ahí se aseguran, como hacer el rebajo salarial por el tiempo no laborado en 12 tractos y no en tres como se acostumbra.

Personal en aulas
Personal en aulas
Afectación de la huelga por regiones

Según un reporte del Ministerio de Educación, de la semana del 11 al 14 de setiembre había cuatro direcciones regionales que reportaban el 80% o más de los centros educativos cerrados (Dirección Regional Zona N orte-Norte, Santa Cruz, Peninsular y Grande de Térraba).

Sin embargo, de la semana de 8 al 12 de octubre esa condición se mantuvo solo en dos: la Dirección Regional Zona Norte-Norte y Grande de Térraba. En el país hay un total de 27 direcciones regionales del MEP.

Por el contrario, del 11 al 14 de setiembre en siete direcciones regionales se registró que menos del 20% de los centros educativos estaban cerrados; de la semana del 8 al 12 de octubre a ese porcentaje se le sumó una dirección regional más.

El último reporte suministrado por el MEP este miércoles revela que son las direcciones regionales de San José Central y San José Oeste las que menos centros educativos cerrados reporta, 1% y 3%, respectivamente.

Las direcciones regionales que tienen más centros educativos cerrados son Grande de Térraba, con un 88%, y Zona Norte-Norte con un 82%.

Amparo Pacheco, viceministra de Planificación Institucional y Coordinación Regional del Ministerio de Educación Pública (MEP), explicó que desde el comienzo de la huelga, el 10 de setiembre, han mantenido un monitoreo constante de la afectación en escuelas y colegios con los reportes diarios de los 27 directores regionales, con una aplicación en donde los directores informan de los funcionarios ausentes, y con un grupo de unos 50 funcionarios que a diario llaman a los centros para verificar la cantidad de personal presente y ausente o si se brinda el servicio de comedor.

Actualmente, prácticamente solo el sector educación mantiene la protesta, a pesar de que la semana pasada, el Juzgado de Trabajo de Goicoechea declaró ilegal el movimiento en el MEP.

Los servicios de salud así como las labores en la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), puertos y municipalidades ya se normalizaron.